viernes, abril 29, 2016

LAS PÁGINAS DE MI LIBRO





"Cada persona escribe su libro, y hay paginas escritas con dolor y otras con alegría, pues la vida es un entretejido de ambas. Lo importante es aprender de todas las experiencias y vivir contentos y agradecidos". Este bonito comentario de Carmen Estany, me ha dado pie para complementar la entrada anterior y contarles algo más sobre mi vida: como les decía, tengo tres hijos, pero también tengo tres nietas, un nieto y otra nietecita que viene en camino. Para mí, la vida, ha sido de buenas y malas, de reír y de llorar, de claros y oscuros, de perder y de ganar… al fin y al cabo, el que apuesta pierde y el que bebe se emborracha. Así es la vida, para bien o para mal.


CARA O CRUZ

Como el agua de los ríos
cada instante renovada,
también los pesares míos
son todos agua pasada.

La rueda sigue girando
y el tiempo no se detiene,
unos nos vamos marchando
y otra generación viene.

Esa es la ley de la vida
nacer, crecer y morirse,
y al tiempo de la partida
con alegría despedirse.

La existencia es muy bonita,
es una radiante estrella,
es como una florecita
entre todas la más bella.

Tengo el amor más querido
aquí mismo en mi cabaña,
donde soy correspondido
y mi corazón se amaña.

Con amor no se padece,
no se siente hambre ni frío:
si veo cuando amanece
tu rostro pegado al mío.

"La vida es un cara o cruz
de prudencia y necedades,
algunas veces con luz
y otras con oscuridades".


Rahulig/016
DRDA


Imagen: Mosaico familiar
De mi autoría



domingo, abril 24, 2016

EN RESUMIDAS CUENTAS





Ayer, en mi cumpleaños número sesenta y cuatro visité la tumba de mi santa madre. Ante ella, recordé la historia de mi vida: crecí en la población de Paz de Río y allí estudié hasta cuarto de bachillerato, quinto y sexto los hice en Sogamoso; mi carrera universitaria la terminé en Tunja. Me casé a los veintisiete, me separé a los cuarenta; tuve una segunda relación por dos años y, en el tercer intento, desde hace veintidós, tengo un hogar estable. Tres son mis hijos: Rafael, Laura y Paola, en su orden. Trabajé durante trece años como empleado, quince como contratista. En el presente, participo en la administración de un pequeño comercio familiar y, en los ratos libres, escribo mis versos del alma... así soy feliz y le agradezco a la vida por todo lo que me ha brindado.


NECEDADES

Cuando me pongo a cantar
el corazón se engrandece,
y al momento me parece
ver cumplido mi soñar.

Tal cual la dicha es el canto
que brota del alma mía,
tal cual la melancolía
es el dolor de mi llanto.

Todo lo que yo he vivido,
de alguna u otra manera,
servirá cuando me muera
para engañar al olvido.
Así cuando haya partido
muchos hablarán de mi
y, dirán que un tonto fui
amañado en la banqueta,
que intentando ser poeta
ni un centavo conseguí.

De qué vale conseguir
si al final seremos nada,
y la fortuna amasada
a la tumba no ha de ir.


Rahulig/016
DRDA


Imagen:
La tumba de mi madre.


domingo, abril 17, 2016

UN AMOR SIN FINAL...





El muchacho, joven y apuesto, quedó muy impresionado ante la impactante belleza de la mujer que caminaba por el parque paseando su perrito. Seguramente estaba recién llegada al pueblo, porque no la había visto antes: su donaire y su dulce sonrisa lo prendaron para siempre. A los pocos días, ella desapareció tal como había llegado y, él, no tuvo tiempo para averiguar de quién se trataba... pero la guardó para siempre en el fondo de su corazón.


LA GEMA
(Jotabé con estrambote)

Como una gema bajo el sol fulgura
y vierte toda su gentil dulzura

al pasar junto a mi, tan elegante,
tan fresca, tan bonita, tan galante
  con su mirar sereno y deslumbrante...
cual rayo purpurino de diamante.

En mis desvelos por su amor suspiro
e ilusionado su donaire admiro.

Porque parece vívida escultura
tallada por cincel, de gran talante,
sobre preciada roca de zafiro.


Escritos en papiro
conservaré, silente, hasta el final:
mis versos a su gracia angelical.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: La bella dama
 De la Internet



domingo, abril 10, 2016

¡VALIENTE GRACIA ES LA VIDA!





Prudencio se quedó un buen rato sentado en una piedra, al borde del camino; sacó de su mochila un pucho de tabaco, armó su cigarro y muy satisfecho se puso a echar humo por boca y nariz. ¡Valiente gracia es la vida, si después de ser vivida, parece causa perdida!, exclamó en voz alta, mientras aspiraba otra bocanada y pensaba en lo triste de su situación: viejo, pobre, cansado, sin ilusiones y, para colmo de males, nadie le paraba bolas. Levantó la vista al cielo, se santiguó con devoción, se arriscó el sombrero, se terció la ruana y se echó loma abajo rumbo a su ranchito… tres días después lo enterraban en el cementerio local.


CARENCIAS

¡Valiente gracia es la vida,
si después de ser vivida
parece causa perdida!

Cundo uno se pone viejo
lo miran como a un pendejo,
dicen que tiene “gadejo”

o que le falla la mente,
que es un anciano demente,
fastidioso y repelente.

Es una pena el sentir
que la vejez es sufrir
y, lentamente, morir.

¡Valiente gracia es la vida,
si al contemplar el espejo
veo a un pobre penitente:
casi a punto de partir!


Rahulig/016
DRDA


Imagen. Casita con tejas
Lon&Queta



domingo, abril 03, 2016

GRATO RECONOCIMIENTO





Un poema dedicado a mi madre, el cual escribí para participar en el Certamen Internacional, Rima Jotabé, realizado en Valencia, España, ha sido galardonado como el primer finalista del mismo. A esta, la quinta edición del Certamen Poético Internacional, Rima Jotabé, se han presentado innumerables poemas escritos en los más variados estilos y modalidades de la Rima Jotabé, provenientes de muchos países de habla hispana, entre otros: Argentina, Perú, Colombia, Venezuela, Cuba, Honduras y, por supuesto, España. Agradezco a los honorables miembros del jurado y al ilustre poeta Juan Benito, por tener en cuenta mi poesía, es para mi un gran honor y motivo de alegría.


A MI MADRE
(Jotabéa con estrambote)

Sus ojitos marrones, sus sacrosantas manos,
sus pasitos cansados y sus cabellos canos:

Fueron para mi vida motivos de alegría
  y alivio a los pesares de la melancolía;
cuando lánguidamente mi sol ya se ponía,
ella con sus amores, a mi penar venía.

Su ternura y sus besos cual mil cascadas de oro
dejaron en mi vida las perlas de un tesoro.

Conservo los recuerdos de tiempos tan lejanos
  y, busco entre despojos, allá en su tumba fría...
el ansiado consuelo que con mi llanto imploro.

  
Su calidez yo añoro.
Sintiendo que en mi pecho se ahoga el corazón,
y el tiempo, va esculpiendo, mi propio panteón.



Rahulig/016
DRDA


Imagen: El Certificado
Rima Jotabé



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.