lunes, febrero 26, 2018

POR EL RÍO DE LA VIDA





En los momentos de tormenta, cuando el río de la vida se pone turbulento, yo me aferro a un madero y me dejo arrastrar por la corriente confiando en que aguas abajo habrá un remanso que me permitirá alcanzar la orilla y ponerme a salvo: sé bien lo que está y lo que no está a mi alcance, lo que tenga que ser será, pues creo que todo sucede en el justo momento sin necesidad de salir al encuentro de nada, los designios del Señor son perfectos. Así, serenamente, respetando otros puntos de vista, asumiré sin premura el tramo restante de mi viaje por la vida... reiré cuando se pueda o lloraré si es preciso.


DEVENIRES

De paso voy por la vida,
de paso voy, simplemente,
como el sol hacia el poniente
que no tiene otra salida.
Soy como barca perdida
en una mar tormentosa
o como la blanca rosa
que florece y se marchita
siendo a la vista bonita,
pero también espinosa.

No sigo ningún camino
ni hago camino al andar,
dejo mi rumbo al azar
como errante peregrino.
Soy dulce copa de vino
o amargo vaso de hiel,
llevo marcas en la piel
de los viejos tiempos idos,
a puertos desconocidos
voy por este mundo cruel.

Entre montes y llanuras
se oye mi canto sincero,
dejo huella en el sendero
de mis locas andaduras.
No me obligan ataduras,
soy errante, lo confieso,
vagabundo libre y preso
de mi propia libertad,
coexisto con mi verdad
y vivo sólo por eso.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Río Turbulento.
AccuWeather.com


martes, febrero 20, 2018

DE LOS ANCESTROS...





Siendo como lo fue, el maíz, la base de la alimentación de nuestros pueblos indígenas, no tiene nada de raro que actualmente tengamos variedad de platos típicos preparados con este maravilloso cereal que nos legaron los antepasados: la mazamorra, el cuchuco, los envueltos, las arepas, las almojábanas, la chica y, por supuesto, el ancestral "Mute de mazorca con pata de res", plato del cual hay varias recetas dependiendo de la región y del gusto en particular. Les voy a contar en verso sobre la más sencilla y tradicional que se prepara aquí en Boyacá con los deliciosos granos de maíz tierno o mazorca.


EL MUTE

Ayer me hizo doña Encarna
una invitación muy grata,
me llevó hasta su ranchito
a comer "Mute con pata".

El mute por esta tierras
es manjar tradicional,
al igual que las arepas,
los envueltos y el tamal.

Pa'prepararlo hace falta
maíz tierno, y a la vez:
habas, fríjoles, alverjas
y la pata de la res.

También papitas peladas
y partidas en cuadritos,
cebolla, sal y un buen trozo
de ahuyama en pedacitos.

Después de cocer la pata
se agregan los ingredientes,
juntos en la misma olla
y del ajo algunos dientes.

Se deja hervir por un rato
hasta que todo se ablande,
y se sirve sin demora
ojalá en un plato grande.

Por último se le añade
de cilantro el picadito,
no se vayan a quemar
se lo comen despacito.

Yo me pego mis tres platos
de mute bien atranca'o,
por eso ando tan garboso
y vivo muy alenta'o.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Plato de mute.
De la Internet.



lunes, febrero 12, 2018

TORTUOSO CAMINO





Perdón, olvido, reconciliación y justicia social es lo que todos los colombianos necesitamos en estos momentos de nuestra historia. Ya hace un año largo que el grupo guerrillero mayoritario (farc) ha dejado las armas y se está reintegrando a la vida civil y política tal cual lo pactado. Pero, aunque la violencia ha disminuido ostensiblemente, el avance del proceso de paz es muy lento. Lo anterior, no solamente por la falta de tolerancia para con los desmovilizados, sino porque el segundo grupo insurgente (eln) ha causado el rompimiento de los diálogos generado desalentadora incertidumbre.

Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras.
(Cicerón)

ANDARES
(Jotabém)

I
Camino de tierra roja
por donde va mi congoja.

Tierra noble estremecida
por la guerra fratricida;
¡oh, mi patria tan querida
sufre la pena sentida!

Camino de mis andares,
por donde van mis pesares.

Tierra que la lluvia moja
llevando sangre vertida
hacia los ríos y mares.

II
Que la paloma torcaz
no se convierta en rapaz.

Que la esperanza no muera
y una nueva sementera
brote como primavera
en toda la patria entera.

Que blanco sea el camino
y tengamos por destino

un puerto llamado paz,
con justicia por doquiera
bajo el cielo cristalino.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Abrazo de paz
De la Internet.


lunes, febrero 05, 2018

EL POSTRERO ADIÓS





Con los brazos cruzados y la mirada clavada en el suelo permaneció de pie, inmóvil frente al ataúd cubierto de flores, mientras que este con el cuerpo de su esposa, descendía hasta el fondo de la tumba. Las notas melancólicas de un piano acompañaban el momento y se escuchaban algunos lamentos, pero él seguía ahí parado sin decir nada. Estuvo así hasta cuando los obreros echaron la última palada de tierra y su amada desapareció para siempre: sólo entonces, levantó la vista y pude ver en su rostro una infinita desolación. "Era mi vida, toda mi vida", me dijo al oído cuando lo abracé para despedirme.


ETERNIDAD

Poquito a poquito te fuiste alejando
cual las golondrinas en tardes de abril,
y mi alma en penumbras se quedó penando
bajo la luz tenue de un viejo candil.

Por toda la vida seguiré guardando
los gratos recuerdo de un amor febril,
y dos corazones seguirán temblando
con el primer beso tierno y juvenil.

Eramos dos almas en una fundidas
como el sol radiante con la primavera,
como mar y arena, desde que te vi.

Volverán de nuevo las cosas perdidas
y, será lo nuestro tal como antes era,
cuando ya la muerte me lleve hacia ti.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Jardín de flores
De la Internet.

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog