jueves, julio 27, 2017

¿SOÑAR O AMBICIONAR?





Cuando los sueños se convierten en ambiciones pueden redundar en pesadillas. Esto, a mi manera de ver, le sucedió a nuestro Nairo Quintana en la presente temporada ciclística: Nairo fue víctima de la ambición comercial del Movistar que, a sabiendas de lo que pasaría lo hizo competir en el Giro de Italia en perjuicio de su preparación para el Tour de Francia, con los resultados ya conocidos. En otras circunstancias, compitió Rigoberto Urán, quien sin tantos aspavientos preparó su estrategia y obtuvo un meritorio segundo lugar en el Tour. Lo sucedido a Quintana, es solamente una amarga experiencia que lo fortalece para nuevos retos, sin demeritar en nada su extraordinario palmarés deportivo.


COMPARANZAS

Lecciones para aprender
la vida nos suele dar,
no es lo mismo ambicionar
que un anhelo poseer.
Por tanto es mejor tener
sueños en vez de ambiciones,
pues en muchas ocasiones
la avaricia rompe el saco
y nos quedamos, de taco,
con las meras intenciones.

Con el firmamento opaco
no se ven constelaciones;
ni se sacan chicharrones
de un pinche marrano flaco.

Después de tanto bregar
podemos quedar sin nada,
porque la meta fijada
fue imposible de alcanzar.
No por mucho madrugar
amanece más temprano,
vale más pájaro en mano
   que cientos en lejanía...
quien con humildad porfía
no sueña sueños en vano.

Paso a paso cada día,
chi va piano, va lontano;
como dijo aquel fulano
que mucha prisa tenía.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Nairo y Rigo.
De la Internet.




jueves, julio 20, 2017

JUSTICIA ES LIBERTAD...





Lo dice claramente nuestro bello Himno Nacional es su décima estrofa: "Mas no es completa gloria vencer en la batalla, que al brazo que combate lo anima la verdad. La independencia sola el gran clamor no acalla... si el sol alumbra a todos, justicia es libertad". Han pasado ya doscientos siete años desde el Grito de Independencia del colonialismo español, pero todavía continuamos esperando la verdadera libertad, la libertad con justicia social, la libertad que nos traerá la paz y la concordia por siempre y para siempre. De nada sirve una paz firmada en papeles, si esas buenas intenciones no se transforman en hechos que mejoren la calidad de vida de todos y cada uno de los colombianos. 


LIBERACIÓN
(Jotabea)

I
Liberación implora mi pueblo colombiano, 
equidad y justicia van siempre de la mano.

La libertad se logra rompiendo las cadenas
del miedo y la miseria que corren por las venas;
que vuelen los cenzontles, que canten las sirenas
y que en lugar de minas sembremos azucenas.

Que se calle el tronido de bombas y fusiles
y se escuchen las notas de coros infantiles,

que el amor sea el arma de todo ser humano
y, vaguen por el mundo tan sólo gentes buenas:
para que no haya muerte, ni fosas ni rediles.

II
Doscientos años hace que fuimos libertados,
pero seguimos siendo por ley esclavizados.

Nos quitaron el yugo de los conquistadores
y nos pusieron otro de fieros opresores;
políticos corruptos se visten de señores
tirando a las cloacas los éticos valores.

Opresión e injusticia se vuelven una sola
hiriendo con sevicia sin disparar pistola,

matando la esperanza de los atormentados
  que anhelan ver un mundo pintado de colores...
sobre el fúlgido lienzo, que la paz enarbola.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Colombia llora.
De la Internet.

viernes, julio 07, 2017

EL PROFESOR MANUEL CARO





En aquel año de 1967 siendo yo alumno del Internado Carlos Arturo Torres, en Santa Rosa de Viterbo, se supo la noticia de que el gobierno departamental había aprobado el funcionamiento del colegio "Marco Antonio Mejía" en Paz de Río, con los dos primeros cursos del bachillerato, pero se necesitaban estudiantes para conformar el grado segundo y poder iniciar labores académicas: por lo tanto, era urgente reclutar a los que estuvieran en otras poblaciones, incluido el suscrito. Uno de los profesores en mi nuevo colegio, en el cual estuve hasta el cuarto año, fue el licenciado Pedro Manuel Caro Castillo, el "Profe Carito", como cariñosamente le decíamos... ahora, descansa en la paz eterna.


PROFESOR "CARITO"

Entre libros, oculto en sus renglones
tu nombre encontraré por ahí escrito,
porque sembraste en muchos corazones
tus enseñanzas, Profesor Carito.

Los pasillos, talleres y salones
de aquel nuestro colegio tan bonito,
atesoran en todos sus rincones
el eco de tu voz, cual fuera un grito.

Tu voz que aconsejaba con firmeza
la importancia, y el mágico valor,
de mostrar en la vida un suave brillo

y nuestra educación con entereza.
Para ser, como fuiste, profesor:
hombre jovial, benévolo y sencillo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.



lunes, julio 03, 2017

UNA HISTORIA DE VERDÁ...





Hay muchos que tienen amor y dinero, yo no tengo nada todo lo perdí.... cantaba yo aquella tardecita allá donde doña Fide, cuando de pronto, a la puerta de la tienda se acercó una atractiva señorita, me miró por un momento y, luego, siguió su camino sin chistar palabra. Yo me zampé otro aguardiente y seguí tocando la guitarra y cantando como si nada. Al cabo de un rato, la susodicha señorita volvió a pasar e hizo lo mismo: me miró, se sonrió y se fue nuevamente. Cuatro o cinco veces la vi pasar por el frente, hasta que me decidí a invitarla para que nos acompañara... lo demás, lo cuento cantando.


LA PECOSITA

Señores vengo a contarles
una historia de verdá,
que me sucedió hace tiempos
en el pueblo’e Socotá.

Estando yo en una tienda
cantando con alegría,
una damita pecosa
se asomaba y sonreía.

Yo me hacía el indiferente
mirándola de reojo,
y ella pasaba y pasaba
con su carita de antojo.

De tanto verla pasar
 de pa’ rriba y de pa’ bajo,
se me ocurrió convidarla
a que tomara refajo.

La saludé muy galante
y de manera cordial,
pensando pa’mis adentros
este huevo quiere sal.

"Tan sólo por un ratico
 lo acompaño complacida",
pero no fue por un rato
 sino pa’toda la vida.

Yo que tenía mi tumba’o
con dotes de picaflor,
tuve que olvidar la farra
y hacerle caso al amor.

Así termina la historia
de aquella tarde bonita,
cuando cambió mi destino
por culpa’e la pecosita.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La pareja Feliz
(Álbum familiar)

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo