miércoles, 12 de junio de 2024

LO BONITO DE LA VIDA





Definitivamente, los nietos son un aliento de vida, un regalo maravilloso que el Creador nos permite disfrutar en los años postreros. Martina, la más chiquita, cumplió los ocho años hace algunos días, estuvo muy contenta y recibió varios regalos. Pero, además del kit de arte y el lego constructor, el obsequio más apreciado fue el cocker spaniel que le dió su mamita. Estuvimos muy contentos en la celebración: reímos, cantamos, bailamos y, muy emocionada, Martina disfrutó la fiesta en compañía de su nueva mascota.


MI ANGELITO
(Soneto alejandrino)

Se ilumina mi vida con su tierna mirada
y su mano me lleva por la senda dichosa,
ni la peor tormenta, ni la ruta escarpada
impedirán que brote de mi pecho una rosa.

Va creciendo de a poco resiliente y garbosa
al igual que la aurora tras la noche callada,
es un hada serena, delicada y donosa
y su voz cual trinares de viajera bandada.

Nada existe que pueda perturbar mi alegría
ni opacar la fulgencia de su luz cristalina,
todo en ella florece como el sol cada día.

 Semillita de amores, nietecita divina
que la paz me entregaste con tu sabiduría,
angelito del cielo, mi adorable Martina.




__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El cumpleaños  
(Del álbum familiar)


sábado, 18 de mayo de 2024

PERSONAJES INMORTALES




Los que conocimos a José del Carmen Cuevas y a José Hernando Pinto, que no somos pocos en el pueblo, podemos afirmar que fueron personajes muy populares y estimados por toda la comunidad Pazricense, sin menoscabo de quienes los antecedieron en este mundo terrenal. Sus figuras menudas hacían parte del paisaje cultural en el entorno cotidiano de nuestro municipio. Personajes que, con humildad, entereza y gran calidad humana cumplian su abnegada labor social: el primero, maleta al hombro, nos proveía la leche y la chamiza para el fogón; el segundo, escoba de esparto en mano, se encargaba de mantener las calles perfectamente relucientes y aseadas. 'Josecito' y el señor 'Pinto' descansan en paz, la vida sigue su marcha.


LEGENDARIOS
(Musa de arte menor)

Singulares personajes
que tras el fin de sus vidas,
nos dejan huellas fundidas
como indelebles tatuajes.

Son almas engrandecidas
por la humildad y entereza, 
y a la luz de su grandeza
de eternidad van vestidas. 

Se afirmará con certeza
cuando todo haya pasado,
que su ejemplo fue un legado
de incomparable riqueza.
Demostraron su nobleza
al compás del buen hacer,
y nos dieron a entender
de la vida lo esencial:
ser honesto y servicial
para jamás fenecer.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Josecito y Pinto  
(De la Internet)

domingo, 12 de mayo de 2024

LA ESENCIA DE MI VIDA





A pesar de los años que han pasado, desde su último aliento, sigue viviendo en mi alma y la sigo recordando tan hermosa como la vi a lo largo de su existencia. La recuerdo en cada escuelita que contemplan mis ojos peregrinos; ella fue quien me encaminó por la senda de la poesía, ella quien me enseñaba los poemas para recitarlos en los días celebrados como, por ejemplo, el que daba la bienvenida al receso escolar y en su primera estrofa decía: "Llegaron las risueñas y amables vacaciones, los libros y lecciones ya vamos a dejar; y libres como el viento que juega con las flores, nos vamos ya señores al campo a retozar". 


MADRECITA
(Jotabé con estrambote)

Tu esencia habita en mí, ninfa dormida,
   la luz de tu heredad fulge encendida.

Alimentando sueños por el mundo
llevo el recuerdo de tu amor fecundo;
te guardo en el confín del más profundo
sentir de un corazón meditabundo.

Tu esencia habita en mí, dulce querer,
la estela de tu amor parece arder.

Quisiera en la fatídica partida
 poder contigo estar, por un segundo,
y abrazado a tu vientre renacer.

 De nuevo recorrer
el sendero a la escuela, más bonita,
de tu cálida mano... Madrecita.




¡FELIZ DÍA DE LAS MADRES!

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Tarjeta conmemorativa  
(Del álbum familiar)

viernes, 3 de mayo de 2024

BIENVENIDO MAYO





«Que por mayo, era por mayo, / cuando hace la calor, / cuando los trigos encañan / y están los campos en flor, / cuando canta la calandria / y responde el ruiseñor, / cuando los enamorados / van a servir al amor; / sino yo, triste, cuitado, / que vivo en esta prisión; / que ni sé cuándo es el día / ni cuándo las noches son, / sino por una avecilla / que me cantaba el albor. / Matómela un ballestero; / dele Dios mal galardón. / Matómela un ballestero; / dele Dios mal galardón». (Romancero tradicional español).


PRIMAVERAL
(Soneto)

Comenzó rozagante el mes de mayo
pleno de sol y nardos florecidos,
con pichones posados en los nidos
y el amor contemplando de soslayo.

El sol primaveral es vivo rayo
de luz para los campos afligidos,
es hoguera que abriga los sentidos
y pinta de arrebol el verde sayo.
 
Armonioso el riachuelo se pasea
por la dehesa donde mora el viento,
y la espiga del trigo se menea.

Un cenzontle henchido de contento
las notas de su canto silabea,
y corcheas le pone al firmamento.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Mirla blanca colombiana  
(De la Internet)

martes, 23 de abril de 2024

A LA ESPERA DEL OCASO





Según la dicha es el canto, según el llanto es la pena; morir es una costumbre y vivir una condena que tiene su bello encanto: un almanaque más se ha deshojado, otra vuelta al astro rey ha culminado. El tiempo va pasando e inexorablemente nos vamos acercando al ocaso de la vida. A lo largo del camino tropezamos, rodamos por tierra, nos levantamos y volvemos a tropezar muchas veces mientras avanzamos por la senda destinada, intentando completar nuestra misión en el mundo, con humildad y entereza. Hace falta estar en tierra para levantar el vuelo, y contemplar desde lo alto las huellas de nuestros pasos.


TIEMPO
(Soneto inglés)

Tras el paso del tiempo se remansa la vida
y el alma se sumerge bajo las añoranzas;
se diluyen, se alejan marchitas esperanzas
e inerme el cuerpo busca la fuerza ya perdida.

Es frágil la existencia, de cristal delicado,
y se puebla el cabello de blanca sementera;
se aguarda lo postrero como la tarde espera
que el sol en el ocaso se apague resignado.

Serenidad eterna del espacio escondido
con náufragos errantes perdidos en la nada;
allá donde se encumbra la oscuridad callada
que sepulta recuerdos y apacienta el olvido.

Para vivir por siempre tan sólo es necesario:
morir como lo quiso... Jesús en el calvario.



__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Contemplando el ocaso  
(De la Internet)

martes, 16 de abril de 2024

DESPUÉS DE LA SEQUÍA




Tras una prolongada sequía causada por el denominado 'fenómeno del niño', apenas en el meridiano de un veraniego mes de abril, la naturaleza comienza a renacer en los campos y ciudades con la reciente aparición de las primeras lloviznas. Las fuentes de agua se recargan, las semillas germinan, las flores despuntan, los paisajes se visten de colores y se matizan de verde las montañas, al tiempo que las aves retornan a sus nidos trayendo entre sus alas la explosión de la vida. Henchido de alegría, al ver las maravillas naturales que nos brinda el planeta, le escribo algunos versos al tan querido mes que contempló mi llegada a este mundo.


RENACER
(Cuartetas)

Abril pinta de colores
las auroras de mis días,
y alegra con melodías
el renacer de las flores.

Con gotitas de agua pura
sobre los campos, caída,
acrecienta la hermosura
de esta tierra agradecida.

Abril es la primavera
dibujada en lontananza,
es la brisa lisonjera
aromando la esperanza.

Con el dorado fulgor
en las montañas, posado,
brinda abrigo al picaflor
y a la torcaz y al venado.

Abril, mi querido abril
de abedules y olivares,
¿quién quiso darte el candil
para aluzar mis andares?

Tal vez el Dios infinito
entre las nubes, sublime,
hizo el milagro bendito
que de las penas redime.

Abril, mi querido abril:
diamante, perla y marfil.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: paisaje de abril  
(De la Internet)


martes, 9 de abril de 2024

FRENTE A LA CANTERA





A la orilla de la carretera que desde Duitama conduce a Paz de Río, en el sitio denominado 'La Playa', está localizada la casa de Jesús Alberto Avellaneda Merchán, justo frente a la cantera de la cual derivó el sustento familiar durante gran parte de su vida. Muchas de las viviendas y obras civiles levantadas en mi pueblo natal y sus alrededores fueron ejecutadas con triturados adquiridos en dicho lugar por quienes tuvimos la suerte de ser sus clientes habituales. Era mi rutina, cada vez que bajaba al pueblo, detenerme para saludarlo y compartir con él algunos momentos de jolgorio. Descansa en paz, laborioso y buen amigo.


COTIDIANO
(Lizaraejillo)

La visita de la parca
se está volviendo costumbre
en el pueblo y la comarca.

Bien sea tarde o temprano,
de la muerte ser testigos
es frecuente y cotidiano.

Nos dejan las despedidas
pavesas de extinta lumbre
sobre la tumba, esparcidas.

No hay nada que suplir pueda
la ausencia de los amigos,
profundo un vacío queda.

Se está volviendo costumbre
de la muerte ser testigos;
pavesas de extinta lumbre
la ausencia de los amigos.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Frente a la cantera  
(De la Internet)


jueves, 21 de marzo de 2024

EFEMÉRIDES EN VERSO





La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), durante la Conferencia General de 1999, estableció el 21 de marzo como "Día Mundial de la Poesía". De igual manera, reconoció a la poesía como una manifestación artística en favor de los valores ancestrales, la tradición oral o escrita y aceptó que la palabra es un elemento que dignifica, educa, estructura e integra a los pueblos dándole sentido a gran parte de su lenguaje, tradiciones, costumbres o saberes que han moldeado las culturas del mundo a través de los tiempos. Además, la poesía, desempeña un importante rol actuando como catalizador y propiciando la sensibilización en procura de la paz con verdadera justicia social.


POESÍA
(Sonetillo con estrambote)

La poesía es un paisaje,
una historia, una canción;
una piadosa oración
o un maravilloso viaje.

Puede vestirse de traje,
de ruana o de pañolón;
ser de humilde condición
o tener mucho bagaje.

Sol de un grato amanecer
sobre la tierra florida,
simiente, fuerza y querer.

Es desvelo sin medida,
pero también puede ser:
la bella flor de la vida.

Bien querida
la diosa de mis amores,
el eco de mis clamores.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Día de la Poesía  
(De la Internet)


lunes, 18 de marzo de 2024

RITO ANTONIO DURÁN

 



Ayer se llevó a cabo el sepelio de otro de los buenos amigos que se nos adelantan en el postrero e inevitable viaje a la eternidad. Rito Antonio Durán Calderón, fue uno de ellos, un amigo sincero e incondicional con quien, en las décadas de los ochenta y noventa, compartimos buena parte del camino por motivos tanto de amistad como de trabajo. Son muchos los recuerdos, pero una de sus más notorias cualidades era su franca sonrisa, pues denotaba su amabilidad y su voluntad de servicio en todos los aspectos de la vida. Descansa en paz, entrañable amigo, quedarás inscrito en libro de los que nunca se olvidan.


ADIÓS AL AMIGO
(Soneto)

El amigo gentil, el compañero
de tiempos idos en el calendario,
recorre ya el camino lapidario
hacia la eternidad, viaje postrero.

No es un viaje que sea voluntario
ni requiera equipaje, mas empero,
él preparó con delicado esmero
el fiambre para el alma, necesario.

Adornan el jardín del firmamento
los queridos amigos que se van,
la vida es apenitas un momento.

Perennes en el tiempo existirán
recuerdos de bondad y sentimiento,
del ser que en vida fue: Rito Durán.

__________________


Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Rito y Lida Durán  
(Archivo particular)

viernes, 15 de marzo de 2024

DESVARÍOS DE UN POETA





Sentado junto al fuego, en medio de la noche desdichada y fría, un hombre solitario intenta esconder su dolor entre los versos de un poema que, con mano temblorosa, garabatea mientras su mente divaga en el profundo sopor de los lejanos recuerdos. Cada estrofa es un lamento, una súplica incesante que implora el regreso de su amada ausente, pero ya no hay solución, se ha emitido el fallo: fue juzgado y condenado al olvido total y al abandono por el resto de sus días... en una prisión con barrotes invisibles.


DESENCANTO
(Jotabé con estrambote)

Al abrigo de lumbre titilante
sueña el poeta con su amor distante.

Sus versos se derraman como el llanto
en un diluvio de agonía y canto,
mientras la bruma lía en frío manto:
del bardo, cruel dolor y desencanto.

Ella era la nereida más amada,
la inspiración de gracia regalada.

Pero se fue tras el confín mutante
que convierte la luz en un espanto,
de indómita quietud descontrolada.

No queda casi nada
de aquel ayer colmado de terneza,
al vate lo consume la tristeza.

(Finalista del XIII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé)



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Junto al fuego  
de la Internet 

viernes, 8 de marzo de 2024

MUJERES INSPIRADORAS





La señora Carmen Estupiñán, campesina boyacense, natural del municipio de Tasco (Boyacá) reside en la vereda el 'Pedregal' en donde, apaciblemente, transcurre su vida fabricando canastos hechos con esparto, oficio artesanal heredado de sus antepasados. Ella hace parte de la cuarta generación de mujeres que se dedican a este oficio ancestral y su deseo más grande es poder preservar esta práctica enseñándole a sus descendientes. Honremos la fuerza, talento, sabiduría y amor de mujeres que enaltecen nuestro patrimonio cultural; creadores populares, gestoras y guardianas de tradiciones que desempeñan una labor imponderable en la preservación de los saberes y costumbres que hacen parte de la auténtica boyacensidad.


LA CESTERÍA
(Musa de arte menor)

Bendito oficio ancestral
de mujeres artesanas,
campesinas soberanas
del hacer tradicional.

Con fibra de oros y granas
que al esparto lo enaltecen,
hacen cestos que parecen
guirnaldas y filigranas.

En la memoria florecen
los saberes de los viejos,
como invaluables trebejos
en el alma permanecen.
Son artes que reverdecen
nuestra boyacensidad,
porque exaltan en verdad
el ancestro campesino,
y nos muestran el camino
para ir a la eternidad.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Sra. Carmen Estupiñán  
Sec. Cultura y Patrimonio de Boyacá 

viernes, 1 de marzo de 2024

LA DAMA DEL ASCENSOR





De antemano sabía que era un imposible lograr su quimérico objetivo, pero lo intentaría de todas maneras. Aquella hermosa y encopetada mujer de porte señorial, la de la alta sociedad, la misma que lo saludó con indiferencia cuando coincidieron el ascensor: no se iba a fijar en un hombre ya entrado en años, de humilde condición y, para colmo de males, amante de la bohemia. El domingo, se levantó temprano, se arregló con sus mejores galas, escribió un poema de amor, compró un ramo en la floristería y fue a esperarla justo al frente del lujoso edificio donde la vio por primera vez. Con total respeto, bella dama le dijo, ofrezco a usted estas flores en señal de admiración. «¡Imbécil, no me gustan las flores!», fue su enérgica respuesta.


DILEMA
(Jotabé con estrambote)

Podría yo escribirte algún poema
o donarte la más preciada gema.

Hacer de tu belleza una obra de arte
y en purpurino lienzo retratarte;
pero inútil sería, porque amarte
no aviva tu pasión... mejor odiarte.

Es pócima mortal esta sangría,
que bebo aunque la copa esté vacía.

Me agobia sin piedad este dilema, 
no puedo ni tenerte ni olvidarte:
amarga y pesarosa es mi alegría.

Tal vez tu esencia fría
comprenda la locura de mi anhelo,
y le otorgue la paz a mi desvelo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Mujer del ascensor 
(De la Internet) 


lunes, 19 de febrero de 2024

EL JUGUETE PERDIDO





No fue una misión fácil tratar de encontrar el juguete perdido, había muchos lugares en donde podría estar: El patio, la cocina, el comedor, la sala, el estudio, las alcobas y hasta debajo de las camas; "Abracitos" estaba irremediablemente desaparecido. Mientras buscábamos por toda la casa, Martina lloraba desconsolada y decía que no dormiría sin él a su lado. «Es mi muñeco preferido, me lo enviaron desde el cielo y es irremplazable», repetía insistentemente. Ya entrada la noche, cansada de tanto buscar, por fin se quedó dormida. A la mañana siguiente cuando llegamos a la optometría, para retirar las gafas formuladas el día anterior, "Abracitos" nos estaba esperando. Imagínense la algarabía que se armó al verlo.


ABRACITOS
(Sonetillo)

Por un pequeño descuido
cuando fui a la optometría,
perdí lo que más quería:
mi muñeco preferido.

Toda la noche he sufrido
pensando qué pasaría,
y al llegar el nuevo día
seguía mi pecho afligido.

Mi dulce copo de amor
muy orondo y remilgado,
con cara de gran señor 

amaneció bien sentado
en el sillón del doctor,
donde lo había olvidado.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Martina y Abracitos 
(Del álbum familiar) 


miércoles, 24 de enero de 2024

VORÁGINE CENTENARIA





'La Vorágine' publicada en 1924, cuatro años antes de la muerte de su autor, es, fundamentalmente, una especie de descenso a los infiernos. Su protagonista, Arturo Cova, un poeta, con ciertos puntos de contacto con el propio Rivera, ha escrito un testimonio autobiográfico de su vida, en el que nos narra, generalmente en primera persona, las brutales circunstancias de la misma. En las páginas de 'La Vorágine', la selva ya no es aquel lugar idílico de bellas princesas y buenos salvajes, sino algo cruel y terrible que de mil formas y maneras rechaza al hombre y acaba devorándolo. 'La Vorágine' ha sido calificada como la primera novela moderna de Colombia, novela de la tierra, alegórica y romántica, extraña mezcla de lirismo y fiereza.


INFIERNO VERDE
(Serventesios)

La selva borraría cualquier vestigio
de aquellos que su entraña profanaron;
tras el fragor ardiente del litigio,
las huellas del intruso se esfumaron.

A los extraños devoró implacable
e impuso sin piedad su gran fiereza;
infierno verde, mar inexpugnable,
quien lo deshonra paga su torpeza.

Del grueso tallo de árbol milenario
brotó la sangre, blanca como nieve;
 el golpe seco, cruento y lapidario
hirió al gigante con sevicia aleve.

También de rojo se tiñó el caudal
que surca la maraña, sosegado;
el látigo inclemente del feudal
rompió la carne del esclavizado.

Gime el nativo, llora en su bohío,
mientras la jungla toda se estremece;
rojiza o blanca por un mismo río
corre la sangre, y el delirio crece.

Al contemplar la vastedad serena
y escuchar los rugidos de las fieras:
recuerda un viejo, con amarga pena,
la vorágine cruel de las caucheras.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Referencia introductoria: 
Juan Luis Panero
Imagen: De la Internet


José Eustasio Rivera, 'creador de laberintos vegetales', nació en Neiva (Colombia) en 1882 y murió en Nueva York en 1928. Pese a su prematura muerte dejó tras de sí un libro de poemas 'Tierra de Promisión' y, 'La Vorágine', esta memorable, reeditada y traducida novela, a partir de la cual la narrativa colombiana comenzaría a caminar con paso firme dentro del mundo de la novelística hispanoamericana. Es de resaltar que, en 1922, Rivera comenzó a escribir esta novela en la ciudad de Sogamoso, Boyacá.

viernes, 12 de enero de 2024

DEL BARBECHO VENGO





Me encontré con el viejo Alonso en el camino antiguo, el que da la vuelta por detrás de la escuela, cuando yo intentaba subir la cuesta a golpe de pedal y él bajaba con el azadón al hombro. «Del barbecho vengo», se arriscó el sombrero y me brindó un sorbo de guarapo. Don Alonso siempre ha sido un hombre muy jovial, campesino trabajador como ninguno, orgulloso de su tierra y amante de nuestras costumbres ancestrales. «Yo a mi tierra no la cambio por nada, aquí en el campo soy feliz, aunque la brega sea dura y la recompensa poca no me falta la comida, gracias a Dios», dijo enfáticamente y se despidió con una sonrisa.


DE LA TIERRA
(Coplas)

Yo soy de la tierra
 de ruana y sombrero,
de alpargata'e fique 
y calzón de cuero.

Todito lo que hago
es con fe y esmero,
trabajo en la huerta
y labro el sendero.

Porto con orgullo
mi ancestro guerrero,
el corazón noble 
y el alma de acero. 

Vengan... los invito
a vivir sabroso,
en los campos verdes 
de mi lar hermoso.

Yo soy de la tierra
de lo carranguero,
de los amasijos 
y el café cerrero.

Todito lo que hago
es porque yo quiero,
que mi suelo brille
y sea lo primero.

Porto con orgullo
mi casta de arriero,
el habla montuna 
y el trato sincero.

Vengan... los invito
a vivir sabroso,
en los campos verdes
de mi lar hermoso.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2024
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Campesino 
(Ema Burset) 

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río (Boyacá) Colombia, 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog