lunes, enero 27, 2020

CAMBIO DE TERCIO...





En este nuevo año que comienza estamos estrenando gobernantes departamentales y municipales en nuestro bello país del Sagrado Corazón de Jesús. A mí me da vergüenza ajena ver a tanto "lagarto" arrodillado ante los mandatarios de turno echándoles flores y adulándolos constantemente con el único propósito de lograr una tajada de la "torta burocrática" a costo de vender la conciencia o de pisotear los valores propiciando actos de corrupción con tal de obtener un puesto de corbata o algún contrato que les permita llenar sus arcas y mantener la barriga llena. Como a mi edad ya nada me acobarda, puedo decir lo que se me dé la gana sin tener miedo a retaliaciones, total que... prefiero apretarme el cinturón y no tener que depender para nada de esos personajes que se creen los dueños del universo cuando ostentan algo de poder y arman su "rosca" de amigos para hacer y deshacer a sus anchas.


LA RAPIÑA 

Colmada está la plaza principal
de afanados lagartos tinterillos,
y en el palacio gubernamental
se miran atestados los pasillos.

Endespués de las tales elecciones
entramos en los tiempos de la torta,
de los brindis, de las reparticiones
e inerme la moral dolor soporta.

Los sufragios se pagan con favores
del candidato que al poder ascienda,
por tanto, los comprados electores
esperan boquiabiertos la prebenda.

Unos van, otros vienen como locos
con documentaciones bajo el brazo,
esperando que en tantos saperocos
de la torta les toque algún pedazo.

No importa si se vende la conciencia
o los principios ruedan por el piso,
tienen ellos el don de la paciencia
para hacer valedero el compromiso.

Y los pobres que fueron engañados
con las falsas promesas populistas,
se quedan como perros regañados
comiendo de las sobras gobiernistas.

Soy franco y a la postre realista
pues decir la verdad nunca es pecado,
prefiero que me tilden de anarquista
a vivir para siempre arrodillado.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Palacio de la Torre
(Foto propia)

jueves, enero 23, 2020

CANTÁNDOLE AL VIENTO





Cantándole al viento, así estuvo por un buen rato el agobiado y ferviente enamorado que haciendo el último esfuerzo para intentar convencerla de que no se fuera, le llevó flores silvestres y vino espumoso y una serenata con trío de cuerdas: le cantó valses, tangos, bambucos, baladas y hasta carranga, pero ella con total indiferencia lo ignoró y ni tan siquiera, como en las películas, se asomó a la ventana para arrojarle un baldado de agua helada o en contenido de la "mica" producto de las urgentes levantadas. Ya casi despuntando el nuevo día, cuando la voz estaba algo ronca y el dulce vino se había agotado, decidimos marcharnos con el rabo entre las piernas. La ingrata no le paró bolas a la serenata de amor y él, con inmensa pesadumbre, me invitó a la cantina para terminar la farra ahogando las penas.


SERENATA

Corté flores que hallé por el camino
para llevarle un ramo a mi adorada,
y al ventanal llegué de madrugada
con guitarras a punto y un buen vino.

Un tango del folclore correntino
lo echó al viento mi voz enamorada,
pero ella ni se dio por enterada
de mi sonoro canto matutino.

Dios me ampare de damas tan ingratas
que, desprecian sentidas serenatas,
sin importar que el alma entera vibre

ni que de amor un ser esté muriendo.
  En cama de algodón ellas durmiendo...
y al trovador que se lo coma un tigre.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La ventana florida
(Foto propia)

lunes, enero 20, 2020

TRUNCADO SUEÑO DE AMOR





El hombre contempla el paisaje con los ojos fijos, sin parpadeo alguno, parece una estatua de barro sentado en una gran piedra a la orilla del camino. Yo lo miro de reojo cuando paso por su lado con los pulmones a punto de estallar debido a lo empinado de la cuesta, detengo mi pedalear para descansar un poco y él me observa algo intrigado con gesto de enojo. Luego de unos segundos lo saludo con un movimiento de mi mano, me responde con un hola. −Se preguntará usted el porqué de mi actitud tan huraña, estimado amigo, −dijo con voz entristecida− allá abajo en la hondonada está mi parcela y tenía planeado construir allí una casita para formar un hogar con mi adorada, pero ella se marchó, no quiso vivir a mi lado... dizque me amaba con toda el alma y, sin embargo, quería ser libre.


ELLA

Hasta alcancé a imaginar
la casita junto al río,
el dulce calor de hogar
y su cuerpo junto al mío.

En el roble del solar
el nido de una torcaza,
de gorriones el trinar
y lirios en la terraza.

Surcos para allí sembrar
la simiente del amor,
cuatro infantes para criar
y los duraznos en flor.

Era una buena mujer
como pocas en el mundo,
pero nada pudo ser
vivo solo y errabundo.

Ella no quiso aceptar
el amor que le ofrecía,
quería ser libre y volar
a mundos de fantasía.

Se marchó sin esperar
de mi cariño el abrazo,
quiso su camino andar
sin tener atado lazo.

Y se truncó mi soñar
de ferviente enamorado,
nada valió el implorar
estaba predestinado.

Era una buena mujer
como pocas en la vida,
pero ignoró mi querer
y la dicha prometida.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: paisaje Boyacense
(De la Internet)


martes, enero 14, 2020

EL VIAJERO DEL TIEMPO





Érase un noble caballero, por cierto de apellido Caballero, a quien le gustaba escribir microrelatos futuristas, relatos que hablaban de viajes inimaginables en el tiempo y el espacio. Dichos cuentos eran fantásticos y su agradable lectura inducía a meditar sobre los maravillosos e importantes adelantos tecnológicos que tendría la humanidad a su disposición en un futuro no lejano. El mencionado escritor vivía en el actual siglo veintiuno, pero ahora se halla por allá en la edad media haciendo honor a su apellido luchando contra las injusticias sociales y compartiendo cada día, a las cinco de la mañana por WhatsApp, los relatos de sus aventuras quijotescas e intentando volver al futuro. Mientras tanto, sus amigos, seguiremos madrugando para disfrutar un nuevo escrito de su connotada pluma. 

A Reynaldo Caballero Cáceres: Periodista alternativo, pintor, 
escultor y... para colmar la copa, eximio poeta y escritor.


CARO AMIGO

Reynaldo Caballerro, caro amigo,
gran poeta, escritor y periodista
que con su excelsa pluma futurista
del ayer y el mañana es el testigo.

Escribe cual ninguno, lo prodigo
sin la inicua maldad del egoísta,
pues él es el primero en esa lista
de grandes y con gusto se lo digo.

Boyacense, igual santandereano,
allá nació y aquí creció no en vano:
estudió, trabajó e hizo un hogar

en estas tierras para sí benditas.
Persona original, como poquitas,
que labran en la historia su lugar.

Es digna de alabar,
  lo mismo que su entrega y su sentir...
su magnífica forma de escribir.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Reynaldo Caballero C.
( De su facebook)

sábado, enero 11, 2020

RECONFORTANTE ALICIENTE...





La organización del Segundo Concurso Internacional de Poesía en Rima Jotabé "Jotabeando USA" me ha otorgado un Diploma de Mención por mi poema "Quimera", Mención que según los puntajes obtenidos equivale a un meritorio cuarto lugar en dicho certamen. Recibo muy emocionado la noticia y agradezco la deferencia para con mi poesía, es para mi un verdadero honor pertenecer a la selecta comunidad de Jotaberos por el mundo y haber participado en tan prestigioso Concurso que difunde y engrandece la Rima Jotabé. Comparto el poema inspirado en aquellos ya lejanos e inolvidables años de la niñez y de la juventud, años maravillosos en los cuales la vida era simple, era bonita... años que se fueron con el tiempo dejándome nostalgias y recuerdos que signaron el camino de mi vida.


QUIMERA
(Jotabemo con estrambote)

Son mis anhelos otra vez cantar
bellas canciones para enamorar.

Echar al viento mi razón sentida
con los pesares de la edad dormida, 
y en la ventana de la más querida
pulsar tus cuerdas guitarrita herida.

Mas ya no asoma la voz de Gardel
y lerdo se hizo mi brioso corcel.

Toda mi fuerza se esfumó al pasar
  el tiempo alegre, la época florida…
y el dulce vino se ha tornado en hiel.


Son mis anhelos otra vez pasar
por los caminos que solía andar.

Pisar la alfombra veredal mullida
con hierba fresca de verdor teñida,
y oír el canto del pichón que anida
en mi adorable juventud perdida.

Mas ya no existe el senderito aquel
y de tristeza se murió el vergel.

Toda mi suerte la aposté al azar:
  las ilusiones, el amor, la vida…
y en cada paso me sangró la piel.


Es el destino cruel.
A veces ríes, otras veces lloras,
nada deseas, pero todo añoras.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Diploma acreditativo
(Jotabeando Usa 2020)


domingo, enero 05, 2020

PAISAJES DE ENERO





Estos primeros días de enero pasan lentos, como si estuviéramos sumidos en en un extraño letargo y poco a poco intentáramos regresar a la normalidad de la rutina diaria. Los paisajes se ven de mil colores, todo parece como un cuento de hadas y el agradable clima invita a pasear por los alrededores en medio de una absoluta tranquilidad, no hay autos en las calles ni alboroto, se puede escuchar el sonido del viento y el canto de las aves en la distancia; el horizonte es claro y a lo lejos reverdecen las montañas que rodean una apacible ciudad de clima frío, pero veraniega por esta época. En una de mis matutinas caminatas me topé, en la parte alta de mi barrio, con este maravilloso arbusto colmado de pepitas rojas como si fuera un árbol de navidad hecho por la madre naturaleza. Sin pensarlo dos veces lo capturé con la cámara del teléfono y luego me dediqué a escribir algunos versos alusivos... no todos los días puede uno disfrutar de tan bonito sosiego, aunque sea algo distinta nuestra cruda realidad.  


ENERO
(Jotabé decasílabo, espejo)

Recorriendo las calles yo siento
en el rostro caricias del viento.

Brilla toda la cósmica esfera
con destellos de luz por doquiera,
y el paisaje se ve cual si fuera
un retrato de azul primavera.

Se hace más placentero el vivir
y... la dicha se puede sentir.

 Majestuoso y sereno momento
admirando un paraje cualquiera,
mientras veo los cielos fulgir.

Ya los Reyes están por venir
en ilustre misión extranjera,
 ha pasado volando el Adviento.


Al de arriba hoy le quiero pedir
nos conceda tranquilo existir.

Porque ha sido penosa la espera
de justicia social duradera,
mientras a unos nos toca en galera
otros van en avión de primera.

 En el fondo del alma presiento...
la llegada del renovamiento.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paisaje de Tunja
(Foto propia)

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog