martes, abril 27, 2021

LA GATITA DE MARTINA...





Frida es una gatita pequeñita, del tamaño de un ovillo de lana o de una madeja de hilo. Con su pelo negro brillante, la cara de yo no fui, las orejas puntiagudas y sus ojos picarones entre verdes y amarillos, Frida anda siempre por ahí saltando, fregando y alborotándolo todo. A Frida le gustan muchas cosas: jugar con bolitas de papel, encaramarse sobre los armarios, esconderse debajo de las cobijas, bajar y subir las escaleras, mirar por la ventana y ponerse a dar conciertos de maullidos en las tardes... pero lo que más le gusta de todo es pasear por la casa montada en el hombro del primero que se le arrime cuando ella está pereceando es su sillón preferido. De todas maneras, a nosotros nos encantan esas travesuras que nos mantienen entretenidos, en especial a Martina, quien ahora vive dichosa con su gata melindrosa.


FRIDA
(Soneto decasílabo)

A Martina le agradan los gatos
pues con ellos la pasa muy bien,
entre juegos y muy buenos ratos
y locuras del uno hasta el cien.

Quiebran vasos, pocillos y platos
y jarrones y focos también,
se columpian en los garabatos
y arañazos me dan en la sien.

Frida tiene por nombre, la gata,
es artista, le gusta cantar 
y se viste de un negro color.

Con maullidos me da serenata
en las tardes de grato soñar:
una dama... con voz de tenor.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Martina y Frida
(Del álbum familiar)


viernes, abril 23, 2021

OTRA VUELTA AL SOL





A pesar de que fue un año cundido de ansiedad e incertidumbre, mi hoy concluida "Vuelta al Sol", podría calificarse como aceptable al fin de cuentas. Abrigados en el calor familiar hemos logrado sobrevivir por sobre las carencias y permanecer unidos sin novedades que lamentar. Sin embargo, no todos han contado con la misma suerte: muchos amigos y conocidos se han ido en medio de la pandemia dejando dolor y tristeza tras la partida inesperada; otros muchos han perdido sus haberes o sus empleos y las necesidades apremian. Pero, contra viento y marea, la esperanza persiste e indefectiblemente nuestra resiliencia y la bondad del Creador nos llevarán a buen puerto sorteando tempestades.


UN AÑO MÁS
(Lizaraejo)*

Otra vuelta completa al Astro Rey,
 un año más de vida transcurrido
tras el paso del tiempo con su ley.

Un calendario más en este mundo
por la gracia de Dios omnipotente,
vuelo fugaz, un año y un segundo

Un ciclo más en el planeta tierra,
un año más con ansiedad sufrido
bajo amenaza general que aterra.

Un largo caminar sin esperanza
a merced de una crisis indolente,
opaco cielo, lar sin su labranza.

Un año más de vida transcurrido
por la gracia de Dios omnipotente,
un año más con ansiedad sufrido
a merced de una crisis indolente.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Un grato recuerdo
(Del álbum familiar)




viernes, abril 09, 2021

LAS FLORES DE MI ABRIL





Al descorrer las cortinas, el sol mañanero me acarició la cara como el suave roce de una mano infantil, abrí la ventana y el aroma de las flores de abril me devolvió la alegría perdida entre los días grises de un mes de marzo que pasó por mi vida sin pena ni gloria. Fue un mes extraño para mí, en todo el sentido de la palabra: las musas me abandonaron y mis versos se quedaron sin alas, la soledad y el silencio fueron mi única compañía en medio del triste desamparo en el cual me sumí por los extraños avatares de la vida que nos pone a prueba para hacernos más fuertes, al final de cuentas. Afortunadamente, nada dura para siempre, mi entrañable mes de abril ha llegado con todo su esplendor y con sus aires renovadores.


CONTRASTES
(Jotabejoa)

Después de un marzo triste de opacados matices,
mi mes de abril comienza con aires más felices.

Al vuelo las palomas en constante barullo
y arroyuelos de vida con su lento murmullo;
el trinar de avecillas cual el silente arrullo
que traen los aromas de flores en capullo.

Contemplo el horizonte sintiendo caracolas
entre la suave brisa que da impulso a las olas.

Mi mes de abril comienza con aires más felices
que traen los aromas de flores en capullo,
entre la suave brisa que da impulso a las olas.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Flores de abril
(De la Internet)


sábado, abril 03, 2021

LA CASA ESTÁ SOLA





Don Hildebrando enviudó a los setenta y siete años, luego de un largo matrimonio. Aunque es padre de tres hijos y abuelo de cinco nietos, tras la muerte de su amada esposa se quedó completamente solitario. La pequeña casita en la cual vivieron juntos él y doña Rosario por casi seis décadas, ahora le parece inmensa e imposible de habitar. Hace algunos días pasé por el frente de su casa y lo encontré parado en la puerta con la mirada perdida. Hola, don Hilde, por qué tan triste le dije, venga vamos a la tienda y nos tomamos algo. Gracias me contestó, pero no le puedo aceptar, estoy esperando a ver si alguno de mis hijos viene a saludarme; desde la muerte de la vieja ninguno ha vuelto por aquí, me tienen olvidado. Los hijos son como los limones le respondí, unos salen dulces y otros amargones.
 

APENAS PENAS
(Lizaraejillo ascendente)*

Un dolorcito punzante
tiene a mi ser compungido,
soy un hombre agonizante.

Me muero por no morir
y alguna pena escondida:
hace amargo mi existir.

Para qué cuidar la casa
si no hay calor en el nido,
y el tiempo silente pasa. 

En medio de los haberes
de qué me sirve la vida,
faltándome los quereres.

De qué me sirve la vida
si no hay calor en el nido,
y alguna pena escondida
tiene a mi ser compungido.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Calle de Iza, Boyacá
(Foto propia)




Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog