lunes, abril 24, 2017

TIPLECITO DE MI VIDA





La música de cuerdas fue su gran pasión: tocaba la guitarra, el requinto y la bandola, pero su consentido era el "tiple", el tiple colombiano en el cual interpretaba los aire andinos con sutil maestría, en especial, los correspondientes al folclor boyacense. Era ya un patriarca, mas tenía la actitud de un muchacho y, haciendo sonar su tiplecito, nos daba ejemplo de amor por nuestras verdaderas raíces musicales. Se nos marchó al más allá el día jueves pasado dejándonos su estela de nobleza y pulcritud. De todo corazón deseo que el Señor lo tenga en su gloria y acompaño con cariño a su respetada familia en estos difíciles momentos. Descanse en paz don Tito Navas, lo recordaremos por siempre.


DON TITO NAVAS

Tito Navas, notable Pazricense
que deja un gran legado cultural,
con su tiple colgado siempre al cuello
 rescatando el folclor tradicional.

Con bambucos, guabinas, torbellinos,
pasillos o algún ritmo tropical:
nos brindaba don Tito su alegría
y su inmenso talento musical.

Ejemplar como padre, buen esposo,
caballero sin par, varón prudente
y amigo como pocos en la vida.

Mi corazón dolido y pesaroso
  hoy lamenta decir que tristemente…
nos deja un gran vacío su partida.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Del facebook

  

lunes, abril 17, 2017

EL VIEJO DEMETRIO...





Cuando el enterrador echó la última palada, y la tierra se tragó para siempre a "ña" Soledad, el viejo Demetrio se restregó los ojos llorosos, agachó la cabeza, se santiguó suspirando y con el alma en mil pedazos caminó alejándose lentamente sin volver la vista atrás.  Al poco tiempo, abandonó la casa, se fue a un pueblo cercano, alquiló un cuarto en un vetusto hotel y allí vivió solitario por los últimos quince años de su vida, trayendo todos los lunes un ramo de flores a la fosa de su amada. Murió hace algunos días, y cumpliendo con sus deseos, lo sepultaron junto a "Solita", como él la llamaba.


COMPAÑERA

Tú que me haces compañía
en el corazón viviendo,
me das fuerza, fe y coraje
para seguir resistiendo.

Eres dulce amor silente
besándome como el viento,
eres el hoy, el mañana
y estás en mi pensamiento.

Tú que vas en mi equipaje
como tiempo y golondrinas,
por caminos florecidos
o por calles con espinas.

No me detengo y avanzo
aunque sea pesadamente,
comparto mis alegrías
y sufro calladamente.

Tú que me enseñaste a ser
corderillo o tigre fiero,
a poner la otra mejilla
o a golpear de primero.

Has compartido conmigo
venturas y desventuras,
luna de incontables noches
y sol de mis andaduras.

Tú que conoces mi vida
y mi forma de pensar,
sabes bien que de lo poco
puedo dar y convidar.

Para el amigo la mano
y para el que no, también,
para el primero un abrazo
y para el segundo cien.

Tú, y únicamente tú,
  conoces de mis verdades...
de los momentos felices
y de mis calamidades.

Tú, y únicamente tú:
¡Soledad de soledades!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: De la Internet

domingo, abril 16, 2017

UNA PESADA CRUZ...





"Una pesada cruz vamos llevando por el camino amargo de la vida". Pasan y pasan los siglos desde aquel lejano día de la crucifixión de Jesús y la humanidad no aprende: guerras, masacres, atentados, corrupción, desamor, huérfanos, viudas, secuestros, mentiras, codicia, maltrato, traición, trampas, miseria, asesinatos, narcotráfico y desastres provocados por crueles manos devastadoras. Día tras día, los inescrupulosos le agregan más peso a la cruz, cada nueva maldad es otro latigazo sobre nuestras espaldas, nos llevan paso a paso hacia el calvario sin permitirnos chistar... ellos tienen el poder.

Dios crió al hombre recto, y el mismo hombre
se enredó en infinitas cuestiones y peligros.
Eclesiastés 7.30

EL VIACRUCIS

I
Te condenaron a muerte, no escucharon el llamado,
de la voz que predicaba alejaos del pecado.

II
Abrazaste aquella cruz con amor a manos llenas,
y pagaste con tu vida las tantas deudas ajenas.

III
Bajo el peso del madero tu boca la tierra besa,
la misma tierra que ahora de la maldad vive presa.

IV
Cual el llanto de tu madre cuando te abrazó al pasar,
ríos de sangre a torrentes tiñen de rojo la mar.

V
El Cirineo quien te ayuda a cargar con vuestra cruz,
es el pobre que te implora ten piedad Señor Jesús.

VI
La Verónica enjugando tu bello rostro sagrado,
intenta borrar las culpas del opresor desalmado.

VII
De nuevo tu cuerpo herido se desploma y cae a tierra,
igualmente se derrumba el mundo bajo la guerra.

VIII
A las dolientes mujeres les ofreciste consuelo,
sin embargo aún esperan ver realizado su anhelo.

IX
Por tercera vez caíste y otra vez te levantaste,
pero volver bueno al malo, ¡oh! Señor, no lo lograste.

X
Te arrancan las vestiduras y a la suerte las realizan,
como juegan con la vida quienes matan o esclavizan.
  
 XI
Soportaste los tres clavos intentando redimirnos,
a pesar del sacrificio no lograste persuadirnos.

XII
Moriste por nuestras culpas en la cruz sacrificado,
hoy el calvario lo sufre un pueblo martirizado.

XIII
En los brazos de María reposaste estando inerte,
muchas como ella padecen de sus vástagos la muerte.

XIV
Amortajaron tu cuerpo unos hombres bondadosos,
bondad que necesitamos en tiempos tan azarosos.

XV
Venciste dolor y muerte con tu poder celestial,
  mas no pudiste vencer a la injusticia social.

La humanidad entera tendrá nueva ilusión:
cuando tu amor florezca en cada corazón.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.


domingo, abril 09, 2017

UN DÍA POR EL CORAZÓN





Fue muy emocionante ver a tanta gente reunida en torno al deporte de las bielas. Sucedió en el 5° Gran Ciclopaseo Comfaboy "Un Día Por Tu Corazón" realizado el pasado domingo dos de abril con algo más de 1.500 personas asistentes a la cita para emprender una travesía de 71 kilómetros con dificultad media-alta que permitió a los deportistas contemplar la geografía de varios municipios cercanos a la ciudad de Tunja, capital de Boyacá. La agreste topografía y el ardiente sol no fueron impedimento para que estos participantes cumplieran el objetivo propuesto. Cinco incesantes horas de pedaleo, demostraron una vez más, que el ciclismo es el deporte bandera de los boyacenses.


PEDALEANDO

Es muy bonito sentir
el viento pleno en la cara,
y gozar de la emoción
que pedalear nos depara.

Contemplar de lado a lado
las montañas y pasturas,
los paisajes bajo el cielo
semejan bellas pinturas.

Dos ruedas pueden llevarte
hasta donde quieras ir,
las piernas marcan el ritmo
del corazón al latir.

Los obstáculos no importan
sin dudarlo lo adivino,
mientras haya voluntad
para enfrentar el camino.

Vamos queridos amigos
salgamos a pasear,
pues el día nos convida
a correr y a disfrutar.

Iremos por las veredas
bajo el sol abrazador,
el pecho llevando henchido
bañado por el sudor.

El ciclismo es para mí
el deporte más bonito,
los invito a pedalear
aunque sea despacito.

___________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.




Imagen superior: El Ciclopaseo.
 Inferior: Con mi hijo.


miércoles, abril 05, 2017

TRAGEDIAS ANUNCIADAS





La desatención estatal, la falta de ordenamiento territorial, la pobreza extrema y/o el desplazamiento forzado obligan a la población menos favorecida a construir sus humildes viviendas en zonas de alto riesgo tales como las riveras de los ríos o laderas inestables. Si, a lo anterior, le sumamos la indebida explotación de los recursos naturales y las lluvias inclementes: obtenemos el caldo de cultivo perfecto para tragedias anunciadas, como la ocurrida días atrás, en Mocoa, Putumayo.

En las riveras de un río por no tener donde más:
hizo el pobre su bohío... hoy sufre como jamás.


AVALANCHA

Allá donde antes había
bosques, lagunas y flores:
cual avaros destructores
sus huellas de cobardía
dejaron esos señores.

Sembradores de la parca
sobre la tierra desnuda,
ante la mirada muda
del que su sino le marca
una daga puntiaguda.

De sus entrañas sacaron
las riquezas escondidas,
la natura destrozaron
y solamente dejaron
las esperanzas perdidas.

La montaña mal herida
comenzó a desmoronarse
y, tras la lluvia caída,
la tierra antes removida
fue al río a depositarse.

Desde la loma arrasada
donde explotaban el oro,
bajó inclemente la riada
en carrera desbordada
resoplando como un toro.

De noche vino la muerte
con su nefasta redada
y, aprovechando al inerte,
selló de un tajo la suerte
de una ciudad olvidada.

Hoy Mocoa está de luto
bajo el lodo sepultada,
y mi corazón enjuto
siente la pena causada.

___________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.




sábado, abril 01, 2017

MOTIVO DE MIS NOSTALGIAS





Cada árbol que florece, cada esquina, cada casa, cada hecho cotidiano me sumerge, sin remedio, en una nostálgica comparación entre lo que era mi pueblo de antes y lo que es ahora después de tantos años. Lleno de añoranzas, recuerdo las calles polvorientas, las casitas de teja, la iglesia de hojalata, la escuelita de Doña Chucha, la agencia de los buses, los billares de Don Rosendo, las rockolas, el pan de Las Natalias, el pitido del tren, el Café Costeñita, el hollín de las estufas, el Puente de Badanique y los hondos pozos de la Motobomba o de la Picachuda donde solíamos nadar. Aferrado a mis recuerdos, trato de mantener vivos los valores de antes, de cuando era un muchacho vigoroso y soñador.

Regresar a mi tierra es todo lo que ansío,
y morar para siempre allá en mi Paz de Río.


CALLECITAS

Por estas mismas calles di mis primeros pasos,
por estas mismas calles que me vieron crecer;
calles de mis ayeres, también de mis ocasos,
quisiera que mi infancia volviera a florecer.

Callecitas de antaño, de recuerdos escasos,
que conservo en el alma con todo mi querer;
no importarían golpes ni penas ni fracasos,
si en mi pueblo querido volviera yo a nacer.

Volver, volver quisiera, pero cruel es la vida
y, toda mi esperanza parece estar perdida,
volver, volver quisiera a ver entre raíces

la verdadera herencia de mis antepasados.
  Volver, volver quisiera tras huellas y legados...
para vivir de nuevo los años más felices.

___________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Calles de mi pueblo
Carlos A. Lizarazo


Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.