domingo, febrero 26, 2012

LOS DOMINGOS EN LA PLAZA





Esta mañana, aprovechando que el día estaba soleado y la ciudad muy tranquila, salimos con Merceditas a caminar por las calles del centro histórico. Al llegar a la plaza principal contemplamos una escena típica de los pequeños pueblos colombianos: Fotógrafos tradicionales armados con sus cámaras Polaroid que, por tres mil pesitos, retratan a los niños que disfrutan del sol primaveral. Ellos, se ganan la vida dignamente, con este gratificante y bonito oficio dominical.


LOS FOTÓGRAFOS

Don Rigoberto y don Juan 
en la plaza siempre están 
sacando fotografías 
de esas que, por estos días, 
se guardan en el desván. 

Caballitos y sombreros 
son sus fieles compañeros 
y no parecen de hoy 
sus cámaras Polaroid,
de aquellos años primeros. 

Esbozando una sonrisa 
después de asistir a misa 
con sus finos instrumentos 
retratan bellos momentos, 
amablemente y sin prisa. 

Montados en caballitos 
se ven todos muy bonitos 
entre volar de palomas 
y muy elegantes tomas, 
los alegres muchachitos. 

Ya la tarde va cayendo 
y el frio que estoy sintiendo 
me encamina hacia la casa, 
porque otro Domingo pasa
plácidamente sonriendo. 

Y colorín, colorado 
este cuento ha terminado, 
los niños fueron felices 
porque comieron perdices, 
ricos bizcochos y helado.


Rahulig/012
DRA


Imagen: La Plaza de Bolivar
Con el móvil


sábado, febrero 18, 2012

DOLOR DE AUSENCIA





"Cual de los dos amantes sufre más pena, el que se va o el que se queda; el que se queda, se queda llorando y el que se va, se va suspirando." Así comienza una canción ranchera muy conocida por estos lares. Hoy, al escucharla, recordé la triste historia de un hombre que, estando locamente enamorado, no pudo realizar su sueño. Sin embargo, conserva la esperanza y le sigue cantando al amor de sus amores... aunque sabe que es casi un imposible lograrlo.


MENSAJE

Si una mañana a tus oídos llega
de golondrinas, su canto enamorado,
recuerda que en mi pecho fue muy grande
el amor que ha quedado en el olvido
porque tú, de mi lado te alejaste:
como se aleja el ave de su nido.

¡Ay!, si un día pasara una paloma
de las mismas, que llaman mensajeras,
enviaría hasta el edén de tu belleza
junto con mis recuerdos y quimeras:
el cofre donde guardo mi tristeza.

Cuando el mensaje tengas en la mano
el cofre abrirás, con mucha calma,
no vaya a ser que el contenido arcano:
te hiele el corazón y rompa el alma.

Cual se rompe mi pecho compungido,
al solitario despuntar del alba.

¡Oh inolvidable amor!, te extraño y pienso:
que quizás volverás, tarde o temprano,
a remediar este dolor inmenso.

Mientras tanto,  
te aguardo entre la ruinas
del nido aquel... 
de amantes golondrinas.


Rahulig/012
DRA


Imagen: Dos golondrinas
De la red




domingo, febrero 12, 2012

LOS AMORES ETERNOS





Al contemplar esta bonita fotografía me puse a pensar que, definitivamente, si hay matrimonios que duran para siempre. Son felices tanto en los buenos, como en los malos tiempos, jamás permiten que las vicisitudes de la vida afecten la estabilidad de su hogar. Éste es el caso de mi tía Marorita y don Mathías, su esposo, quienes llevan más de cuarenta años casados, pero siguen felizmente enamorados disfrutando la vida en compañía de sus hijos y nietos.


DOS ALMAS

Frente al lago sentados los dos
descansaban, tras un largo viaje,
escuchando al mirar el paisaje
de los ángeles canto en su voz.

Han llegado de lejos en pos
de la paz, sin traer equipaje,
encontrando en un lindo paraje
la presencia y la mano de Dios.

Son dos vidas que viven en una
y que sueñan, mirando la luna,
porque se aman con loca pasión

y, a pesar de los años vividos
  Marorita y Mathías unidos...
cual dos almas en un corazón.


Rahulig/012
DRA


Dedicado también a mis tías Pompilia y Margoth. Ellas,  junto a sus esposos 
Gonzalo y Enrique, viven igualmente, amores eternos. 
Gracias por el buen ejemplo.


Imagen: Marorita y Mathías
Archivo familiar



domingo, febrero 05, 2012

PARAISO TROPICAL





La República de Colombia es un país tropical de increíble diversidad y encanto. Su variada geografía, su historia llena de misterios y aventuras, sus gentes y culturas han fascinado al mundo durante siglos. Famosa por su excelente café y la pureza de sus esmeraldas, Colombia es también la tierra de la leyenda de el Dorado y el universo mágico de Macondo. Venir a Colombia es descubrir un mundo nuevo en el cual reinan la paz, la cordialidad y la amabilidad de sus habitantes.


MI TIERRA

Señores vengo a contarles
las cosas buenas de mi país,
de mi tierra tan querida
donde he vivido yo tan feliz.

Tiene mares, tiene ríos, 
tiene montañas, tiene llanuras,
no sé como describirles
de mi Colombia sus hermosuras.

Por el norte el mar Caribe,
por occidente playas salvajes,
por el sur el Amazonas,
por el oriente verdes paisajes.

Son sus gentes un encanto,
mujeres bellas, hombres sencillos,
bailan cumbias en la costa
y en las montañas suenan pasillos.

El café, las esmeraldas,
grandes cantores y deportistas,
novelistas, escultores
y muchos otros buenos artistas.

No se crean de lo que dicen
los que mal hablan sin dar razones,
pues mi Colombia es muy bella
y se entrelazan los corazones.

Péguense la rodadita
vengan a vernos tranquilamente,
porque el único peligro
es el cariño que da la gente.

La tierra de mis ancestros
es mi Colombia la que más quiero,
la tierra donde me amaño
es mi Colombia y por ella muero.

Es mi Colombia la que más quiero,
es mi Colombia y por ella muero.


Rahulig/012
DRA


Imagen. Afiche promocional



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.