domingo, junio 26, 2011

AGÜITA PARA LAS FLORES





El amor es una flor, necesita de cuidados. Es necesario mimarlo cada día para que siempre esté rozagante cual un hermoso jardín y nos brinde sus perfumes tal como ofrecen las flores sus aromas cada día... Con desbordante alegría.


VERGEL

Mujer que vas de la mano
del vergel de mis amores,
levántate muy temprano
a echarle agüita a las flores

y, a cuidarlas con candor
que de pronto se marchitan,
cual se marchita el amor
cuando el cariño le quitan.

Porque el amor debe ser
de nuestra vida el querer,
cuidado como un jardín

para que siempre perdure,
para que el cariño dure:
¡Desde el principio hasta el fin!


Rahulig/011
DRA


Imagen:
Copiada de la red




sábado, junio 18, 2011

¡HASTA CUÁNDO, SEÑOR!





¿A dónde lo llevan?, ¿Qué le van a hacer?, preguntó Josefina presa del pánico. Lo llevamos a dar un paseo, contestó uno de ellos amenazándola con una pistola. Juancho sentía que los pies hinchados y doloridos se le iban a salir de las botas que los aprisionaban, ya no podía caminar más, hubiera querido seguir adelante, pero cayó de rodillas. El llanto de Josefina se confundió con el eco de unos disparos, ni siquiera la dejaron despedirse de su amado. ¡No puede ser cierto, no puede ser!... gritó, antes de desmayarse, perdiéndose en aquel laberinto de angustia y dolor. Qué injusticias tan terribles se cometen a nombre de la supuesta revolución social.


JUANCHO

Fusilaron al viejo aquel día
porque ya caminar no podía
y, dejaron su cuerpo tirado,
en el monte sin ser enterrado.

Era Juan un humilde labriego
que vivía con alegre sosiego,
cultivando y amando su tierra
abrigada, arriba en la sierra.

Su parcela de todas mejores
y su casa adornada con flores,
su mujer agraciada y bonita
trabajaba también la tierrita.

Unos cuantos sicarios enviados
por algún malandrín y, entrenados,
a su rancho llegaron un día
cometiendo una cruel felonía.

Se llevaron a Juancho amarrado
como llevan al coso el ganado,
se quedó Josefina llorando
mientras "esos" se iban marchando.

No valieron los ruegos de Rosa
(la chiquita, la más primorosa)
ni los gritos de Pedro y José:
secuestrado, su padre, se fue.

Hacía tiempos que no se veía
una suerte tan triste e impía,
hoy la paz nuevamente se ha ido
y el terror otra vez ha venido.

Josefina llorando solita
se despierta cualquier mañanita,
añorando de Juancho, encontrar...
una tumba donde irle a rezar.

¡Triste historia, de nunca acabar!


Rahulig/011
DRA


Imagen: Familia Boyacense
Archivo particular




domingo, junio 12, 2011

TRISTE DESENGAÑO





Ella, la ordeñadora bonita, se marchó a la ciudad y él, el campesino enamora'o, se quedó en el campo trabajando la tierrita y recordando a su Florecita, la misma que un día lo amara y después lo abandonara por culpa de la pobreza. Pero, como no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, ahora vive feliz allá en su rancho en la pat'el cerro y... de vez en cuando, se pone a cantarle a ese amor ausente.


CORAZÓN INGRATO

Tú pensabas que por ser bonita
en la vida no tendrías rival,
pero toda belleza es finita
y también la vida tendrá su final.

Ya otro amor en mi pecho ha sanado
las heridas que hiciste al partir,
no regreses jamás a mi lado
si tú vuelves se pueden abrir.

Cómo quieres mujer que te quiera,
cómo quieres que te de mi amor,
si tú fuiste una triste quimera
y en mi pecho sembraste el dolor.

Muy contenta viviste a mi lado
cuando todo te pude brindar,
pero ahora que estoy fracasado
a otro nido quisiste volar.

Nunca vuelvas corazón ingrato
vive sola con tu vanidad,
porque ahora me sale barato
disfrutar de un amor de verdad.


Rahulig/011
DRA


Imagen: Aquel camino
Jairo Cifuentes



sábado, junio 04, 2011

CAMPESINO ENAMORA'O





La rutina del muchacho, todos los días, era la misma: Madrugaba a esconderse detrás de la cerca de piedra que bordeaba el camino para mirar pasar a su amor platónico, cuando ella, cada mañana, iba muy contenta a ordeñar las vacas del rebaño que pastaba en un potrero cercano. Sin embargo, él, nunca se atrevía a chistarle palabra, solamente suspiraba y suspiraba, amándola en silencio sepulcral.


ORDEÑADORA BONITA

Por la orilla'e mi barbecho
 "tuiticas" las madrugadas,
pasa alegre una muchacha
de mejillitas rosadas.

Con su balde y su cantina
tempranito va'ordeñar,
yo suspiro tras la cerca,
pues la quiero conquistar.

Cuando acaba su faena
va de vuelta pa'la casa,
yo m'escondo tras un roble
 pa'mirarla cuando pasa.

Tras la cerca o tras el roble
"escondío" siempre estoy,
al momento'e declararme
 muchas vueltas yo le doy.

Más bonito miro el surco
 pensando en la ordeñadora,
por besar sus mejillitas
 "toy" que no veo la hora.

Muy puntal al otro día
 va de nuevo a su labor,
y yo sigo tras la cerca,
suspirando por su amor.

Como no tengo riquezas
le ofreceré el corazón,
un rancho en la pat'el cerro,
mis manos y mi azadón.

Quiera Dios que una mañana
 tenga "juerzas" y valor,
pa'salir de mi escondite
 a declararle mi amor.

Aunque me suden las manos
y en las tripas sient'ardor.


Rahulig/011
DRA



Imagen: Paisaje de mi tierra
Rafael Lizarazo




Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.