miércoles, octubre 03, 2018

LA INFINITA SOLEDAD





Cuando la puerta del crematorio se abrió y el ataúd, colocado sobre la banda transportadora, comenzó a deslizarse hacia el interior del horno: un profundo silencio se apoderó de la capilla y la escena pareció transcurrir en cámara lenta. De repente, ella, se abalanzó sobre el féretro y antes de que desapareciera para siempre lo golpeó fuertemente con la palma de sus manos como si le estuviera reclamando el haberla dejado sola en este mundo y, luego, rompió en llanto abrazando a uno de sus hijos. La tristeza se hizo general y en medio de una infinita soledad algunos lloramos en silencio. Fueron siempre dos seres muy unidos, el uno para el otro, pero la muerte traicionera en un instante fatal los había separado de un tajo, sin más ni más, como si nada.


FATALIDAD

Es inmensa la triste soledad
que nos deja la muerte traicionera,
la pena indescriptible en la heredad
que reparte su paso por doquiera.

Instantes de fugaz fatalidad
ponen punto final a la carrera;
es frágil, es muy frágil en verdad,
la vida que mi Dios nos concediera.

Como se rompe un vaso de cristal
o se corta la rosa de un rosal,
de un tajo, cual el paso de un segundo:

la vida se nos va sin miramientos,
dejando atrás los mágicos momentos
y recuerdos regados por el mundo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Jardines de la Asunción.
De la Internet.


27 comentarios :

  1. ¡Pero la muerte no es el final! Cada día estamos más cerca de poder demostrar, científicamente, que la muerte es un cambio de dimensión en el Universo, aunque no podamos conocer qué sentido tiene.

    ResponderEliminar
  2. Nada es tan grave, cuando tenemos a quien aferrarnos... podemos sobrellevar cualquier cosa. Cuando esa persona falta, creemos que el mundo se nos hunde, hasta que aprendemos a andar solos. Mas nunca lo estamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La muerte es la separación definitiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La vida es como un suspiro cuando la miramos así, pero es tan hermosa...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre, Rafael, logras plasmar en sentidas, elocuentes y poéticas palabras lo que el destino tarde o temprano nos depara: afrontar la muerte del cónyuge. Si es "antes de tiempo" peor todavía.
    Quitando algo de solemnidad a los emocionantes momentos expuestos, recuerdo el caso de un amigo que siempre decía en relación a su esposa que "cuando uno de nosotros dos se muera, me iré a vivir a San Bernardo (comuna de la región central de Chile)". Al cabo del tiempo, él murió primero.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que triste realidad expresas hoy en tus versos Rafael.....es nuestro destino y contra él no podemos resistirnos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Has hecho con tu lirismo que vea literalmente la escena que plasmas, Rafael, tienes la capacidad y el sentimiento para hacer que aquello que escribes, lo veas como si estuvieras presente.
    El dolor insuperable que queda alguien que se va, solo podemos superarlo por la fey aún ella nos falta muchas veces... esa palmada en el ataud antes de terminar de desaparecer para la incineración, la he sentido real en mi alma.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  8. Hola amigo hermosamente triste tu poema no pude evitar que una lágrima corriera por mi mejilla, yo se bien lo que significa un momento así, esa soledad que es para siempre. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  9. Bellísima poesía, reflexiva, descriptiva, gran acompañamiento a los que quedan y porqué no a los que se van. Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  10. Así es Rafael, el fugaz tránsito de ésta nada que nos acoge y que a cada cual reclamará cuando le toque…más siempre habrá quien recuerde como tú haces ahora metafóricamente para que ese instante no sea tan amargo…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Un poema muy triste pero por eso no deja de ser bonito,abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Rafael, tus palabras son muy hermosas, tanto como tristes y todos somos candidatos de pasar por esa vivencia. Me llegó a lo más hondo del alma...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. En la tristeza está la belleza, la muerte hay que abrazarla, la vida nos conduce a ella. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. La vida y sólo la vida, Rafael. No estés triste, aún tienes tu poesía. Abrazo...

    ResponderEliminar
  15. Así es, tal cual lo cuentas en tu bello soneto.
    Tristes momentos por los que todos pasamos más tarde o más temprano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Perder a un ser siempre causa mucha tristeza, pero hay personas de las que se pierden y que se siente siempre su ausencia.
    Un bonito poema, un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Osservazioni poetiche speciali, sulla vita, che ho molto apprezzato nella loro lettura
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  18. Los que se van nunca lo hacen del todo, siempre quedarán cerca nuestro para no hacernos tan duro el camino, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  19. La ausencia de alguien querido es un hoyo en nuestra existencia, me ha gustado mucho tu sentido poema Rafael!

    ResponderEliminar
  20. Bello y profundo soneto, Rafael...Somos esa rosa y ese vaso de cristal frágil y caduco. La muerte va unida a la vida, y ahí estamos en manos de las dos. Nos queda la fortaleza del alma que se agarra a la fe y a la esperanza para superar las circunstancias...
    Mi felicitación, gracias por tu presencia.
    Mi abrazo y mi ánimo siempre.

    ResponderEliminar
  21. Muy reflexivo y real.
    Una tristeza perder seres queridos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Boa noite, amigo Rafael, a realidade dura e crua está no seu poema, que retrata um triste momento de despedida.
    Parabéns.Um bom fim de semana
    Um abraço
    Pedro

    ResponderEliminar
  23. Nada es fácil , por eso hay que quedarse con esos recuerdos buenos
    que nos alientan a seguir adelante y nos llenan de fuerzas para avanzar.

    ResponderEliminar
  24. Excelente soneto Rafael.
    Sí,así es la muerte,traicionera y siempre inoportuna. Por eso hay que vivir plenamente sin pensar en su segura llegada.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Inevitable, la muerte es una consecuencia de la vida.

    Bellísimo soneto, trovador

    ResponderEliminar
  26. Esta reflexión tan real y que nos produce tanta tristeza, perder a un ser querido es desprendernos de una parte de nuestra carne.
    Feliz tarde noche de domingo Rafael.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  27. Así es Rafael, desde el momento en que se nace, la muerte está presente. SE nace para morir. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog