viernes, enero 29, 2021

SOBERANA DEL CAMPO





Montado en la máquina del tiempo viajé hasta el mes de septiembre del año 1982 y aterricé en la población de Santa Rosa de Viterbo. Cuando descendí de la nave, la plaza estaba colmada de gente y la algarabía era inmensa. De pronto... me vi por la calle principal conduciendo una camioneta blanca que  llevaba sobre el capacete a una hermosa jovencita lanzando besos a diestra y siniestra. Aquella jovencita era la candidata por Paz de Río al "Reinado del Campo Boyacense", evento anual celebrado en la mencionada población. Transcurrieron varios días y por fin llegó el domingo con la tan esperada noche de elección y coronación de la nueva soberana resultando ganadora Ana Esther Lizarazo Goyeneche, mi muy querida hermana "Betty", nuestra representante. A hurtadillas, en medio de la celebración, subí a mi artilugio y regresé al presente para garabatear estas líneas antes de que se esfumara el encanto.


CAMPESINA
(Serventesios alejandrinos)

Soberana del campo tú tienes todo aquello
que adorna los vergeles de mi tierra natal,
eres tú del terruño lo más sublime y bello
entre las hermosuras del mundo natural.

Tu voz el suave trino de toches o arrendajos
y en tu piel estampada la miel de los trigales,
enredado tu pelo cual el musgo a los gajos
de los árboles viejos en bosques ancestrales.

En tu mirar los ojos inquietos de los niños
que juegan con luceros en tardes sosegadas,
el carmín de tus labios en tocuas y mortiños
y cuando ríes cantan contigo las quebradas.

Tus laboriosas manos sostienen las agujas
que bordan esperanzas y trazan los caminos,
las parcelas el lienzo sobre el cual tú dibujas
paisajes de mi tierra, paisajes campesinos.

Retazo de mi suelo... muchacha pueblerina,
montaña, valle y río, simiente, espiga y flor;
belleza humilde y pura e inspiración divina,
regalo de los dioses, bendito y dulce amor.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: Reina del Campo 1982
(Archivo particular)


viernes, enero 15, 2021

EN LOS DÍAS DE MERCADO




Estratégicamente amarrado al poste de luz que había en el centro de la plaza el parlante sonaba sin parar todos los sábados durante el día del mercado municipal en mi pueblo natal. El "Amigo de Siempre", cuyo nombre no recuerdo, llegaba muy temprano en la mañana e instalaba su "pichirilo" cerca del poste en mención, alistaba el tocadiscos Philips y "prendía" su parlante para comenzar la acostumbrada perorata sabatina: ¡Muy buenos días, estimados paisanos, les habla su amigo de siempre para invitarlos a que vengan y soliciten complacencias musicales por tan solo diez centavitos y le dediquen una canción a la persona de sus mejores afectos; hay música para todos los gustos y ocasiones, no les de pena, acérquense sin temores y programen su dedicatoria! —decía. Al rato, el parlante anunciaba¡Para la señorita Sara, de parte de un amigo que oculta su nombre, el disco "Si vieras palomita", con mucho cariño!


AQUELLA PLAZA
(Soneto Alejandrino)

¡Qué sensación más grata, qué añoranza bonita
en los días de mercado el parlante escuchar,
y en la plaza del pueblo dedicarle a Sarita 
una canción de aquellas, las de nunca olvidar!

Yo era un chiquillo entonces, ella una señorita
tierna y embrujadora con su dulce mirar,
perduran los recuerdos, si vieras palomita:
me traen tus aromas... las aves al pasar.

Hasta la antigua plaza me conduce la pena
y al amigo de siempre, le quisiera pedir,
el mismo viejo disco que en el ayer pedía.

Pero todo ha pasado ya el parlante no suena
ni te veo mi Sarita al mercado acudir.
¡Cómo duelen los años, cuánta tristeza mía!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El día de mercado
(De la Internet)


viernes, enero 08, 2021

SILENTE SE VA LA VIDA





Crecimos en la misma cuadra, su casa quedaba enfrente de la nuestra, compartimos los juegos infantiles corriendo por las calles polvorientas, nadamos en el mismo río y fuimos a la misma escuela. Durante la juventud, la vida nos separó por algún tiempo, pero ya de adultos volvimos a encontrarnos para seguir siendo amigos y compañeros de viaje, cada uno con sus cuitas. Recuerdo que desde la infancia mostró su espíritu solidario, colaborador, no se negaba a ningún favor y hacía de todo: fue maestro constructor, albañil, electricista, plomero, pintor, soldador y carpintero. Hizo parte de mi equipo en algunas de las obras que como ingeniero hube de ejecutar en uno u otro lugar; lo recuerdo diligente, respetuoso y siempre jovial... la humildad hecha persona. Buen viaje, estimado amigo, Rafael Martínez Rojas.


EL "VIEJO RAFA"
(Décima y redondillas)

Rafael Martínez Rojas
compañero de la infancia,
pasaron en abundancia
del calendario las hojas.
Se amontonan las congojas
en mi pecho compungido,
un buen amigo ha partido
a ocupar otra morada
y, la existencia pasada,
será un recuerdo sentido.

Compartimos de la vida
los trabajos y la farra,
el palustre, la guitarra
y alguna que otra bebida.

Hoy el alma se desgarra
por su fatal despedida,
y... la tristeza convida
al desahogo en la barra.

Con un trago me despido,
de botella o de garrafa:
¡A su salud! "Viejo Rafa"
por todo lo compartido.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Rafael Martínez R.
(Julio Fredy Rojas)

martes, enero 05, 2021

VUELVE A GIRAR LA RULETA





Ahí vamos de nuevo, millones y millones de seres humanos montados en la esfera celeste que llamamos Tierra, para darle otra vuelta al Astro Rey. El Planeta Azul es nuestro hogar, a él pertenecemos, en él vivimos, en él soñamos, en él feneceremos y en él moraremos eternamente como parte del paisaje y del suelo que ahora pisamos. Otro año más para seguir soñando, doce meses de camino, trescientos sesenta y cinco días de esperanza e ilusión; otro año más para mirar al cielo en busca de esa diminuta estrella que me guía por la vida, esa luz que ilumina mi camino e inspira mi sentir, esa luz que tiene nombre de mujer y se llama poesía... otro año más para continuar echando mis "Versos al Vuelo" con la fe del carbonero.


ESTRELLA QUERIDA
(Lizaraejo* monorrimo)

Como los Magos en la noche aquella
sigo la luz radiante de una estrella,
la más serena, luminosa y bella.

Es la causa y razón del embeleso
que me tiene embrujado, lo confieso,
gitano de la vida, libre y preso.

Sin derivar el rumbo voy tras ella
cautivo de amorosa y fiel doncella, 
suave claro de luna que destella.

En alas de un amor puro y travieso
viajero soy, del tiempo sin regreso,
dibujante de sueños... solo eso. 

Sigo la luz radiante de una estrella
que me tiene embrujado, lo confieso,
cautivo de amorosa y fiel doncella
viajero soy, del tiempo sin regreso.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Ciudad de Tunja
(De la Internet)




Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog