viernes, junio 21, 2019

ENCUENTRO DE ESCRITORES





Durante los días 13 y 14 de Junio se realizó en la población de Iza el "Primer Encuentro Departamental de Escritores Boyacences". El evento, convocó a los independientes y agremiasiones literarias con el propósito de: Generar espacios de reflexión en torno a la implementación de una verdadera política pública que le devuelva a nuestro departamento su importancia literaria a nivel nacional; elaborar un inventario de necesidades para emitir un diagnostico del estado actual de las letras en Boyacá; redactar algunas propuestas que sirvan como base para poder formular un Plan Departamental de Literatura y consolidar La Red de Escritores. El encuentro organizado por la Asociación de Escritores Boyacenses (AESBO), fue todo un éxito y se espera que el documento final llegue hasta las entidades pertinentes y sea el punto de partida para el renacer definitivo de la Literatura Boyacense por años relegada.

A Iza le dedico mi humilde inspiración.


NIDO VERDE
(Jotabea con estrambote)

Tus callecitas tienen románticos rincones,
casonas coloniales, geranios en balcones.

Las praderas florecen y el cielo reverbera 
como si en ti reinara la eterna primavera;
el sol transita lento mientras la luna espera
allá en el horizonte sonriendo lisonjera.

Eres mágica tierra, sin duda un verde nido,
retacito de patria radiante y florecido.

Remanso sempiterno... por místicas razones
en tu apacible suelo la paz es verdadera,
cual la sonrisa leve de infante adormecido.

Tú fuiste el escogido,
bendito Nido Verde porque Bochica quiso:
dejar huella en tus lares creando un paraíso.


__________________







Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen superior: Municipio de Iza
(Foto propia)
Inferior: Algunos asistentes
(Boyacá7días)


martes, junio 18, 2019

CELEBRACIÓN POÉTICA





El 18 de Junio de 2019 se cumplen diez años de la liberación de la primera Documentación Formal de la Rima Jotabé, publicación hecha por el poeta y dramaturgo español Juan Benito Rodríguez Manzanares. Por tal motivo, se ha instituido la fecha de hoy como el "Día Mundial de la Rima Jotabé", con el propósito de enaltecer tal composición estrófica formada por once versos (AA, BBBB, CC, ABC). Esta novedosa estructura ha venido expandiéndose por el mundo entero con el aporte de muchos poetas en diferentes países de los cinco continentes. Como "Jotabero" que soy, manifiesto mi alegría y extiendo felicitaciones a todos los colegas en este importante día para nuestra hermandad poética.


DIEZ AÑOS
(Jotabem)

I

Se inventó don Juan benito
un esquema muy bonito.

Para escribir poesía
rimada y con armonía,
cual hermosa melodía
que deleita cada día.

Sin importar donde esté
me inspiro con un café,

y compongo rapidito
  con desbordante alegría...
un poema en Jotabé.


II

Una década ya tiene
este versar que entretiene.

Que enaltece, que sublima
la poética en su rima,
y nos conduce a la cima
donde el sentimiento prima.

Por eso con emoción
doy mi felicitación.

Y, que la música suene
  en adornada tarima...
al cantar una canción.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Afiche promocional
(Foto de la Internet)


miércoles, junio 12, 2019

CANTANDO BAJO LA LLUVIA





Parado ahí, en el centro de la plaza, aquel hombre más parecía estatua que ser humano. El golpeteo de las gotas al caer sobre el vetusto paraguas y el zumbido de la brisa le servían de acompañamiento a esa vieja canción que entonaba con inusitada energía. "La lluvia... no moja nuestro amor cuando yo estoy feliz, la lluvia... la lluvia no me moja si me miras tú" (cantaba a todo pulmón) con la mirada en alto y en posición de firmes como soldado raso frente a un general. —Dos locos cantan peor que uno —dijo mirándome de reojo cuando me vio parado junto a él—, hágale a ver si logramos que llueva toda la noche pa'que se inunden esas planadas de abajo, allá donde antes del cemento hubo espejos de agua, y así tal vez, la naturaleza se sienta menos triste por la destrucción de los nativos humedales, aquellos lindos pantanos que fueran el hogar de tantas avecillas ya casi extintas por estos humildes lares.


SELVA GRIS

La mano del hombre cruel y destructiva
oculta lo verde tras el gris cemento,
se cambia la esencia de natura viva
por frías baldosas bajo el firmamento.

La absurda avaricia, plaga corruptiva
tiene a su servicio todo el estamento,
destruye indolente con saña furtiva
la flora y la fauna sin remordimiento.

Ya no se contemplan flores amarillas
que sobresalían entre los juncales,
ahora tememos prados de hormigón.

Se fueron muy lejos lindas avecillas
que revoloteaban en los humedales:
la garza, la tingua y hasta el copetón.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Plaza de Bolívar, Tunja
(Foto de la Internet)


sábado, junio 01, 2019

AROMAS DEL AYER...





La cocina era amplia, bastante amplia. Tenía una estufa con mesón de ladrillo y planchas de hierro para hartas vasijas, funcionaba con leña o con carbón mineral y, sobre ella, se calentaban todos los alimentos para la familia. Entre esos cocidos, había una sopa que era mi preferida... la preparaba todos los miércoles la tía Rosalía, nuestra querida y nunca olvidada nona putativa. Aquella sopa era el tradicional "Mute de Cebada Perlada", una joya de la cocina criolla colombiana. Hace algunos días, me vino a la mente esa imagen de la olla de barro que, puesta sobre el fogón, hervía e inundaba la casa con el inconfundible olor a guisantes propios de las deliciosas recetas de antaño, recetas que poco a poco han ido desapareciendo, pero que aún se pueden saborear en alguna casita campesina.


EL MUTE DE CEBADA

La olla de barro hervía encima del fogón
y el olor a guisantes rondaba por la casa;
el humo que salía del rústico buitrón
acompañaba el suave volar de la torcaza.

Mientras, yo disfrutaba en el solar del frente
jugando a las canicas o al trompo de poner;
mirando de reojo y esperando impaciente
el grito que anunciaba la hora de comer.

La sopa preferida de nona Rosalía:
alverjas, habichuelas y granos de cebada;
  choroticos de harina o ruyas le ponía...
además de ahuyama y papa trasquilada.

Los miércoles, sin falta, el día señalado
para comer el plato de tan sabrosas dotes;
era todo un deleite, era manjar soñado,
el Mute de Cebada con ruyas y chorotes.

Quimeras infantiles, recuerdos pasajeros,
olores y sabores de tiempos ancestrales;
anhelos que regresan en años ya postreros,
bocados campesinos, aromas naturales.

Delicias cocinadas al fuego del carbón
o de la leña seca de troncos astillada;
  mi estómago gruñía, saltaba el corazón,
a la espera del plato con Mute de Cebada.

Cuánta tristeza mía, qué añoranza infinita,
ya no se cucharean de ayer esos manjares;
  sazones que en secreto guardaba la nonita...
mi alma recordando se colma de pesares.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paisaje campesino
(contextoganadero.com)


Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo