jueves, abril 02, 2020

SIN EL POSTRERO ADIÓS





Comenzó muy amargo mi querido mes de abril, la amenaza del coronaviros nos mantiene confinados, han muerto varios de mis amigos (no necesariamente por causa de la epidemia) allá en mi querido pueblo natal y aquí en mi ciudad de residencia, pero en ninguno de los casos he podido acompañarlos hasta su última morada. Es triste, muy triste ver como se van en soledad, es triste ver a tan sólo cuatro o seis familiares cargando el ataúd para darle el postrero adiós a los seres queridos en medio de esta tragedia que parece no tener fin. Tal vez, Dios y la suerte nos permitan sobrevivir para ver como será el mundo después de la pandemia... otra será nuestra actitud, inevitablemente seremos distintos.


TRISTE ABRIL

He visto como mueren los amigos
y en soledad los llevan a enterrar,
sin flores, sin parientes, sin testigos
ni tiempo tan siquiera de llorar.

Las penas insufribles atragantan
en medio del silencio lapidario,
los ojos a los cielos se levantan
rogando se termine este calvario.

Desiertas callecitas abren paso
a un cortejo luctuoso y exequial,
se pierde, se diluye en el ocaso
el eco de un lamento sepulcral.

He visto cuánto frágil es la vida
y a la tumba se va con prontitud,
sin el último adiós, sin despedida 
ni llanto sobre el gélido ataúd.

La guadaña certera de la muerte
signa punto final en el camino,
tal vez una jugada de la suerte
evada el catastrófico destino.

Dolorosas escenas se repiten
de noche y de mañana cada día,
las garras de la parca no permiten
que cante el universo de alegría.  

He visto comenzar un mes de abril
amargo, desolado y compungido,
son lágrimas de sal las aguas mil
  que caen desde el cielo dolorido.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Soledad de abril

(Sputniknews.com)



Francisco Hernandez,  Hernando Manrique, Darío Carreño, Germán Alarcón e Inesita de Ortegón: son los queridos amigos hijos de mi pueblo natal que han partido en estos aciagos días. Mis condolencias para sus familias, Dios los acoja en su seno por toda la eternidad.

17 comentarios :

  1. Tus letras tan buenas y sensibles han reflejado muy bien esta situación tan triste.
    Impresionante.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que versos tan tristes y emotivos pero es la realidad que estamos viviendo el mundom entero.Saludos y cuídate.

    ResponderEliminar
  3. Hola Rafael, hoy nos dejas compungidos... con estos versos al adiós triste de amigos y seres queridos que circunstancial mente se han ido y no se pueden acompañar en tal óbito. Hay dolor, pero impera la prudencia ante un endémico mal que está latente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Rafael, es el peor de los dolores, cuando no podemos por fuerza mayor,acompañar a los nuestros o cercanos. Lo expresa profundamente tu poema. UN abrazo desde mi cubil. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Una triste realidad plasmada en unos bellos versos que describes con toda su dureza lo frágil que es la vida frente a esta maldita pandemia.
    Amigo Rafael tomad muy en serio esta terrible pesadilla que está asolando España y hacer caso de todo lo que digan las autoridades, por desgracia aún así y todo siempre existen algunos que se lo toman a broma.
    Un fuerte abrazo y que veamos la luz cuanto antes.

    ResponderEliminar
  6. La tristeza se ha sentado junto a nosotros, son días duros y no podemos decaer, es ahora cuando debemos sacar nuestra fortaleza interior por los que estan con nosotros. Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  7. Sentimientos encontrados, Rafael, por un lado admirado una vez más por tus sensibles versos y por el otro muy apenado por lo que está pasando y que ojalá termine pronto de pasar. La vida nos está dando una dura lección. Espero que los seres humanos, cada cual desde su lugar, asumamos que debemos cambiar y hacer un mundo para todos mejor.

    Abrazo, Poeta.

    ResponderEliminar
  8. Esto va camino de ser una auténtica maldición bíblica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Retrato de la tristeza de un mundo que se creía inmutable y todo poderoso. Un mundo que sacó a Dios de su noticia y ahora pregunta ¿Por qué nos pasa esto?

    ResponderEliminar
  10. Es un momento de mucha tristeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ánimo Rafael, como todo esto también pasará, tus queridos amigos tienen su recuerdo dentro tuyo, y tu poema es una hermosa despedida, un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Triste pero necesaria despedida. Una poesía que se hace canto universal. Gracias

    ResponderEliminar
  13. Rafael, que triste situación, lo que estamos viviendo en todo el mundo. Saludos, cuidate.

    ResponderEliminar
  14. Rafael lloro al son de tus versos, se entristece el alma, se funde en esa amargura tan trágica y desoladora... Nos sentimos impotentes ante la tragedia que estamos viviendo en el mundo. Deseo que tú y tus familiares estén bien, deseo que se cuiden. Les mando mi abrazo y mi cariño a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julie, igualmente espero que te encuentres bien en compañía de tus seres queridos. Tal vez la pesadilla termine pronto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Impresionante.

    Lo explicas todo muy bien.

    Un fuerte abrazo
    Ana

    ResponderEliminar
  16. Hay que poner a Dios primero para poder salvar mejor estas circunstancia...
    mirar la Cruz que hoy requiere mucha reflexión y luego acción verdadera.

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que intento en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog