lunes, diciembre 31, 2018

GRACIAS, MUCHAS GRACIAS...





"Ninguno de nosotros tiene el poder de enmendar las cosas que la vida nos ha deparado: nos las impusieron antes de que pudiésemos darnos cuenta. Nos empujan, sin embargo, a que hagamos cosas y cosas a lo largo de nuestras vidas hasta que éstas se van interponiendo entre nosotros y las cosas que hubiéramos querido ser. Así las cosas, se nos antoja que nos perderemos para siempre en la maraña de nuestro propio destino". De cualquier manera... somos pasado y somos presente y somos futuro y no somos nada, pero tenemos la capacidad de amar, de ser agradecidos y de poder decir gracias, muchas gracias estimados amigos y seguidores de mis humildes letras. Dios le pague por tanto cariño. 


FELIZ 2019
(Jotabem)

Feliz año, mis "parceros",
son mis deseos sinceros.

Que sea estrellado el cielo
por allá en su amado suelo,
y que un purpurino velo
cubra de dicha su anhelo.

Que no falte poesía
  en el rol de cada día...

y que puedan, compañeros,
convertir el desconsuelo
en desbordante alegría.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Texto introductorio:

Eugene O'Neill.


viernes, diciembre 28, 2018

LOS MUÑECOS DE AÑO VIEJO





Para cada treinta y uno de diciembre era costumbre popular fabricar muñecos de trapo rellenándolos con papel o con tamo, adicionando algún tipo de fuegos pirotécnicos. Los espantajos se colocaban frente a las casas para ser exhibidos y al filo de las doce de la noche se les prendía candela haciendo una algarabía de multicolores explosiones para despedir el año viejo. En cierta oportunidad, a alguien se le ocurrió montar su maniquí encina de una camioneta y, antes de quemarlo, darle tres vueltas al pueblo echando pito y gritando a todo pulmón... otras personas y vehículos se unieron haciendo caravana, dando así, origen al tradicional "Desfile de Muñecos de Año Viejo" que se realiza en mi pueblo natal desde hace aproximadamente cuarenta años, sin interrupción alguna.


LA QUEMAZÓN

Poquitas horas le quedan
al año dos mil dieciocho,
pa'despedirlo tenemos
ya preparado el sancocho.

También 'ta listo el muñeco
debajo del oticón,
pa'que a las doce se vaya
con retreta y explosión.

Al repicar las campanas
 de la iglesia parroquial,
le prenderemos candela
dándole justo final.

Y... dejaremos de lado
penas y melancolías,
esperando que año nuevo
nos traiga mejores días.

En tanto que dan las doce
bailaremos, comeremos,
brindaremos con buen vino
y un abrazo nos daremos.

Pa'el otro la'o solamente
lo que se coma y se beba,
por equipaje postrero
es to' lo que uno se lleva.

Ya la suerte fue jugada
y no hay tiempo de llorar,
el camino se halla libre
pa'marcharnos o llegar.

Y... después de lo sufrido
quizás venga lo mejor,
menos mal aún podemos
recibir y dar amor.

Mi cariño a los amigos,
familiares y parientes,
los que habitan en el mundo
y a los queridos ausentes.

En medio del alborozo
mientras el confeti llueve,
les deseo felicidades
en el dos mil diecinueve.

Que caigan como la nieve
salud y prosperidades.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Muñeco de Año Viejo.
yosoycultura.com



viernes, diciembre 21, 2018

EL PESEBRE MÁS BONITO





Al otro lado del río, en uno de los costados del rombo que formaba el cruce de los tres caminos junto a la antigua estación de gasolina, vivía don Patrocinio, un comerciante muy respetado y querido por la comunidad. Eran sus hijas unas señoritas muy bonitas y hacendosas que, construían, por allá en los años sesenta, el pesebre más novedoso y admirado de toda la región. Este tenía de todo: ríos, lagunas, cascadas, caminos, montañas, llanuras, rebaños, poblados y estaba iluminado con infinidad de luces multicolores. Acostumbrábamos visitarlo en familia para rezar la novena, cantar villancicos y disfrutar de los ricos bocadillos navideños que allí se ofrecían. La tradición acabó poco tiempo después de que una gran avalancha, bajada de la montaña, arrasara con gran parte del pequeño caserío.


EL PESEBRE
(Jotabé con estrambote)

I
Un monte a la distancia, la ensenada,
un río, una laguna y la cascada. 

Las ovejas, las vacas, los terneros, 
la luna, las estrellas, los luceros;
los barbechos arados, los potreros
y aquel tren esperando pasajeros.

Formaban el pesebre más bonito
que jamás haya visto mi pueblito.

Y... la Virgen María recostada,
bajo lumbre de mágicos luceros
arrullando a Jesús, poco a poquito.

II
Hermosa tradición tan decembrina,
 se añora, se vislumbra y se adivina.

En cada corazón que alegremente
saluda y se entrelaza con la gente;
en cada villancico que se siente
sonar en navidades del presente.

Gratos recuerdos del ayer divino
sembrados a la orilla del camino.

Y... regados con agua cristalina,
cual fueran el albor y la simiente
de un futuro mejor, como destino.


Una copa de vino,
un brindis por la vida y la amistad:
 ofrezco de regalo en Navidad.


__________________


Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Vista de Paz de Río.
De la Internet.




martes, diciembre 18, 2018

EL ARMONIO DE DON HIPÓLITO...





A don Hipólito Mojíca le decíamos don "Polito". Era un hombre bonachón, de baja estatura, escaso de pelo y pasadito de kilos. Tenía, en una de las esquinas del parque, su almacencito de mercería en el cual vendía hilos, botones, cintas, agujas, encajes, adornos y todo tipo de artículos para costura. También tocaba el armonio en las misas cantadas del padre Amaya y, en las novenas navideñas, acompañaba los villancicos entonados por los niños del coro de las monjitas. Muy grato era para mí escuchar su voz grave y el sonido tan peculiar de aquel antiguo instrumento de fuelle a pedal, copando de melodías las naves de la iglesia parroquial... aún, de vez en cuando, me parece escuchar a don Hipólito.


MONAGUILLO

Si de "Polito" sonara
aquel armonio de antaño,
para despedir el año
junto con él yo cantara.

¡Qué dulce fuera escuchar
al despuntar de la aurora,
la música ensoñadora
que solía interpretar!

Mi traje de monaguillo
luciría con decoro,
y subido allá en el coro
cantaría un estribillo.
Haría de pastorcillo
en la novena del día,
la estrella perseguiría
y tocaría tambores
al Niño de mis amores,
a San José y a María.

 Y sería…
del tiempo feliz viajero
tocando mi sonajero.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Saliendo de misa.
De mi Galería.




viernes, diciembre 07, 2018

EN UN TREN DE JUGUETE...





Hasta el pueblo donde pasé los días más felices de mi existencia, viaja mi mente, mi mente pesarosa montada en un trencito de juguete. Mientras recorro sus callecitas, me acuerdo de las idas navidades con la novena, los cantos, los disfraces, las apuestas del juego de aguinaldos y el bullicio de fiestas familiares aromadas de vino y amasijos. Habitan, allá, otros recuerdos gratos: la alegría de estrenar ropajes para salir a misa en Semana Santa desde la casona de los abuelos; las escuelitas de mi madre, las expediciones de caza con mi padre, los amigos, la novia primera, los paseos al río y tantas e inolvidables cosas. Cuánta nostalgia siento, Dios mío… ¡todo lo bello debería ser eterno!


LA FACTORÍA

Ahora cuando son mis pasos lerdos,
aquí en mi corazón atribulado
que busca entre las ruinas del pasado:
tengo una factoría de recuerdos.

Mejor sea de locos, no de cuerdos,
en este discurrir descontrolado
la suerte que en destino me ha tocado
de inocuos e infantiles desacuerdos.

Verde o azul, naranja o amarillo
el traje que lucía aquel chiquillo,
y de cuadros pintada la camisa.

Aún la factoría sigue abierta
no tiene cerraduras en la puerta,
y me veo garboso yendo a misa.


Mi fábrica produce mercancías,
juguetes y bombones sin medida
 del color o sabor que yo le pida:
cumpliendo mis soñadas fantasías.

Las noches son serenas y, los días,
me traen la niñez desprevenida  
que aparenta ser ave desvalida
buscando desterrar melancolías.

Regresan del ayer las navidades
tatuadas en las idas mocedades,
y siento dulce aroma pueblerino.

Me voy de cacería con mi padre
o asisto a la escuelita de mi madre,
y recojo las flores del camino.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El tren de colores.
De la Internet.


lunes, diciembre 03, 2018

LUCTUOSO ANIVERSARIO





Para Mauricio el último mes del año es un tiempo dolorosamente triste: aquella tarde del siete de diciembre, preparaban con Margarita todo lo concerniente a la celebración de su primer aniversario de bodas. Como la fecha coincidía con el día de la Inmaculada Concepción, él salió presuroso a comprar los faroles y las velitas para el alumbrado a la Virgen y, mientras tanto ella, ultimaba los detalles de la decoración navideña. Cuando regresó a la casa, la encontró caída en medio de los adornos… aunque los médicos hicieron lo indicado para revivirla, fue imposible, el infarto había sido fulminante.


FULGOR

Del ayer que vivimos nada queda
ni el abrazo ni el beso ni la risa,
 y añoro acariciar tu piel de seda.

Ni las flores que a diario tú regabas
alegran como antaño mi balcón,
ni veo las estrellas que admirabas.

Tras el fulgor extinto de tu estela
hoy sufre lo indecible el corazón,
fuiste un brillo fugaz de lentejuela.

La tibia tarde ya el poniente fragua
y busco tus caricias, en la brisa,
que batía los pliegues de tu enagua.

Ni el abrazo ni el beso ni la risa
alegran como antaño mi balcón,
hoy sufre lo indecible el corazón
y busco tus caricias, en la brisa.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Boda en Villa de Leyva.
Matrimonio.com.co



Nota: Esta es una estructura que se me ocurrió hace algún tiempo y que, vengo trabajando para escribir algunos de mis poemas endecasílabos u octosílabos en rima consonante. Consiste en cuatro estrofas de tres versos (terceto o tercetillo) que se cierran con otra de cuatro versos (cuarteto o redondilla) construida con los versos centrales de los tercetos o de los tercetillos en el mismo orden precedente. Lizaratillo (de hasta ocho sílabas métricas), Lizaratone (de once a trece sílabas métricas) y Lizaratea (de catorce o más sílabas métricas).

lunes, noviembre 26, 2018

PROMESAS Y ROMERÍAS





En vida de mis queridos abuelos existía la costumbre de ofrecer promesas a la Santísima Virgen María y, "endespués", ir en romería hasta el santuario correspondiente para que de esta manera se cumpliera lo prometido y quedara pagada la promesa. Recuerdo, haberlos acompañado a las poblaciones de Chiquinquirá, Tutazá y Morcá, en las cuales se veneraba con mucha devoción a la Madre del Señor Jesús. Esas romerías eran una verdadera fiesta de fe y alegría, generalmente se hacían a pie por los caminos de herradura, arrancando al filo de la media noche para llegar de día. Se llevaban las viandas o el "avío" y los instrumentos de cuerda para amenizar el viaje con cantas de coplas tradicionales. 


PROMESEROS

Me "arrecordé" de las coplas
y cantas de romería,
cuando íbamos al santuario
de nuestra Virgen María.

Salíamos madrugaditos
a cumplir con la promesa,
vistiendo "jachosas" galas
de los pies a la cabeza.

El avío en las "muchilas"
e instrumentos afina'os,
pa'cantar por el camino
y andar bien alimenta'os.

Se llevaba pa'la "sede"
la chicha o el guarapito,
y pa'el hambre los envueltos
o un sabroso tamalito.

"Entualito" se llegaba
y en la iglesia arrodilla'os,
todos pedíamos en coro
perdón por nuestros peca'os.

El Santísimo Rosario
después de la eucaristía,
con devoción "injinita"
a la Virgen se le hacía.

Ya de regreso pa'l pueblo
todos eramos "santitos",
por el Señor perdona'os
y por la Virgen benditos.

Virgencita, Virgencita
por la cruz y las espinas,
que "ten" paridas las vacas
y culecas las gallinas.

Y esto dijo el armadillo
"golviendo" de romerías,
ojalá santas promesas
hiciéramos to'los días.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Los Promeseros.
De la Internet.



lunes, noviembre 12, 2018

PARAÍSO TERRENAL...





Yo vivía casi convencido de que el paraíso no existía, que era un invento de las religiones o de las tales agencias de turismo para engatusarnos: las primeras prometiéndonos el cielo y las segundas tratando de hacernos gastar el dinero en viajes. Así pasaban mis días sobrellevando la rutina diaria, paseando sin rumbo fijo en los ratos libres de sábados y domingos o yendo al trabajo entre semana. Una tarde, una tarde cualquiera, ¡la vi!, deslumbrante en el balcón de la casona azul. Me miró con delicada coquetería y, creí ver en sus bonitos ojos, dos fúlgidas estrellas caídas desde el firmamento como un maravilloso regalo celestial. Entonces, supe que el paraíso era mi barrio, mi barrio... porque estaba ella.


ENCANTO
(Jotabé)

I
Bajo el alero del balcón había
una ninfa asomada, cierto día.

Brillantes ojos... casi cristalinos,
sonrisa leve, labios purpurinos
y voz serena de celestes trinos:
tejiendo sueños, sueños peregrinos.

Me cautivó su juvenil encanto,
sentí su aroma como terso manto.

Un fuerte resplandor de rojo ardía
cual arreboles sobre los caminos
y, tuve miedo, ¡nunca supe cuánto!

II
Como las aguas túrbidas de un río
corrió la sangre por el pecho mío.

Fue por amor, amor de primavera,
por dulces besos de inocencia mera
que pude desvelar triste quimera
y el paraíso, entonces, descubriera.

Amé su boca con mi ser entero,
ardió la llama del querer primero.

Mi corazón ya nunca fue sombrío,
y al fin de cuentas, con pasión sincera:
fuimos felices bajo el sol de enero.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Villa de Leyva, Boyacá
Deposiphotos.com.



martes, noviembre 06, 2018

AIRES DE MI PUEBLO




Abajo entre las montañas lejos del mundanal ruido,
 mora mi pueblo querido, a donde si vas te amañas.

Es que mi añorado pueblo es la cuna de la tranquilidad. Es la flor y nata del grato y sano vivir, de la camaradería, de las amistades sinceras y del buen clima. En su suelo no pega ni el calor ni el frío, no se siente la tristeza, no se sufren los pesares ni se nota la pobreza. Todavía no comprendo que tendría yo en la cabeza, cuando me dio por venirme dejando atrás su belleza. Rafael, el hijo mayor, anduvo por allá el fin de semana recorriendo mis pasos y saludando a los viejos amigos, esos que aún siguen en el pueblo y, que ahora, también son amigos de él. La vida pasa... todo se repite.


RECUERDOS

Mi chino se fue pa’l pueblo
 contento a tirar vagancia,
y me trajo de regalo
 del terruño la fragancia.

Con saludos del Tinajo,
 de Nipororo y Mariano,
del Gordo Gil, de Manolo,
de doña Inés y Laureano;
también de Chimas, Libardo,
del Cucurucho y Solano,
de doña Elisa, de Armando
 y de Carlitos, mi hermano.

Gracias queridos amigos
 por acordarse de mí,
y devolverme con creces
el cariño que les di.

Les digo sinceramente
 que a pesar de la distancia,
tengo vivos los recuerdos
y el corazón en la mano:
pensando que tal vez pueda
pronto volver por allí.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paz de Río, Boyacá.
De la Internet.


jueves, noviembre 01, 2018

CON AVEMARÍAS AJENAS...





"Es triste, muy triste en verdad, pertenecer a una sociedad en la cual ser buena persona es una desventaja". Al recordar esta frase, leída en alguna parte, me dio por pensar que sin lugar a dudas me queda como anillo al dedo. De mí, por ejemplo, se aprovechan muy a menudo en todos los aspectos: soy muy blando de corazón y se me hace difícil decir no. Por lo mismo y tanto, con el propósito de utilizar mis poemas y canciones me hacen miles de promesas, me halagan, me suben al cielo... y después, no sin antes haber ganado salves con avemarías ajenas, lo prometido echan por el suelo.

"Al que le caiga el guante, que se lo plante"


VERBORREA

Aún espero paisano
con denodada ilusión,
la supuesta invitación
para ir a Jenesano.

A uno se le va la mano
en bondad y comprensión,
y algotros sin dar razón
hacen promesas en vano.

Los que tienen verborrea
engañan frecuentemente
fingiendo que hacen el bien.

Mas yo sigo en la pelea
y... a diario tengo presente:
servir sin mirar a quien.


No hay para que discutir
y, lo digo con respeto,
yo no ofrezco ni prometo
lo que no pueda cumplir.

Cada instante del vivir
es un verdadero reto,
como este mini-soneto
que me dio por escribir.

En camisa de once varas
no me quisiera meter
para evitar discusiones.

Pero jugaré las "maras"
y... tendré, si hay que tener:
agallas y pantalones.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Parque de Jenesano
De la Internet.


martes, octubre 23, 2018

DEL GUSTO AL SUSTO





Uno de los mejores momentos para encontrar la inspiración y lograr hilvanar mis poemas es ese en el cual voy por los bellos caminos de mi tierra montado en mi "caballito de acero" disfrutando de los maravillosos paisajes y de la fresca brisa mañanera golpeándome en la cara. En esas andaba el domingo pasado... cuando, de repente, un irresponsable automovilista invadió mi carril y estuvo a punto de atropellarme. Por fortuna, pude esquivarlo aprovechando la cuneta de la vía, pero el susto fue mayúsculo y en ese instante comprendí que la vida pende de un hilo muy delgado.


ESCRIBIDURÍAS

Aquí sigo y aquí estoy
con mis escribidurías,
que hacen alegres los días
y cimientan lo que soy.

Para crear un poema
sólo falta el sentimiento
y un apropiado momento
aromado de alhucema.

Porque el gusto de escribir
desentierra lo enterrado
poniendo de nuestro lado
la costumbre de vivir.
Se hace bello el existir
mientras todo se ilumina,
pues la vida se camina
con la baraja ya echada
y la muerte agazapada
a la vuelta de una esquina.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Soracá, Boyacá.
De mi móvil.




viernes, octubre 12, 2018

DOCE DE OCTUBRE...





Algunos dicen "Descubrimiento". Otros dicen "Encuentro de Dos Culturas". Aquellos piden a gritos que tal fecha sea declarada luctuosa. Para unos pocos, tal fecha es de júbilo. Siempre ha sido inclinada nuestra especie a las posiciones extremas: la polémica gusta más que la conciliación. Durante mi niñez, este era el "Día de la Raza". Había desfile escolar, revista gimnástica, actos protocolarios y se hacía la exposición de los trabajos manuales elaborados por los alumnos a lo largo de todo año lectivo. Actualmente (para bien o para mal) pasa desapercibido, pero este hecho histórico ya consumado nos permite ver ahora una América mestiza, una gran síntesis de razas y un nuevo tipo humano. Nuestro continente americano, el de la esperanza, necesita más fe en su potencial creativo y menos escepticismo para poder sentir más el futuro que sufrir el pasado.


AMÉRICA

Nuestra América entera
una sola esperanza, un solo continente
de Alaska a Patagonia, donde quiera que sea;
de Mayas y de Aztecas, de Incas y de Chibchas
mezclados a la fuerza con etnia europea.

Nuestra raza aborigen
un grito libertario, un grito del pasado
que derriba montañas e hincha nuestras venas;
sangre de tantos pueblos y un solo corazón
blandiendo enardecido sus ilusiones plenas.

Culturas ancestrales
que fueron masacradas, borradas de la historia
por fieros invasores en busca de riqueza;
plasma cuya simiente regada en nuestro suelo
florecerá triunfante mostrando su grandeza.

Nuestra América entera
conjunción se saberes, de usos y costumbres
en una tierra nueva, la de nosotros mismos;
la que será el futuro uniendo continentes
sin odios ni rencores y sin antagonismos.

Nuestra raza aborigen
no ha sido exterminada, aún sigue latente
en nuestros propios genes, en nuestro potencial;
seguiremos luchando para esculpir caminos 
y ser en el mañana de talla universal.

Culturas ancestrales
renacerán un día, serán lo que antes fueron
en un astro que gira y todo vuelve a ser;
América futura, nuestra América hermosa:
tal vez puedan mi ojos mirar tu renacer.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Fuente para el texto introductorio:
Academia Boyacense de Historia.
Imagen: De la Internet.


lunes, octubre 08, 2018

LA VORÁGINE DE LA VIDA





"Los que un tiempo creyeron que mi inteligencia irradiaría extraordinariamente, cual una aureola de mi juventud; los que se olvidaron de mí apenas mi planta descendió al infortunio; los que al recordarme alguna vez piensen en mi fracaso y se pregunten por qué no fui lo que pude haber sido, sepan que el destino implacable me desarraigó de la prosperidad incipiente y me lanzó a las pampas, para que deambulara vagabundo, como los vientos, y me extinguiera como ellos sin dejar más que ruido y desolación". (Fragmento de la carta de Arturo Cova, protagonista de la novela La Vorágine, a José Eustasio Rivera, el autor, antes de que la selva se lo tragara para siempre).

Cual jardín que nos acoge o selva que nos devora,
puede ser clara la vida o noche perturbadora.

PENUMBRA
(Jotabea con estrambote)

Enigmática noche de alborada infinita,
  dulce manto de niebla, dulce noche bendita…

cuyas sombras acunan los desvelos callados
de mis rotos anhelos cual cirios apagados;
sortilegio nocturno de luceros pintados
con lejanos recueros de mis antepasados.

Eres fiel compañera de la tristeza mía,
testigo silencioso de cruel melancolía.

Bella dama azabache de ternura exquisita
 quisiera en un instante de besos azorados:
morir entre los brazos de tu penumbra fría.

Eres tú mi elegía,
la de mis infortunios y mis aconteceres,
la que llega a mi vera tras los atardeceres.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Bosque de la República
Tunja, Boyacá.


miércoles, octubre 03, 2018

LA INFINITA SOLEDAD





Cuando la puerta del crematorio se abrió y el ataúd, colocado sobre la banda transportadora, comenzó a deslizarse hacia el interior del horno: un profundo silencio se apoderó de la capilla y la escena pareció transcurrir en cámara lenta. De repente, ella, se abalanzó sobre el féretro y antes de que desapareciera para siempre lo golpeó fuertemente con la palma de sus manos como si le estuviera reclamando el haberla dejado sola en este mundo y, luego, rompió en llanto abrazando a uno de sus hijos. La tristeza se hizo general y en medio de una infinita soledad algunos lloramos en silencio. Fueron siempre dos seres muy unidos, el uno para el otro, pero la muerte traicionera en un instante fatal los había separado de un tajo, sin más ni más, como si nada.


FATALIDAD

Es inmensa la triste soledad
que nos deja la muerte traicionera,
la pena indescriptible en la heredad
que reparte su paso por doquiera.

Instantes de fugaz fatalidad
ponen punto final a la carrera;
es frágil, es muy frágil en verdad,
la vida que mi Dios nos concediera.

Como se rompe un vaso de cristal
o se corta la rosa de un rosal,
de un tajo, cual el paso de un segundo:

la vida se nos va sin miramientos,
dejando atrás los mágicos momentos
y recuerdos regados por el mundo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Jardines de la Asunción.
De la Internet.


viernes, septiembre 21, 2018

EL AMOR ES EL MOTOR






El amor el la única fuente de felicidad, con amor podemos hacer que la vida sea color de rosa sin importar las espinas; con amor podemos andar por los senderos más pedregosos haciendo de cada tropezón una nueva enseñanza para lograr sortear los obstáculos que se sigan atravesando en el camino y, de esta manera, impedir que nuestros anhelos se vean truncados. El amor es el motor, el amor es la fuerza que nos impulsa cuando el rumbo perece estar perdido; con amor todo es posible, absolutamente todo... más aún con el amor a los hijos, el amor a nuestros retoños, ese amor que nos llena de felicidad y que sin importar las circunstancias sigue latente en el alma.


A MI HIJO
(En sus 33 años)

Tiene él la mitad de mis años,
es muy joven aún, yo soy viejo;
y a pesar de sufrir desengaños
su optimismo me deja perplejo.

Lo he visto crecer y elevarse
como blancas palomas al vuelo;
lo he mirado caer, levantarse
y volver a rodar por el suelo.

Que le ofrezcan sincero cariño
donde quiera que vayan sus pies;
y conserve su alma de niño
en el hoy, el mañana y después.

Le deseo amor y alegría
entre abrazos y franca sonrisa;
y que sea feliz cada día
mientras pasa la vida sin prisa.

Que su ruta la siga alumbrando
esa luz que nos brinda la fe;
y no vaya por ahí tropezando
con las piedras que yo tropecé.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Rafael Orlando y Tania.
Del álbum familiar.



martes, septiembre 18, 2018

DEL BARBECHO A EUROPA





En toda Colombia, pero principalmente en nuestro departamento de Boyacá, los ciclistas crecen silvestres. Es muy común ver los pelotones de muchachos yendo al trabajo o al colegio montados en sus bicicletas soñando con ser en el futuro grandes campeones como lo es actualmente Miguel Ángel López Moreno, quien en el año 2011 abandonó su vereda en el municipio de Pesca y se fue a la ciudad en procura de su sueño... contó con la suerte de que alguien apreciara sus cualidades, lo apoyara y lo llevara hasta Europa en donde se ha consolidado como un gran ciclista obteniendo en este año el tercer lugar en dos de las grandes vueltas (Italia y España) convirtiéndose, junto a Nairo Quintana, en los referentes para las nuevas generaciones de ciclistas boyacenses.


SUPERMÁN

Para nuestro "Supermán"
sin capa, pero de acero,
un homenaje sincero
sencillo y sin mucho afán.

Ciclista de los mejores
López Moreno Miguel,
muy poquitos como es él
para triunfos tricolores.

Campesino de mi tierra
que corriendo en bicicleta
buscas con ansia la meta
en afamadas carreras.
Eres valiente de veras
nada te importa el dolor,
pues te impulsa el pundonor
que tienen los verdaderos
campeones y guerreros
que se empapan en sudor.

  Si hay amor…
en el triunfo o la derrota
la gallardía se nota.

__________________




Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Nairo y Miguel Ángel.
Archivo particular.


lunes, septiembre 10, 2018

NEGOCIACIONES DE BAR...





–Un poema de amor y paz, regáleme un poema de amor y paz –me dijo aquella noche la mujer del bar– mientras yo, en competencia conmigo mismo, trataba de beberme de un sorbo la empezada botella de licor. Sus ojos negros me miraron sorprendidos, cuando al cabo de las horas y con muchas copas entre pecho y espalda, le mostré el resultado de su pedido. –¿Dónde está el amor? ¿Dónde está la paz? –me increpó luego de leerlo. –Eso mismo me pregunto –le contesté antes de que el alcohol cumpliera con su deber y la cabeza comenzara a darme vueltas. Los primeros rayos del sol al entrar por la ventana, me despertaron junto a ella, en un cuartucho de hotel.


UN POEMA

Un poema de amor para el amor,
un poema de paz que inspire paz;
un canto que nos borre de la faz
el gesto inconfundible del dolor.

Quisiera componerlo encantador,
sincero, cadencioso y sin disfraz;
pero inútil porfiar, no soy capaz,
me invade un insidioso sinsabor.

Acude atribulado el sentimiento
al ver a la maldad hecha virtud,
que al demonio le rinde idolatría.

En lugar de la paz odio violento
  y a cambio del amor, la ingratitud.
¡Parece ya imposible mi porfía!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Negociaciones de bar.
Willem Haenraets.



lunes, septiembre 03, 2018

COMO VIAJERA COMETA...





Corría el año dos mil ocho y era un tres de septiembre tal vez a las nueve o a las diez de una bella noche purpurina, con luna llena y estrellas, cuando a mí se me ocurriera echar mis versos al vuelo. Escogí uno de los viejos poemas que tenía por ahí guardados y, sin dudarlo un momento, con algo de incertidumbre lo subí al blog para darle la oportunidad de ser libre, para permitirle que lo leyera alguien que por simple casualidad lo hallara en la red. Gracias a Dios han sido diez años llenos de satisfacciones, no tanto por mis aptitudes literarias como por las amistades conseguidas.


DIEZ AÑOS

Como viajera cometa
que alegre remonta el cielo,
hace diez años mis versos
de noche alzaron el vuelo.

Atravesaron montañas
y cruzaron anchos mares,
volando sin descansar
hasta llegar a otros lares.

Fueron aves migratorias
con aleteos inciertos,
buscando colgar sus nidos
en corazones abiertos.

Por suerte al fin se toparon
con personas bondadosas
que les tendieron la mano,
personas maravillosas.

Y como agradecimiento 
profundizaron raíces,
para cumplir hoy en día
dos lustros siendo felices.

Otras veces ya lo he dicho
y hoy lo vuelvo a repetir:
gracias queridos amigos
por ayudarme a vivir.

A ratos suelo pensar
si tal ventura merezco,
por eso también de vuelta
mi corazón les ofrezco.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Martina y Santiago.
Paola Lizarazo.



lunes, agosto 27, 2018

A MIS QUERIDOS LECTORES





"Ustedes son quienes acompañan mis pasos en el recorrido del último tramo del camino. Ustedes acarician mi alma, me rodean de bellas palabras, esos pájaros de alas blancas que le dan sentido y alegría a mi vida. Gracias por dejarme soñar y creer que mi collar de jade, algún día, antes de irme, será de verdad. En este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo, mientras mi conciencia esté tranquila". (Ángeles Caso).


APAPACHOS
(Jotabea)

A mis fieles amigos, mis queridos lectores,
que dan a mis poemas sentido y resplandores:

Son ustedes el vino de feliz primavera,
los momentos eternos de la rosa primera;
el entrañable abrazo de amistad verdadera
o el eco inconfundible de palabra sincera.

Amistad evidente, tal vez no merecida,
pero dulce y serena, gentil y entretenida.

La que trae consigo mensajes de colores
   cual la suave caricia del aura marinera...
que apapacha mi pecho llenándolo de vida.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Mi Estampa.

Paola Lizarazo.



miércoles, agosto 15, 2018

DE LA TIERRITA, SUMERCÉ...





Julieth, de apenas ocho años, llegó a Bogotá desde Boyacá, para presentarse el pasado 5 de de febrero en las audiciones a ciegas del concurso La Voz Kids, robándose los elogios de los jurados y del público del programa. La familia de la pequeña es desplazada por la violencia, procedentes del Guaviare llegaron a vivir en Sogamoso, ciudad en donde nació la pequeña. Creció escuchando las melodías del carranguero Jorge Velosa, su modelo a seguir y a quien asegura va a reemplazar en el futuro. "La Carranguerita", como se hace llamar, interpretó el tema "La Gallina Mellicera" y de inmediato se convirtió en el centro de atención de toda Colombia por su talento y su ternura. 


LA CARRANGUERITA

Yo soy La Carranguerita
de Boyacá "sumercé",
y canto mi musiquita
por donde quiera que esté.

Le canto al monte y al llano,
al río y a la quebrada;
al sol que brilla temprano,
al trigo y a la cebada.

Al barbecho y a las flores,
a los verdes arbolitos
y al amor de mis amores
que son los animalitos.

Con dos trenzas en el pelo
 y florido delantal,
de jipijapa el sombrero 
y mi ruanita o mi chal:
yo soy "La Carranguerita"
y aquí les vengo a cantar
esta sabrosa rumbita
pa'que salgan a bailar.

Amante de mi folclor
por encima'e cualquier cosa,
 interpreto con amor
las canciones de Velosa.

 La Gallina Mellicera,
La Julia y La Cucharita;
El Canto pa'mi Mi Vereda
y también La Deseadita.

Natal de mi Sogamoso
tierra del sol y el acero,
y la vida me la gozo
al son de lo carranguero.

Con dos trenzas en el pelo
 y florido delantal,
de jipijapa el sombrero 
y mi ruanita o mi chal:
yo soy "La Carranguerita"
y aquí les vengo a cantar
esta sabrosa rumbita
pa'que salgan a bailar.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La Carranguerita
(Caracol Televisión)


miércoles, agosto 08, 2018

LUIS HERNANDO SÁNCHEZ





"Soy uno de tantos que van por el mundo ahogando sus penas entre humo y licor, arrastrando solo pesada cadena sin hallar alivio para su dolor". Solíamos cantar en aquellas interminables noches de bohemia, con Luis Hernando Sánchez Estupiñán, otro entrañable amigo que se nos adelanta en el camino. "Luisache" le decíamos de cariño: amigo franco y leal, espontáneo y de risa a carcajadas; siempre alegre y dispuesto a servir sin esperar nada a cambio. Fuimos compañeros de trabajo y de aventuras, amigos en las buenas y en las malas, y vecinos por algún tiempo. Hasta siempre, querido amigo... sé bien que allá estaremos algún día, allá donde no existen sufrimientos.

A tu memoria querido amigo, alzo mi copa y brindo contigo.

"LUISACHE"

Amigos fuimos en la juventud,
como amigos el trigo con la brisa;
también lo fuimos en la senectud,
amigos en el llanto y en la risa.

Brindó cariño, tuvo gratitud,
la vida caminó sin llevar prisa;
fue desde siempre su mayor virtud
la franca lealtad, clara y concisa.

Veterinario, de genial presea,
con él no había tristeza ni mal rato;
querendón, espontáneo, sonriente

y… lo recordaré do quiera sea,
cuando beba del caro o del barato:
un trago mañanero de aguardiente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: El amigo Luisache.

Archivo particular.



Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog