miércoles, mayo 27, 2020

DESDE LA TRINCHERA





Es inevitable, la obligada cuarentena tendrá que terminar algún día, la presión de los gremios junto a la insensatez de algunos, dejarán en segundo plano la salud del pueblo y el bien común. A partir de ese momento tendremos que cuidarnos por nuestra propia cuenta, tendremos que atrincherarnos para repeler la amenaza del coronavirus, nos queda solamente la fe y el ánimo para intentar sobrevivir en medio del fuego cruzado. Aunque nos quiten la talanquera no podemos salir en estampida, el peligro sigue latente y de nosotros depende la sobrevivencia, está en nuestras manos. Los abrazos, los besos, el apretón de manos, las tardes en el parque y las charlas entre amigos nos estarán esperando. 


RESILIENCIA
(Lizaraejillo)*

Y... mayo también se fue
en tiempos de cuarentena,
pero nos queda la fe.

En estos días aciagos
la vida se hizo apacible,
a pesar de los estragos.

Un esfuerzo necesario
aunque parezca condena,
no es el golpe lapidario.

Con asomos de la muerte 
vivir aún es posible,
no está sellada la suerte.

En tiempos de cuarentena
la vida se hizo apacible,
aunque parezca condena
vivir aún es posible.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Stop al virus
(De la Internet)


*Lizara-Rima 


14 comentarios :

  1. Mayo se acaba y la puerta se entreabre para poder salir a ver los estragos de la pandemia por donde quiera que haya pasado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Vivir todavía es posible siempre y cuando cumplamos todos las normas preventivas...pero desgraciadamente hay demasiados irresponsables que nos ponen en peligro a todos.Bello poema Rafael.Saludos

    ResponderEliminar
  3. La pausa impuesta nos hace reflexionar, cada uno de nosotros debe hacerse responsable escuchando los consejos de los especialistas en salud, la política siempre mete su nariz, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  4. Que siempre esté la sonrisa y el humor en nuestros corazones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por tu creación. Me gusta el ritmo y la delicada sencillez de los versos.

    Besos para repartir, trovador.

    ResponderEliminar
  6. Y si no fuera por la fe la cuarentena habría sido un infierno y no niego que se la parecido bastante, demasiado tiempo, demasiadas decisiones erróneas, demasiada gente con hambre. Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  7. Sí vivir sigue siendo posible aún en la cuarentena.

    Bonitos versos...

    Besos y lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Hay que darle musica y valor a la esperanza y como dices, un día de vida agradecer al fin de seguir caminando...y agradecer y pedir por los que se ariesgan cada día para enfrentar esta situación.

    a seguir cuidándose!

    ResponderEliminar
  9. Bonito sonetos que describes con elegancia, tu opinión, sobre la pandemia.
    Abrazo hasta tu Colombia.

    ResponderEliminar
  10. Amamos tanto la vida, que nos adaptamos a cualquier situación o circunstancia. Vivir es eso: adaptarse y evolucionar. Lo has dicho muy bonito, Rafael, como de costumbre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Y los meses pasan y pasarán, esperemos amigo ser conscientes del problema que nos acecha y tengamos la mente fría y serena para no olvidar todo lo sucedido y volver a recaer, las recaídas siempre suelen ser peores. Unos preciosos versos cargados de esperanza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Vivir será cada vez más un riesgo, un desafío... Pero lo lograremos, amigo Rafael, y mejorar también.

    Abrazo grande, Poeta!!

    ResponderEliminar
  13. Bien lo dices que se puede vivir, así haya que esperar, y no es condena. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  14. Rítmico, cierto y bello. Gracias. Besos

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog