sábado, abril 30, 2022

ADIÓS ABRIL, ADIÓS...





Extrañamente, en contra de lo acostumbrado, este año no me embarga la tristeza por tu partida mi bien amado abril; te marchas serenamente y me dejas el alma plena de gozo. Me dejas el recuerdo de tus días, unos radiantes y otros nublados, pero siempre bellos bajo cielos purpurinos. Me dejas el olor a tierra mojada, el aroma de las flores, el canto de las aves y, lo mejor, me dejas la fragancia de las setenta primaveras que me han devuelto el corazón de niño y me han regalado la dicha de celebrar la vida con infinita alegría. Atrás quedaron los instantes vividos y los paisajes que me han acompañado a lo largo del camino, mas presiento que... contigo la primavera será eternamente mía, en este o en otro mundo.


MI PRIMAVERA
(Soneto)

Esta vez, te despido alegremente
mi florido y amado mes de abril;
me heredas la fragancia juvenil
de ayeres apilados en mi mente.

Te vas, yo esperaré pacientemente
a que vuelvas de nuevo a mi redil,
con tus aguas, tu cielo de marfil
y tu luz de fulgor incandescente. 

Un año tardarás mi mes querido
en tornar sosegado hasta mi vera;
un año más, tu palpitar dormido.

Nunca jamás seré lo que antes era
ni podré regresar al tiempo ido,
pero eterna será... ¡mi primavera!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paisaje boyacense
(De la Internet)


sábado, abril 23, 2022

UN MOMENTICO ES LA VIDA





Muy poco tendría yo que contar con relación a mi existencia si no hubiera sido por a los avatares del destino que me han zarandeado del "timbo al tambo" en una larga travesía por los caminos de la vida y me han puesto en el lugar correcto después de setenta años. Aquí estoy, finalmente, escribiendo mis sentires, garabateando mis versos con el alma rozagante y el corazón en la mano a la espera de los designios Divinos. Un momentico es la vida, parece mucho y es poco, mil gracias le doy por todo lo que me ha dado: lo bueno y también lo malo, lo gozado y lo sufrido, lo dulce y también lo amargo, lo ganado y lo perdido. Al fin y al cabo, al final de cuentas, lo que cuenta es lo vivido y... vivir vale la pena.


SETENTA ABRILES
(Décimas)

I
Siete décadas completa
mi corazón delirando,
y persiste palpitando 
como si fuera veleta.
Yo tengo el alma repleta
de sueños y fantasías,
con el pasar de los días
más vigoroso y contento
y, sin penas ni lamento,
hoy canto mis alegrías.

II
Nací cual nacía cualquiera 
en aquellos tiempos idos,
cuando éramos recibidos
por la "matrona" partera.
Fue mi colchón una estera
y con ruana me cubrieron
cuando mis pupilas vieron
(en un veintitrés de abril)
la luz intensa y febril
de los días que se fueron.

III
El albor de mi existir
fue el año cincuenta y dos,
y hasta el dos mil veintidós
ha sido extenso el vivir.
La vida en su transcurrir
parece mucho y es poco
en este universo loco
donde los seres fenecen,
pero las semillas crecen
entre tanto zaperoco.

IV
Las experiencias vividas
han hecho la senda larga,
dulce y a veces amarga
con sorpresas escondidas.
Los golpes y las caídas
fueron simples tropezones
que sembraron ilusiones
y alentaron esperanza, 
cuando una meta se alcanza 
renacen los corazones.

V
No me quejo de la vida
ni de nada me arrepiento,
manifiesto lo que siento
sin malquerencia escondida.
Tengo una vela encendida
a cada santo en el cielo
para que logre mi suelo
la paz que tanto anhelamos,
pues ya cansados estamos
de tanta guerra y desvelo.

VI
También elevo plegarias
por los jóvenes y viejos,
por los que ahora están lejos
y por intenciones varias.
Ya las horas lapidarias
presiento están por venir,
mas no me asusta sufrir
el rigor de la guadaña,
dicen que si uno se amaña
muy cerca está de partir.

VII
Yo he sido, soy y seré
feliz a pesar de todo,
porque de uno u otro modo
nunca he perdido, la fe,
y algo de infante guardé
 para los postreros años.
Por tanto, sin desengaños
ni lágrima en la pupila:
celebro con un tequila
¡Mi "setenta" cumpleaños!



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Estampas de la vida
(Del álbum familiar)


martes, abril 19, 2022

CON LA FE RENOVADA





Después de dos años en la virtualidad, otra vez, volvimos a disfrutar presencialmente de la patrimonial "Semana Santa en Tunja" con la masiva asistencia de los fieles creyentes. El común denominador en los eventos religiosos, las homilías y las manifestaciones artísticas fue el clamor por la paz, la reconciliación y la concordia en detrimento de la polarización ideológica que nos agobia últimamente debido a la época electoral. Con la fe renovada y la esperanza latente, el "Domingo de Pascua" se realizó con suma alegría la tradicional "Procesión del Señor Resucitado" y, de esta manera, se dio por culminada la celebración de la "Semana Mayor" amparados por el buen amor de un Cristo vivo en nuestros corazones.


    RESURRECCIÓN
(Sonetillo)

Por la paz y la concordia
un anhelo, simplemente,
es el ruego de la gente
que implora misericordia.

Que se acabe tanta incordia
entre el pobre y el pudiente,
que la cruz del penitente
sea el amor, no la discordia.

Pascua de Resurrección,
de esperanza y de alegría
e imperturbable ilusión.

¡Oh, Señor, que en este día
reine en cada corazón:
 de tu aura... la compañía!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La Resurrección
(Alcaldía de Tunja)


domingo, abril 03, 2022

EL PUEBLO DE LOS MÍOS





Los recuerdos, traídos por los vientos de abril, no se reconfiguran ni se mezclan sino que llegan en orden cronológico, uno a la vez, cual si fueran las cuentas de un rosario. Las imágenes pasan ante mis ojos cuadro a cuadro, como una película en cámara lenta o como fotografías que han quedado impresas en el libro de la vida: la infancia, la adolescencia, la juventud, el primer amor, los amigos, los prados, el bosque, el valle, las colinas, los caminos, las calles, la iglesia, la escuela, el colegio, el tren, la casa paterna, la voz de los viejos y el apacible rumor de los ríos al pasar. Todo, todo suma, todo se conjuga en un maravilloso paisaje de vivos colores y... entre las montañas, cual león dormido, mi pueblo querido.

No se ve crecer la hierba, pero crece; no se ve pasar el tiempo, pero pasa.

MI PAZ DE RÍO
(Lizaraejoa entrelazado)

Al pie de una montaña, bañado por dos ríos,
como si fuera un cuadro de mágicos fulgores:
se contempla a lo lejos el pueblo de los míos.

Allá están preservados los nativos candores
entretejiendo inviernos y dorados estíos,
serenas añoranzas de los tiempos mejores.

Al pie de una montaña de verdes atavíos
mi pueblo resplandece bajo claros albores,
aún se ven rezagos de bosques y plantíos.

Allá sufre mi pueblo sus perpetuos dolores
y clama por justicia con renovados bríos,
la tierra do naciera... fortín de mis amores.

Como si fuera un cuadro de mágicos fulgores
entretejiendo inviernos y dorados estíos,
mi pueblo resplandece bajo claros albores
y clama por justicia con renovados bríos. 

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paz de Río, Boyacá
(Carlos Darío Mejía)


Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Ingeniero de profesión, obrero de las letras por heredad, vocación y sincero amor al arte. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Nacido el 23 de abril de 1952 en la población de Paz de Río, Boyacá (Colombia).

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog