domingo, mayo 31, 2020

POR EL CAMINO VAMOS





Como un camino real, de aquellos que transitaron los abuelos, así es el camino de la vida. De tierra o empedrado, con flores o con espinas, llano o empinado, con sombra o con sol, con lluvia o con verano, ancho o angosto, solos o acompañados... de cualquier manera sea, tenemos que recorrerlo para bien o para mal. Aunque no lo parezca, es un camino muy transitado, todos queremos avanzar para llegar a la meta y para lograrlo tendremos que abrirnos paso soportando los avatares del destino, sorteado los obstáculos y, sin importar cuántas veces tropecemos, caigamos y volvamos a caer: tendremos que levantarnos para continuar la marcha. La vida no da ninguna tregua, tenemos que seguir andando e inevitablemente hay que ir hasta la meta, aun cuando no conozcamos la distancia a recorrer.


AVATARES
(Lizaraejoa)*

Al soñoliento avance de incautos peregrinos
la vida es un camino con muchos avatares,
de rosas y azucenas, de cardos y de espinos.

La suerte me depara las penas y alegrías
que ocultan a lo lejos mis cándidos anhelos,
como se oculta a veces el brillo de los días.

En mi soñar exhausto procuro ser paciente
y vago por el mundo cargando mil pesares,
arrastrando cadenas de agónico doliente.

Mas no es tristeza todo ni vana la quimera
en la noche silente que acuna mis desvelos,
si cantan los cenzontles y abriga la palmera.

La vida es un camino con muchos avatares
que ocultan a lo lejos mis cándidos anhelos,
y vago por el mundo cargando mil pesares
en la noche silente que acuna mis desvelos.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El camino real
(villegaseditores)


viernes, mayo 29, 2020

TRABAJANDO SIN TREGUA





Las valerosas familias campesinas han sido pilar fundamental durante esta pandemia para que, en gran parte, el departamento de Boyacá haya contribuido a garantizar la seguridad alimentaria de los habitantes de las ciudades en las distintas regiones del país con una gran oferta de sanos, nutritivos y variados productos tales como: papa, frutas, legumbres, hortalizas, tubérculos, trigo, cebada, maíz, caña panelera, plátano y café entre otros. Boyacá es en el contexto nacional uno de los departamentos agrícolas por excelencia y la incansable persistencia de las gentes que habitan nuestros campos es ejemplo de tezón y laboriosidad sin medida. Para ellos nos hay cuarentena, nos hay días festivos, no hay tregua, ellos trabajan todos los días de sol a sol y merecen profundo respeto como prueba de agradecimiento a su importante labor... sin ellos no habría comida en nuestras mesas.


LABRIEGOS
(Lizaraejo)*

Con su ruana, sombrero y azadón
el campesino inicia la jornada
con inmensa alegría e ilusión.

No le tiene temor a la pandemia
pues el barbecho su cariño espera
y la semilla al germinar lo premia.

Las ovejas, las vacas, las gallinas
y las aves que vuelan en bandada
son las acompañantes vespertinas.

El arroyo, las ranas y los grillos
le cantan serenata mañanera
al coro sin igual de gorrioncillos.

El campesino inicia la jornada
pues el barbecho su cariño espera,
y las aves que vuelan en bandada
le cantan serenata mañanera.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Campesino boyacense
(Gobernación de Boyacá)


*Lizara-Rima


miércoles, mayo 27, 2020

DESDE LA TRINCHERA





Es inevitable, la obligada cuarentena tendrá que terminar algún día, la presión de los gremios junto a la insensatez de algunos, dejarán en segundo plano la salud del pueblo y el bien común. A partir de ese momento tendremos que cuidarnos por nuestra propia cuenta, tendremos que atrincherarnos para repeler la amenaza del coronavirus, nos queda solamente la fe y el ánimo para intentar sobrevivir en medio del fuego cruzado. Aunque nos quiten la talanquera no podemos salir en estampida, el peligro sigue latente y de nosotros depende la sobrevivencia, está en nuestras manos. Los abrazos, los besos, el apretón de manos, las tardes en el parque y las charlas entre amigos nos estarán esperando. 


RESILIENCIA
(Lizaraejillo)*

Y... mayo también se fue
en tiempos de cuarentena,
pero nos queda la fe.

En estos días aciagos
la vida se hizo apacible,
a pesar de los estragos.

Un esfuerzo necesario
aunque parezca condena,
no es el golpe lapidario.

Con asomos de la muerte 
vivir aún es posible,
no está sellada la suerte.

En tiempos de cuarentena
la vida se hizo apacible,
aunque parezca condena
vivir aún es posible.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Stop al virus
(De la Internet)


*Lizara-Rima 


viernes, mayo 22, 2020

EN BARQUITOS DE PAPEL...





Mientras llega el feliz día en se nos permita volver a correr por los campos o a caminar sin prisa por las calles de la ciudad y de nuevo haya niños jugando en los los parques: podemos imaginar que somos avioncitos o barquitos de papel yendo por cielos y mares o por ríos de colores al compás del melodioso trinar de los pajaritos que nos miran al pasar. Imaginemos que la hermosa primavera nos acompaña, que el sol nos pinta la cara y que el viento alegre nos trae los recuerdos de tiempos mejores, tiempos que hoy añoramos, pero que sin duda tendrán que regresar algún día... cuando se vaya la niebla.


FIESTA DE COLORES
(Jotabemo dodecasílabo)

Floreció la malva, despuntó el clavel
y de colorines se tiñó el vergel.

Voló la torcaza, trinó el ruiseñor
y las mariposas van de flor en flor;
canta el arroyuelo su canción mejor
y muestra el paisaje sereno candor.

Refulge la rosa y aroma el jazmín
y la primavera se muestra por fin.

El sol nos calienta y broncea la piel
gracias a la santa mano del Señor,
que bendice todo de norte a confín.
-
Lo que acibarado ya es jugosa miel,
como azúcar dulce es ahora la hiel.

Casilda, la bruja, se volvió un primor
y con su varita nos pinta de amor;
el malvado cuervo se hizo picaflor 
y de buenas nuevas es el portador.

Suenan las campanas, también el clarín
y sus bendiciones nos da un querubín.

Barcos y avioncitos hechos de papel
por cielos y mares viajan a vapor:
repartiendo besos... de chocolatín.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Foto intervenida
(De la Internet)

miércoles, mayo 20, 2020

CUANDO PUEDAS REGRESAR





A veces, algunas veces, la tristeza cuelga nido en los pliegues de su alma... y se la ve por ahí silenciosa y distraída como ida de este mundo. Frente a la ventana, con la mirada fija en la nada, parece esperar alguna respuesta a su anhelar, parece pregustarse hasta cuando, hasta cuando lejos del amor soñado. Están separados físicamente, pero se mantienen unidos con el pensamiento, dos corazones en uno, dos penas en una, dos ilusiones perdidas entre la bruma de la distancia obligada. La contemplo entristecida e imaginando su pesar quisiera decirle algo que la reconfortara, pero no soy capaz, las palabras se atragantan y los ojos se humedecen al igual que los cristales del ventanal empañado. Tal vez el amor que guarda le ayude a soportar, tal vez su pobre alma compungida no se canse de esperar.


QUIZÁS
(Sonetillos ingleses)

I
Quizás, abrazo, regreses 
cuando puedas regresar,
para compensar con creces
 los que no he podido dar.

Una propia y otra ajena
 son dos almas doloridas,
triste y amarga condena
las ilusiones perdidas.

Si para encontrarte amor
tengo que ser errabundo,
cual viajero picaflor
te buscaré por el mundo.

Regresarás... algún día,
cuando puedas, alegría.

II
Quizá, alegría, regreses
cuando puedas regresar,
para tenerte mil veces
como chiquillo al jugar.

Una propia y otra ajena
son dos risas compartidas,
mi alma de ilusiones llena
hará lo que tú le pidas.

Si tuviera en mi dolor
el gesto del moribundo,
bastaría tu candor
tan sólo por un segundo.

Regresarás... algún día,
cuando puedas, vida mía.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Foto intervenida
(De la Internet)


viernes, mayo 15, 2020

SESENTA DÍAS DESPUÉS





Esta mañana, después de casi dos meses de estar confinado en mis aposentos sin salir ni siquiera a la esquina, por fin me atreví a caminar por los alrededores de mi barrio. Como el gobierno municipal desde hace algunos días, permite a los mayores de sesenta años salir una vez por semana, resolví dar un corto paseo hasta la plaza principal que está a tan sólo cinco cuadras de la casa y, de esta manera, contemplar el panorama en medio de la pandemia. Todo me pareció extraño: la ciudad solitaria, los comercios cerrados y las pocas personas que tenían permiso para circular parecían zombies detrás de los tapabocas corriendo apurados sin mirarse los unos a los otros, cada quien en lo suyo sin contacto social. Pero en medio de la desolación la ciudad se veía bonita, aseada y tranquila, con un ambiente apropiado para caminar y disfrutar de la arquitectura colonial que tanta historia conserva.


CAMINATA
(Soneto)

La solitaria plaza parecía
arrancada de algún pueblo olvidado,
ni un alma en el entorno se veía
y todo se encontraba desolado.

A caminar salí,  puesto que hacía
dos meses del encierro decretado, 
y el cuerpo resentido me crujía
cual fuera galeón desvencijado.

Tobillos y rodillas, codos, manos
y, la espalda también, daba señales
de ser vieja bisagra ya oxidada.

La falta de ejercicio a los ancianos
les pasa la factura, con los males,
que llegan tras la edad acumulada.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Plaza de Bolívar, Tunja
(De la Internet)

domingo, mayo 10, 2020

EN LA TARDE UMBRÍA





Antes de terminar la segunda botella, el pobre hombre se quedó profundamente dormido, tendido en el sillón que estaba junto al equipo de sonido. Había estado casi toda la tarde escuchando música vieja, añorando los tiempos idos al calor de algunas copas de vino y recordando a su querida madre ausente. Se encontraba solitario en medio del encierro obligado que la emergencia sanitaria imponía, se sentía desamparado y rogaba al cielo le diera alguna lucecita de esperanza. Así, dormido, pasó toda la noche. Su señora esposa lo abrigó con una manta de lana, bajó el volumen de la música, apagó las luces y lo dejó sumido en su sopor. Los primeros rayos del sol mañanero le dieron en la cara y despertó de súbito, pero era otro... estaba feliz, tenía en el brillo de sus ojos la luz anhelada, nunca más estaría solo.

En el día de las madres... un recuerdo, nada más.

SUEÑO CELESTIAL
(Jotabé entrelazado)

Rebosaba la copa y él, absorto,
contemplaba la espuma del oporto

e incubaba su mente pendenciera
una infausta y agónica quimera:
que tal vez en el vino apareciera
un ángel, y su pena detuviera.

Madre querida, dulce madre mía,
anhelo estar contigo en este día.

Contigo voy, a nadie ya le importo
  y no soporto más tan larga espera;
en su febril delirio... repetía.
-
Dormido se quedó y, en su agonía,
soñó ser ave que en la tarde umbría

erraba inconsolable por el mundo
en busca incierta de nidal fecundo;
y en el sopor de su soñar profundo
a su regazo fue, sólo un segundo.

De rosas blancas le tendió un tapiz,
e inventó un cielo con azul matiz.

Besó su frente y tal como quería
  príncipe fue, ya no más vagabundo,
y... de su sueño, despertó feliz.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: Una rosa blanca

(De la Internet)

viernes, mayo 08, 2020

JOTABEROS POR LA PAZ





Intentando estaba, entre dormido y despierto, destapar la bolsa del café para preparar el acostumbrado primer 'tintico' de la mañana, cuando sonó el timbre del teléfono celular y recibí un sorpresivo e interesante correo electrónico: "Muchas felicitaciones querido poeta ha ganado el Primer Premio del Concurso 'Poetas Jotaberos por la Paz', adjunto el diploma y todo el fallo, la Antología saldrá antes del fin de mes. Abrazo". Este concurso fue proclamado desde la ciudad de Salta en Argentina por la poeta embajadora de la Rima Jotabé y de la Cadena Mundial para La Paz: María Herrera. El concurso tuvo como Jurados a reconocidos poetas y como presidente del mismo al creador de la Rima Jotabé Juan Benito Rodríguez Manzanares. Agradezco a la organización y a los honorables Jurados.


UN SÍMBOLO
(Jotabé con estrambote)

La poesía, es símbolo de amor,
cual el perfume de la hermosa flor

que despunta por cada primavera
y alegra corazones por doquiera;
la poesía, con verdad sincera,
es sosiego y es dicha duradera.

Es puente y es camino bendecido
hacia la paz que no se ha conseguido.

Pero… tal vez, logremos a tenor
de alguna dulce pluma lisonjera,
encontrar el camino ya perdido.

¡Oh!, mi Señor, te pido,
por el destello que en tu cruz fulgía:
nos des la paz signada en poesía.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágene: Diploma del Primer Lugar
(Cadena Mundial por la Paz)


miércoles, mayo 06, 2020

EN EL PECHO MI BANDERA





El amor patrio está por encima de todo, no me cabe la menor duda, pero hay cosas que duelen y que entristecen mucho el alma, no solamente en estos oscuros tiempos de pandemia, sino desde tiempos inmemoriales. Todos, absolutamente todos los males que aquejan a mi patria querida tienen sus raíces en la "corrupción", una pandemia más devastadora que el propio coronavirus, una epidemia muy arraigada y que a veces miramos con ciega indiferencia que casi raya en la complicidad, bien sea por conveniencia o por ignorancia. Hospitales, escuelas, acueductos, carreteras y muchas otras obras convertidas en elefantes blancos e infinidad de notorias injusticias sociales que serían interminables de enumerar en aspectos tales como: salud, educación, vivienda, empleo, servicios públicos y, para colmo de males, se aúnan la violencia y el abandono estatal... Dios nos ampare, decía mi abuelo.


RETAHILANDO

En el pecho mi bandera
la porto con emoción
y con sublime amor patrio
se hincha mi corazón,
mas algo dentro del alma
me produce desazón:
es un mal insoportable
que se llama corrupción.

Ayer por la mañanita
no le miré al sol su brillo
y pesé pa'mis adentros
se lo robaría algún pillo
d'esos que andan de corbata
sin dejar ver el colmillo,
pero que tienen las garras
afiladas al dedillo.

En esta patria señores
en cualquier calle o esquina
ladrones de cuello blanco
y avaricia de la fina 
reparten el presupuesto
en la tarde sabatina,
juegan polo, toman güisqui
y nos dejan en la ruina.

Ayer por la mañanita
no "vide" al sol encendido
y pensé pa'mis adentros
quién sabe cuál malnacido
lo habrá querido tapar, 
como han tapado el torcido
de la plata'el hospital
que jamás se ha construido.

En esta patria señores
en cualquier club señorial
los malandrines de siempre
se reparten el "tamal"
y después del lo causado
no dan ninguna señal,
pisoteando impunemente
la Bandera Nacional.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: Orgullo colombiano

(De la Internet)

lunes, mayo 04, 2020

EL MUNDO SUENA EN JOTABÉ





El poeta y gestor cultural Edwin Antonio Gaona Salinas, embajador de la Rima Jotabé en Ecuador, ha lanzado ya el Tercer Concurso Internacional de Poesía "El Mundo Suena en Jotabé", este año desde Quito, la capital de nuestra nación hermana. El evento es un concurso abierto a los poetas del mundo que compongan poemas estróficos en alguna de las variantes de esta novedosa y armónica estructura poética con la cual es posible componer poesía neoclásica sin perder el encanto lírico que nos han brindado la rima y la métrica tradicional. La "Rima Jotabé" fue creada en el año 2009 por el escritor y poeta Juan Benito Rodríguez Manzanares, en la ciudad de Valencia, España. Al día de hoy, cuenta con un amplio reconocimiento en el ámbito literario y son muchos los poetas que la están utilizando para plasmar sus creaciones. Entonces, amigos, los invito a "Jotabear" y a participar en el concurso.


VAGAROSA
(Dos Jotabé con estrambote)

I

La "Rima Jotabé" cual mariposa
con donaire pasea vagarosa.

Airosamente va de flor en flor
y en corazones posa su candor,
expresión más sublime del amor
que alivia la tristeza y el dolor.

Son sus odas un mágico sentir
e impoluto aliciente del vivir.

La "Rima Jotabé", sí es blanca diosa,
que brilla con magnífico esplendor
y entrega al firmamento su existir.

II

Como un candil la veo refulgir
en el sendero de mi porvenir.

¡Oh!, poesía... mariposa al vuelo
en cuyas alas he subido al cielo,
y en un lienzo de suave terciopelo
el verbo da razón a mi desvelo.

Ella es el estandarte de mi fe,
el puerto que de niño imaginé. 

Sus versos hacen claro el discurrir
y, se sublima mi constante anhelo,
si el poema es en "Rima Jotabé".

Aromas de café,
en once trazos que le dan acierto:
a esta locura de soñar despierto.

__________________

Mi Medalla del Primer Lugar 
Segunda Versión - 2019


AQUÍ SE PUEDEN LEER LAS BASES DEL CONCURSO

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen superior: Afiche Promocional

viernes, mayo 01, 2020

EN EL DÍA DEL TRABAJO





A la mano de Dios, como reza el dicho, voy a ponerle un poquito de humor a esto de la cuarentena y para tal fin, me he inspirado en la situación de mi compadre Juancho que se la pasa todo el día dando quejas y llorando. Le compuse unas décimas, en honor a su obediencia, para que se las dedique a su señora a ver si le quita el mal genio, pues dizque ella es muy brava y que lo saca de quicio con absurda cantaleta: «Que si esto, que si lo otro, que si ya está la comida, que si ya ordenó la casa, que la ropa bien planchada, que el juguito de naranja, que la papaya picada y que no se haga el pendejo con el tinto en las mañanas» me dice que ella le dice y suelta la carcajada. Ahí le va pues, compadrito, no se deja amilanar por la señora Facunda, mejor póngase a cantar que yo le hago la segunda.

Ay, ay, ay, ay, ay...  ya no sé qué hacer. 
Ay, ay, ay, ay, ay... con esa mujer.

PA'QUE AFINE

Se está poniendo pesado 
esto de la cuarentena,
francamente me da pena
vivir tan atolondrado.
Mi mujer me ha regañado
por no cumplir las labores
que con besos y primores
cada instante me delega,
y si no lo hago me pega
con el jarrón de las flores.

Cuesta arriba está el asunto
con esto de la pandemia,
he dejado la bohemia
y no salgo del conjunto.
 Muy desde las seis en punto
lave la ropa y cocine:
«tome mijo, pa'que afine,
el fregador o la escoba
y ordene pronto la alcoba
 antes de que el hambre trine».

Ya ni para qué yo le hablo
a esa señora tan brava,
si esta penuria no acaba
me va a llevar es el diablo.
Parezco burro en establo
acongojado y muy triste,
cual pájaro sin alpiste
  encerrado todo el día...
¡vaya!, suerte tan impía
y qué terrible despiste.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: El amo de casa

(De la Internet)

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog