jueves, julio 09, 2020

LÚGUBRE DESPERTAR





Me desperté totalmente empapado en sudor, el corazón agitado y la mente nublada sin saber en dónde estaba. Transcurridos algunos segundos conseguí ubicarme y comprendí que había tenido una pesadilla, una horrible pesadilla de esas que uno jamás quisiera padecer. Tal vez, debido a la psicosis que causa el encierro obligado por la pandemia, soñé mi propia muerte y me vi tirado sobre una loza fría, rodeado de amigos y familiares que lloraban mi partida a distancia prudente de mi cuerpo inerte. Entonces, me puse a considerar que la vida pende de un delgado hilo y que, ante todo, debemos agradecer a quienes nos han acompañado en el camino, perdonar a los que nos hayan ofendido e implorar compasión por nuestras culpas y malas acciones... una conciencia tranquila no sufre de pesadillas, decía mi abuelo.


PESADILLA
(Lizaraejoa)*

Anoche tuve un sueño punzante y doloroso
como filosa daga que causa una honda herida,
fue un sueño inoportuno, fatal y pesaroso.

De una dama sonriente y escuálida figura
miráronme sus ojos con fuego incandescente,
en medio de una noche misteriosa y oscura.

Recostose a mi lado, susurrome al oído
y... sentí en la presencia de la desconocida:
sensaciones extrañas que no había sentido.

En medio de aquel sueño posó dentro del alma
el frío de la parca con su estertor presente,
y alejose de pronto mi acostumbrada calma.  

Como filosa daga que causa una honda herida
miráronme sus ojos con fuego incandescente,
y... sentí en la presencia de la desconocida:
el frío de la parca, con su estertor presente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Luna misteriosa
(De la Internet)


*Lizara-Rima


viernes, julio 03, 2020

LAS VUELTAS DE LA VIDA





Los amigos de antaño todavía me dicen ingeniero cuando me saludan al verme pasar. A mí me suena extraño, pues hace un buen rato que no ejerzo dicha profesión, por andar con el embeleco de ser poeta. Sin embargo, me colma de alegría esa bonita manera de tratarme, ya que ellos con su amabilidad me trasportan hasta aquellos lejanos tiempos durante los cuales me desempeñé en los variados oficios de la ingeniería. Por las vueltas de la vida y, debido a uno que otro acontecimiento desafortunado, resolví dejar de lado lo ya construido para aventurarme en un mundo nuevo e intentar realizar el humilde sueño que tenía desde niño... escribir mis ocurrencias y cantar mis sonsonetes. He tenido ventarrones en contra y no ha sido fácil avanzar, pero gracias a Dios he logrado atravesarlos sin morir en el intento. 


360 GRADOS
(Soneto decasílabo con estrambote)

Hace rato no soy ingeniero
porque intento volverme poeta,
es mi brújula un simple tintero
y de norte ha cambiado la meta.

Azimut no le busco al sendero
ni los planos van en mi maleta,
en lugar del trajín caminero
plasmo versos en una libreta.

La plomada, la mira, el jalón,
el nivel, la cartera y la cinta
son recuerdos lejanos de ayer.

Ahora guardo en mi corazón
además de la pluma y la tinta:
de las letras el dulce placer.

 Un hacer...
que disfruto con sumo alborozo
y me inunda la vida de gozo. 

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Brújula y libro
(De la Internet)


martes, junio 30, 2020

¡OH, BELLA PATRIA MÍA!





En mis lejanos años de estudiante de primaria, figuraba en los programas académicos una materia que se denominada "Educación Cívica y Urbanidad". En aquella ya extinta asignatura nos enseñaban, además de las reglas de urbanidad y buen comportamiento, el respeto y el amor hacia nuestros símbolos patrios: El Himno Nacional se escuchaba o cantaba mirando al cielo estando en posición de firmes y con la cabeza descubierta; al pasar frente al Pabellón se hacía una venia en señal de admiración y respeto; el Escudo era el estandarte que en las celebraciones patrias encabezaba los desfiles como símbolo de nuestra soberanía e identidad. Se consideraba un gran honor izar la bandera durante el solemne acto escolar que premiaba a los mejores alumnos cada semana... hoy nada es igual, el amor patria se ha perdido.


A COLOMBIA
(Lizaraejoa)*

Desde mi patria chica tenaz y floreciente
a Colombia le canto con júbilo inmortal,
y ciño una diadema de lauros en su frente.

Le canto a la grandeza de su geografía
blandiendo mi bandera, sagrado tricolor,
en donde la esperanza refulge todavía.

A sus mares bravíos, al istmo ya perdido
y al cóndor que corona su Escudo Nacional,
  con la fe palpitante del corazón henchido. 

Mi patriótica loa se yergue incontenible
cual símbolo perenne de libertad y honor,
al exultante grito de gloria inmarcesible.

A Colombia le canto con júbilo inmortal
blandiendo mi bandera, sagrado tricolor,
y al cóndor que corona su Escudo Nacional
cual símbolo perenne de libertad y honor.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Los símbolos patrios
(De la Internet)


*Lizara-Rima


Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog