viernes, octubre 27, 2017

CLARO Y CONCISO...





El mestro Salustiano "descambió" el chequecito y salió haciendo sus cuentas: –Tanto pa'l "dotor" que me recomendó, tanto pa'l que me firmó y otro tanto pa'l supervisor; tanto pa'l que me giró, tanto pa'los impuestos y tanto pa'los materiales. –¡Ay, "juelita", pa'mí no me queda nada! En esas iba cuando lo alcanzó un empleado bancario gritándole: –¡Sumercé, sumercé que se nos olvidó descontarle lo de las ganancias ocasionales!... Claro y conciso, compadre: la ley es pa'los de ruana, pa'los otros la marrana.


LA CORRUPTELA

Tengo aquí en el alma
triste desazón,
tengo aquí en el pecho
roto el corazón;
todo por la culpa
de que mi nación
vive amangualada  
con la corrupción.

La plata del pueblo
se vuelve chiquero
cuando cae en garras
de un politiquero;
porque para ellos
siempre está primero
su cuenta bancaria
que el país entero.

No quiero promesas
falsas sin cumplir,
quiero realidades
pa'sobrevivir;
y que la existencia
pueda transcurrir
sin tener cadenas
 de amargo sufrir.

Tengo aquí en el alma
intenso dolor,
tengo aquí en el pecho
un gran escozor;
todo por la culpa
de tanto "dotor"
que llena sus arcas
con nuestro sudor.

Pa'obtener trabajo
hay es que pagar,
cuando acosa el hambre
toca es mendigar;
pero los corruptos
si pueden tragar
con lo que se roban
por mero firmar.

¡Vaya con la nigua,
rasca sin parar!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Salustiano Tapias.
De la Internet.


viernes, octubre 20, 2017

A MI VEREDA LE CANTO





Cada vez que voy al campo y contemplo los bellos paisajes de mi tierra con sus verdes de diferentes matices, su barbechos arados, sus cultivos tradicionales, sus flores silvestres y sus vaquitas pastando plácidamente: siento una infinita paz y me entran las ganas de cantarle a las tantas bellezas que Dios nos regala en cada rincón de la naturaleza. Esta vez, escribí algunas estrofas que bien puedieran servir para ser cantadas al son de bambuco, ritmo muy tradicional en nuestros campos boyacenses.


MIS CANTARES

A mi vereda le canto, le canto con alegría,
la tierra que quiero tanto, tierra grata y labrantía.

Allí donde fui a la escuela y las letras aprendí,
donde jugué siendo niño y hasta el amor conocí;
allí donde hace su nido el hermoso colibrí
y se miran las estrellas de noche con frenesí.

A mi vereda le canto, le canto con emoción,
la tierra que quiero tanto y llevo en el corazón.

Allí donde los abuelos levantaron su ranchito,
donde contento corría un cristalino arroyito;
allí donde se tomaba con panela el cafecito
y se ordeñaban las vacas cada día tempranito.

A mi vereda le canto y no la puedo olvidar,
la tierra que quiero tanto, la tierra de mi soñar.

Allí donde se escuchaba el trino del ruiseñor,
donde a diario se miraba de la paloma el candor;
allí donde se charlaba de tres piedras al calor
y se entonaban las coplas de algún viejo trovador.

A mi vereda le canto, le canto con puro amor,
la tierra que quiero tanto, mi bello jardín en flor.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Paisaje boyacense.
(De la Internet)


martes, octubre 17, 2017

MOMENTOS INOLVIDABLES





Gracias a la gentil invitación de nuestra querídisima prima, Fabiola Estupiñán Lizarazo, estuvimos el pasado fin de semana en la población de Villa de Leyva disfrutando de un emocionante reencuentro familiar. Fueron momentos de gratas recordaciones que compartimos en una improvisada tertulia: cantamos, reímos y brindamos por el amor que nuevamente nos reúne en su seno. Le agradecemos con el alma su deferencia y esperamos poder retribuirle, de alguna manera, todas las atenciones recibidas durante nuestra estancia allá en "Villa Pilar", su bonita casa de campo... Dios la bendiga, Fabiolita.


REENCUENTRO

Un día maravilloso
el que fuimos a pasar,
con mi esposa Merceditas
allá en la Villa Pilar.

Le agradezco inmensamente
a mi prima Fabiolita,
que ha sido siempre y será
de todas la más bonita.

Ella con mucho cariño
nos invitó a conocer,
y quedamos extasiados
con lo que pudimos ver.

La bella naturaleza
de parajes impactantes,
tricolores guacamayas
y colibríes galantes.

Momentos inolvidables 
de gratas recordaciones,
que reviven tiempos idos
y entrelazan corazones.

El vivir se hace más grato
cuando hay familia y candor,
el alma encuentra sosiego
al contemplar una flor.

Y se van lejos las penas
si cantas con emoción,
al amor del Dios bendito
que anida en el corazón.

Muchas gracias otra vez
a la prima tan querida,
ojalá que el reencuentro
sea para toda la vida.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Bellos instantes.
Del álbum familiar.


viernes, octubre 13, 2017

TRAS LA VENTANA





Ahí estaba él, absorto tras la ventana, mirando caer la lluvia. Era una tarde fría, de esas que invitan al "arrunche", pero se hallaba solo, inmensamente solo. De pronto, como dibujado por las gotas de la lluvia sobre el cristal, pudo ver el rostro de su amada ausente... aquella inolvidable mujer que el destino le había arrebatado tiempo atrás. Se sintió atrapado por un delirante frenesí, imaginó tenerla entre sus brazos, pudo percibir su perfume y un temblor extraño invadió su cuerpo. Así permaneció por largo rato hasta que, el destello de un rayo, lo regresó a la realidad: la triste realidad de su amarga soledad.

Y sin embargo, el amor persiste.

BELLA ROSA

En una tarde gris, triste y brumosa
cuando el cielo de negro se vestía:
creí tu rostro ver, mi bella rosa,
en medio de la lluvia que caía.

Fue una grata visión, maravillosa
cual instante de mística armonía;
contemplando tu faz tan primorosa
mi corazón con ansiedad latía.

Sumido en el soñar de mis antojos
sentí en el cuerpo escalofrío leve,
y una gota de lluvia que corría

por el bordillo de tus labios rojos
besó de pronto, de manera breve,
tu dulce boca... la que fuera mía.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Tras la ventana.
De la Internet.


domingo, octubre 08, 2017

50 AÑOS DE HISTORIA





El colegio fue fundado en el año de 1967 con el nombre de "Marco Antonio Mejía Gómez", bajo la modalidad académica o clásica, ante la necesidad sentida de la población estudiantil del municipio de Paz de Río, Boyacá. Posteriormente, en el año 1969, le fue cambiada su razón social por la de "Instituto de Bachillerato Técnico Industrial y Minero Integrado" (IBTIMIN) como respuesta a las necesidades laborales de la región. Finalmente, en el año 2009, se fusiona con las escuelas de primaria existentes en el municipio y pasa a denominarse "Institución Educativa Técnica Industrial y Minera" (IETIM). Durante los años 1967, 68 y 69 cursé allí los grados segundo, tercero y cuarto de mi bachillerato, pero al no estar aprobado el curso quinto, tuve que emigrar a la ciudad de Sogamoso en el año de 1970.


A MI COLEGIO

(En sus cincuenta años)

Aulas de mis recuerdos donde un lejano día
comenzara a forjarse de tu soñar la historia,
aulas donde naciera coronado de gloria
mi querido colegio Marco Antonio Mejía.

Paz de Río, mi tierra, la de raza bravía
te vio crecer ufano con fuerza promisoria,
hoy tienes en tus libros guardada la memoria
de diez lustros tallados con mágica porfía.

Industrial y Minero con vocación henchida  
cimientas el presente e incubas el futuro,
vas dejando tu herencia de vívidas alburas

y avanzas incansable por senda florecida
cual insigne viajero, que camina seguro,
en busca de la fuente de sabias escrituras.

Se erija en las alturas
obelisco en tu nombre para que puedas ser:
un impoluto templo de ciencia y de saber.

__________________




Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.



miércoles, octubre 04, 2017

LAS DOS CHIQUILINAS





Uno vuelve a ser niño jugando con los nietecitos. Eso me pasa con Martina, que cada día está más picarona, mas juguetona y más cariñosita: llega y forma la fiesta, nos llena de besos, desordena la casa y finalmente se queda dormida. Tania Liseth poco viene a vernos, pero sigue en nuestros corazones, la queremos mucho y la extrañamos... ojalá que pronto regrese para disfrutar de su grata compañía.


LAS NIETAS

I
Seis dientecitos ya tiene
Martina la cariñosa;
ríe, canta, se entretiene
y juega con cualquier cosa.

Cada vez que a casa viene
la veo más primorosa;
como en pie ya se mantiene
corre hacia mí presurosa.

Con alegría recibo
a mi hermosa chiquilina
y su calidez innata;

por el amor que percibo
cuando estoy junto a Martina
la vida se hace más grata.

II
Y... Tania sigue creciendo
ya va para cuatro añitos;
ahora poco está viniendo
pero manda cariñitos.

Mucho la sigo queriendo
por sus ojos tan bonitos;
si la pienso voy sintiendo
que cantan los pajaritos.

Ojalá que un día de estos
se acurde del abuelito
y, venga por estos lares,

con sus ojitos dispuestos
a regalarme un guiñito
que me borre los pesares.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Martina y Tania.
Del álbum familiar.


domingo, octubre 01, 2017

EN EL BUS "MUCHILERO"





¡Ah, "pantasmas", no solamente se robaron los helados sino que también se les dio por orinarse en el maletín, ladrones sinvergüenzas¡ Dijo enfurecida la señora Elvira cuando al llegar al pueblo después estar montada en un bus "muchilero" por cerca de tres horas se encontró con un charco dentro de su equipaje. Había comprado en Duitama unos cuantos helados para darles a sus "chinitos" al volver a casa, luego de su viaje a la capital, sin sospechar que se derretirían. Eso sí, le echó maldiciones a don Raymundo y todo el mundo, antes de caer en la cuenta de su ingenuidad... Así era mi madrecita.


LOS HELADOS

¡Desgraciados, malandrines
sinvergüenzas, descarados
se robaron los helados
y me llenaron de orines
"toiticos" los maletines.
Dios quiera les de dolor
de tripas con escozor
o que tal vez se intoxiquen
y a la virgen le supliquen
no morirse del dolor!

El caso que les comento
es de verdad, no es mentira,
y aunque parezca de cuento
le sucedió a doña Elvira.

Helados de fresamora
en la terminal compró
 y al maletín los echó,
la mencionada señora.
Pensaba que sin demora
a su hogar regresaría
y a sus "chinos" les daría
los heladitos de fresa,
pero para su sorpresa
 agüita nomás vería.

¡Vaya!, situación tan rara
con el maletín mojado,
por culpa de que comprara
a cada hijo un helado.

   Y tralalín, tralalara...
este cuento ha terminado.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El bus "Muchilero"
De la Internet.


Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog