sábado, abril 27, 2019

LO QUE NOS CONTARON





Simón Bolívar cruzó el gran río Arauca el 04 de junio de 1819 para reunirse en Tame con Santander, reagrupar los ejércitos y dirigirse a Pore para desde allí emprender el cruce de los Andes por el camino más difícil, pero menos vigilado por los Realistas: El desafiante Páramo de Pisba. Fue una completa odisea con muchas bajas y deserciones que finalmente los llevaría hasta la población de Socha, no sin antes poner en desbandada un reducto enemigo en la población de Paya. Luego hubo enfrentamientos en Gámeza y Tópaga, en el Pantano de Vargas y por último, el 07 de agosto en el Puente de Boyacá, batalla que significó la derrota del ejercito de Barreiro y despejó el sendero para que los patriotas, tres días después, entraran triunfantes a Santafe de Bogotá sin encontrar resistencia alguna sellando de esta manera la independencia y culminando con éxito la Campaña Libertadora de la Nueva Granada.

"Vive eternamente quie muere por la patria"


BICENTENARIO

En Pore se reunieron
Bolívar y Santander,
para luego la Campaña
Libertadora emprender.

Eran casi cuatro mil
los valerosos soldados,
de Venezuela y Colombia
en el llano reclutados.

Comenzaron su camino
desde la llanura misma,
sufriendo grandes penurias 
en el páramo de Pisba.

En Paya fue la primera
victoria que consiguieran,
y atravesaron los Andes
sin pensar los detuvieran.

En Socha los recibieron
con merecidos honores,
y recuperaron fuerzas
todos los libertadores.

En Tópaga con ahínco
formaron la chichonera,
y en el Pantano de Vargas
izaron nuestra bandera.

Los refuerzos que esperaba
Barreiro con "ansiedá"
en Pienta son atrancados
por gentes de Charalá.

Y fue en el Glorioso Puente
donde se hizo realidad,
el sueño tan anhelado 
de obtener la libertad.

Oh, Puente de Boyacá,
Oh, patria por siempre amada,
doscientos años de historia
oh, bandera inmaculada.

  Maltratada...
mi Colombia sufre y llora,
la esclavitud del ahora.



Niños del Colegio Jasé Joaquín Casas, sede Rómulo Rozo
del municipio Chiquinquirá, recitando el poema.
Profesora: Elvira Margarita Lizarazo G.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Batalla de Boyacá
Martín Tovar y Tovar


martes, abril 23, 2019

ABRIL, OTRA VEZ ABRIL...





Hoy recuerdo que de niño soñaba con ser ciclista o torero o pintor o poeta o algún cantante de esos que sonaban en la radio, pero nunca pensé ser ingeniero, eso sucedió por mera casualidad: andaba yo deambulando por los alrededores del pueblo, cuando al pasar por las vías del ferrocarril vi a un señor de casco blanco dirigiendo una cuadrilla de obreros que trabajaban sobre la carrilera. Me acerqué para indagar lo que hacían. "Soy Director de Mantenimiento", me dijo. "Estamos nivelando la vía férrea para evitar los accidentes". Tal vez, empujado por el destino, resulté matriculado en la facultad de ingeniería gracias a una beca que me otorgaron por ser hijo de una Maestra. Al terminar, trabajé por varios años como jefe en aquella misma vía... fue bonito, ahora soy lo que siempre quise ser.


A MI MANERA

De fracasar me tildan porque no hice
grandes fortunas con la ingeniería,
fracasado, supongo, porque quise
hacer de mis sentires... poesía.

Pero yo me pregunto si el fracaso
o el éxito se miden con monedas,
disfruta del cariño de un abrazo
y del amor sincero mientras puedas.

Yo tengo los haberes necesarios
para poder vivir tranquilamente:
pinceles y colores, libros varios
y una entrañable pluma reluciente.

No soy de los que cargan equipaje
ni llevo grandes cofres con aldaba,
lo apenas suficiente para un viaje
que sólo Dios decide cuando acaba.

Yo acuno las quimeras sosegadas 
de un alma juvenil en cuerpo viejo,
cabello cano, manos arrugadas
y un niño reflejado en el espejo.

Por eso sin destino voy andando
y vago por la vida cual errante,
renazco cada día recordando 
mi juventud amada, tan distante.

Soy feliz, soy feliz a mi manera
y salta el corazón alborozado,
cantando poesía por doquiera
  orgulloso de ser un fracasado.

Hoy, de verdad quisiera,
en mi sesenta y siete cumpleaños:
olvidar los amargos desengaños.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: San Laureano, Tunja
Del álbum familiar.


miércoles, abril 17, 2019

LA ESPERANZA PERSISTE





Cuando llegué a la Plaza de Bolívar ya la catedral estaba atiborrada, había feligreses hasta en el atrio y las escaleras de acceso. Por tal motivo y, sin más remedio, hube de escuchar el "Sermón del Domingo de Ramos" desde la plataforma exterior, bajo un cielo gris plomizo, que le daba al ambiente un místico aire de solemnidad. El resumidas cuentas, la homilía hablaba del amor, de ese amor que nos enseñó Jesús, el que todos debemos guardar en nuestros corazones para que finalmente se haga universal y su triunfo sobre el mal sea el comienzo de una nueva era... la esperanza persiste, al amor insiste.


CORONA DE ROSAS

Humildemente en pos de ti, Señor,
avanzo por la senda de la vida;
humildemente mi alma enardecida
implora por el triunfo del amor.

Humildemente, como el ruiseñor,
que aun prisionero canta sin medida:
humildemente mi alma entristecida
implora bendiciones con fervor.

Sé que con fe conseguiré mi anhelo
de ver el renacer de la esperanza,
al ocaso de tardes lastimeras.

Sé que al final levantará su vuelo
hacia lo eterno la ilusión que avanza
en busca de infinitas primaveras.

Lo sé, lo sé de veras,
  que al fin tu frente blancas golondrinas...
coronarán de rosas, no de espinas.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Plaza de Bolivar, Tunja
Fotografía propia



sábado, abril 13, 2019

EL HOMBRE DE LA BANQUETA





Era aquel pobre hombre una piltrafa humana. Estaba sentado en la banqueta con la cara entre las manos, parecía llorar. Me acerqué, puse mi mano sobre su hombro y le pregunté si podía ayudarlo de alguna manera. "Sí, amigo, me puede ayudar escuchándome por unos momentos, si no tiene usted problema". Me senté a su lado y escuché su historia: "No había en esta ciudad quien no me conociera, fui un hombre de éxito, un hombre caritativo, me quitaba el pan de la boca para ayudar al necesitado. Decisiones equivocadas me condujeron a la ruina, mi reputación rodó por el suelo y todo el mundo me volteó la espalda... ahora no soy nadie, pero aún tengo sueños". Concluyó apesadumbrado.

Escribe con sangre y aprenderás que la sangre es espíritu.
(Federico Nietzsche)

ALMA TRISTE
(Jotabea con estrambote)

La mente positiva y alegre el corazón,
la frente levantada y henchido de emoción.

Así quisiera fuera mi vida tormentosa,
al viento las campanas y todo color rosa;
abrazos y alegría de amante cariñosa
o cantos celestiales al alba deleitosa.

Mas mi ser se doblega tras ires y venires
que agobian y sepultan los mágicos sentires.

  Deseos imposibles, anhelos sin razón,
marchitas esperanzas, desidia presuntuosa
y oscuridad inmensa, por dondequiera mires.

Amargos devenires,
los de aquel indigente sentado en la banqueta,
con gesto pesaroso... con rasgos de poeta.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Hombre en la banqueta.
De la Internet.


lunes, abril 08, 2019

EL CANTOR DE LO SIMPLE





"El Cantor de las Cosas Simples", solíamos decirle. Sus sencillas, pero poéticas letras cantaban a lo cotidiano, a las cosas pequeñitas de la vida, a las que casi siempre ignoramos. José Alberto García Gallo, era su nombre de pila. Nació el 11 de marzo de 1940 en la provincia de La Pampa, Argentina y murió el 06 de Abril del 2019 en Móstoles, Madrid, España. A los 12 años comenzó a componer y a los 17 hizo su debut como cantante. Interpretó canciones comerciales en algunos conjuntos durante varios años, pero luego cambio su estilo por una línea más poética y comprometida. Yo, "En un Rincón del alma", guardaré su recuerdo y "A partir de mañana" volveré a cantar sus canciones para hacer "Castillos en el aire" y alivianar la tristeza que nos cobija de pena "Cuando un amigo se va".


ALBERTO CORTEZ

Quién lo iba a imaginar
que don Alberto Cortez
se iría del mundo, tal vez,
rumbo al eterno cantar.
Cuánto nos hizo soñar
con una, u otra canción,
nacida en el corazón
o guardada con esmero
  para un concierto postrero...
del alma en algún rincón.

Bajo el árbol que plantara
en sus tiempos de niñez,
quedó de Alberto Cortez
la vida que un día soñara.
La muerte le puso cara
y, aunque presente no está,
seguirá por siempre acá
entre la niebla y el frío
  que causan grande vacío...
cuando un amigo se va.

Cual de su ser un espejo
mientras el árbol crecía,
despuntaba y florecía
él se iba poniendo viejo.
Mi voz con amargo dejo
y trémula impavidez,
 declama una y otra vez
con el permiso de Dios
  el triste y último adiós...
a don Alberto Cortez.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Alberto Cortez.
De la Internet.


lunes, abril 01, 2019

MOMENTOS FAMILIARES





Don Tito Antonio Goyeneche Florez, el menor de nuestros tíos por parte de madre, cumplió setenta años en días pasados y allá en su casa de campo nos reunimos la familia en pleno para festejar este magno acontecimiento. Somos con él, casi de la misma edad, nos criamos juntos, como hermanos se podría decir. Compartimos locuras en la niñez, en la juventud y hasta en la época universitaria pues estudiamos la misma carrera y terminamos al mismo tiempo para luego cada cual emprender su propio camino por la vida. Por tantos y tantos motivos quisiera de corazón dedicarle estas estrofas para felicitarlo y desearle muchos años más de vida... Dios lo guarde y lo bendiga estimado tío Tito.


A DON TITO
(En sus 70 años)

Con cariño especial 
hoy le vengo a cantar
a don Tito en su día:
por la felicidad,
por la buena salud
y la sabiduría
de vivir siempre así
rodeado de amor, 
  de familia y amigos...
con la tranquilidad 
que nos brinda el obrar
como fieles testigos.

Que los cumpla feliz,
que los vuelva a cumplir,
que los siga cumpliendo
y que pueda tener
el permiso de Dios
para seguir viviendo,
por muchos años más
disfrutando el calor
  de sus hijos y nietos...
para poder volver
a cantarle otra vez
y ofrecer mis respetos.

Qué los cumpla feliz
 y que pueda alcanzar 
sus anhelos completos.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen:: Momentos familiares
De mi móvil


Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo