lunes, febrero 26, 2018

POR EL RÍO DE LA VIDA





En los momentos de tormenta, cuando el río de la vida se pone turbulento, yo me aferro a un madero y me dejo arrastrar por la corriente confiando en que aguas abajo habrá un remanso que me permitirá alcanzar la orilla y ponerme a salvo: sé bien lo que está y lo que no está a mi alcance, lo que tenga que ser será, pues creo que todo sucede en el justo momento sin necesidad de salir al encuentro de nada, los designios del Señor son perfectos. Así, serenamente, respetando otros puntos de vista, asumiré sin premura el tramo restante de mi viaje por la vida... reiré cuando se pueda o lloraré si es preciso.


DEVENIRES

De paso voy por la vida,
de paso voy, simplemente,
como el sol hacia el poniente
que no tiene otra salida.
Soy como barca perdida
en una mar tormentosa
o como la blanca rosa
que florece y se marchita
siendo a la vista bonita,
pero también espinosa.

No sigo ningún camino
ni hago camino al andar,
dejo mi rumbo al azar
como errante peregrino.
Soy dulce copa de vino
o amargo vaso de hiel,
llevo marcas en la piel
de los viejos tiempos idos,
a puertos desconocidos
voy por este mundo cruel.

Entre montes y llanuras
se oye mi canto sincero,
dejo huella en el sendero
de mis locas andaduras.
No me obligan ataduras,
soy errante, lo confieso,
vagabundo libre y preso
de mi propia libertad,
coexisto con mi verdad
y vivo sólo por eso.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Río Turbulento.
AccuWeather.com


26 comentarios :

  1. Tendremos que hacernos de ese madero y no soltarlo nunca.
    y preso de tu propia libertad, este verso es muy bueno, una joya.
    Mi felicitación por tu forma de hacer Rafael.
    Un gran abrazo con ese calor que tanta falta nos hace.
    Feliz día.

    ResponderEliminar
  2. Dios te bendiga Rafael. Un canto nostálgico como el crepúsculo.

    ResponderEliminar
  3. Un poema precioso Rafael......unos bellos versos al recorrido de tu vida que puede ser la de cualquiera, yo al menos me he sentido identificada y espero y deseo que ese "madero" al que nos aferramos nos lleve a buen destino ( mi "madero" es Jesucristo).Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Charo, ÉL es el "madero" más seguro y confiable sin lugar a dudas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hay sabiduría en dejarse llevar como mejor manera de andar y en ser siempre consciente del devenir...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me quede con esta frase"No me obligan ataduras,
    soy errante, lo confieso,
    vagabundo libre y preso
    de mi propia libertad,"muy buena cariños.

    ResponderEliminar
  6. Bonita canción, felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Mis aplausos Rafael por estas décimas tan brillantes en la forma pero realistas y humildes (en su significado más noble) en el fondo.De la filosofía ante la vida que hayamos adquirido a lo largo de los años depende casi siempre nuestra felicidad interior,la verdadera felicidad porque es la que nos reconcilia con nosotros mismos.Y tu filosofía se muestra sabia y serena,sin duda la más acertada.

    Un abrazo poeta.

    ResponderEliminar
  8. Es preciosa la canción, la vida es un río y en la corriente encontrar un madero nos salva. La imagen es espectacular. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Precioso Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso y sabio a la vez.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Esa fe tan enorme tiene que dar mucha paz...

    Es divina la poesía, como todo lo que escribes.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  12. Me uno a ese sentir tuyo,
    Tan genuino y lleno de fe.

    Un abrazo, Rafael

    ResponderEliminar
  13. Unas décimas fantástica para cantar los devenires de una vida.
    Me parecen muy hermosas todas ellas por la verdad tan sencilla que encierran, porque no hay cosa mejor que dejarse llevar en el sendero que pertenece, o está dispuesto para cada uno.
    Me ha encantado Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Versi davvero speciali in cui si lascia trapelare l'essenza della propria anima
    Molto bella l'immagine.
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  15. Que bonito Rafael!!
    Efectivamente todo sucede en el momento justo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Todos somos viajantes en la vida
    y yo, como tú, peregrina.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Con ese nostalgioso decir conformaste un poema primoroso y sincero, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  18. Genial! un espíritu amoroso y libre, cantando a la vida emociones y sentimientos que nos son afín a varios. Precioso. La imagen es muy bonita, torrentosa y calma a la vez como el poema. Abrazo

    ResponderEliminar
  19. La vida hay que tomarla como viene, y cuando nos llega lo nefasto nos quejamos y enfadamos, cuando solución no tiene, y como bien dices; "lo que sea será". La vida nos depara de todo, bueno y malo pero es lo que nos toca y las lamentaciones poco curan. La foto impresiona.

    Abrazo Rafael.



    ResponderEliminar
  20. Profundo y muy bello.
    Muy buen poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Lo he comprobado los designios del Señor son magicos
    Cariños

    ResponderEliminar
  22. Hola, Rafael
    Ese es un río por el cual todos quienes estemos de paso, debemos afrontar. Espero que la vida te sonría, que tú y tu familia gocen de buena salud. Eres un hombre sabio.
    Un fuerte abrazo colmado de esperanza

    ResponderEliminar
  23. Bello y rítmico poema....como el rió que fluye....así vamos por la vida.....saludos

    ResponderEliminar
  24. Apreciable postura filosófica frente a la vida, que consignas en estos versos:
    soy errante, lo confieso,
    vagabundo libre y preso
    de mi propia libertad,
    coexisto con mi verdad
    y vivo sólo por eso.
    Siempre mi aprecio, Rafael

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog