viernes, octubre 20, 2017

A MI VEREDA LE CANTO





Cada vez que voy al campo y contemplo los bellos paisajes de mi tierra con sus verdes de diferentes matices, su barbechos arados, sus cultivos tradicionales, sus flores silvestres y sus vaquitas pastando plácidamente: siento una infinita paz y me entran las ganas de cantarle a las tantas bellezas que Dios nos regala en cada rincón de la naturaleza. Esta vez, escribí algunas estrofas que bien puedieran servir para ser cantadas al son de bambuco, ritmo muy tradicional en nuestros campos boyacenses.


MIS CANTARES

A mi vereda le canto, le canto con alegría,
la tierra que quiero tanto, tierra grata y labrantía.

Allí donde fui a la escuela y las letras aprendí,
donde jugué siendo niño y hasta el amor conocí;
allí donde hace su nido el hermoso colibrí
y se miran las estrellas de noche con frenesí.

A mi vereda le canto, le canto con emoción,
la tierra que quiero tanto y llevo en el corazón.

Allí donde los abuelos levantaron su ranchito,
donde contento corría un cristalino arroyito;
allí donde se tomaba con panela el cafecito
y se ordeñaban las vacas cada día tempranito.

A mi vereda le canto y no la puedo olvidar,
la tierra que quiero tanto, la tierra de mi soñar.

Allí donde se escuchaba el trino del ruiseñor,
donde a diario se miraba de la paloma el candor;
allí donde se charlaba de tres piedras al calor
y se entonaban las coplas de algún viejo trovador.

A mi vereda le canto, le canto con puro amor,
la tierra que quiero tanto, mi bello jardín en flor.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Paisaje boyacense.
Del álbum familiar.


18 comentarios :

  1. Bellísimo canto a tu vereda Rafael, sólo un poeta puede sentir de esta forma el amor por su tierra.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Que emotivo canto a tu vereda, Rafael. De alguna manera formamos parte de ese pedazo de tierra donde están nuestras raíces.
    Pura poesía divina.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Precioso canto al campo y a las praderas que dejaron huella.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que maravilla disfrutar de esos paisajes, y que bonito les cantas, se nota que son parte de ti. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Precioso sentido tu canto a la naturaleza prodiga
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. Precioso, Rafael.
    Un abrazo, buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Como es costumbre,llegar a aquí es leer cosas buenas,abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Tan hermosos campos y tantos recuerdos bien merecen esos melodiosos cantares. Preciosos ambos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Fantásticas estrofas rimadas, que llevan toda la música impresa en cada verso de tu hermoso homenaje al paisaje y los avatares de tu lugar.
    Precioso, me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Aunque mi pueblo no era campesino, tenía la magia del silencio si te alejabas un poco o del contacto amable y tranquilo de los encuentros. Me hiciste recordarlo.

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno tu apego a tu tierra, al lugar de tu infancia, esos recuerdos nos marcan, hermoso poema, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Leyéndote parece que esté caminando por esa vereda a la cual homenajeas con tan bella palabras Rafael.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Canta el ruiseñor
    ese es el mejor regalo que nos dona la tierra
    una belleza es descubrir sus las cada día.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Entrañable Para ponerle música y cantarlo.

    Bonita semana, poeta

    ResponderEliminar
  15. Muy bonito y entrañable. Unas letras muy bellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Sin dudas le cantas con el corazón. Precioso.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  17. Bello canto a la inigualable belleza del campo y a tus recuerdos de infancia y adolescencia, Rafael. Me parece hasta escuchar los trinos de aquel ruiseñor y hasta un bambuco.

    ResponderEliminar
  18. Reparo en tu poema canción, la alusión a dos pájaros que considero emblemáticos: el colibrí y el ruiseñor. Al colibrí por aquí le llamamos picaflor, y es todo un espectáculo verlo aletear en la flor que chupa su licor dulce, con su pico largo. Es de los pájaros que contribuye a la polinización con las abejas y los murciélagos. Un abrazo

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog