lunes, julio 04, 2022

LOS MEJORES REGALOS





Con una caja de cartón bajo el brazo, apoyándose en su retorcido bastón, subía el anciano lentamente por la empinada calle del barrio. Lo alcancé a la mitad de la cuesta, se veía muy cansado. Hola, vecino, ¿cómo me le va? saludó. Bien, don Crescencio le respondí−, ¿qué lleva ahí?, se nota algo pesado, venga yo le ayudo. Gracias, sumercé, son los regalos que me dieron por la fiesta del padre contestó mientras ponía la caja en el suelo. Me agaché para levantarla, pero grande fue mi sorpresa al comprobar su liviandad, nada contenía. Apercibido de mi extrañeza, don Crescencio sonriendo me dijo: −Parece vacía, pero está repleta de felicidad, estimado amigo; en ella van los abrazos, los besos y los cariñitos que me prodigaron durante todo el día mis hijos y mis nietos... detalles que no hacen bulto, pero llenan el alma concluyó.


ANCIANIDAD
(Soneto)

Como la nieve cubre el campo verde
sobre mis sienes el invierno posa,
y en la silente ancianidad se pierde
de aquel ayer la flor maravillosa.

Mas aunque viejo, desolado y triste 
el corazón palpita emocionado,
cuando de luz la descendencia viste
y nos regala un beso inesperado.

Se colma el alma con eterno amor
cual un estuche de esmerados trazos,
donde se guarda el fraternal candor

de tiernos guiños y de los abrazos
que tanto alegran al que en su dolor:
siente la vida rota en mil pedazos.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La calle empinada
(De la Internet)

lunes, junio 27, 2022

LA VERDADERA PANDEMIA





Entre la ilusión y el amargo desengaño los que hemos sobrevivido a la pandemia estamos viendo como el mundo regresa a la normalidad, pero no para bien sino para mal. Se está disipando la niebla y nuestros ojos contemplan la triste realidad: todo es como antes, no aprendimos la lección, las tantas promesas de ser mejores personas en procura de un mundo mejor quedaron en el olvido enredadas en una maraña de absurdas contradicciones que sacan a relucir nuestra naturaleza de seres imperfectos. El amor, la solidaridad, la unión y el respeto que se pregonaban a los cuatro vientos, durante la amenaza, se han ido diluyendo entre la indiferencia renacida tras la ola de confianza promovida por la supuesta normalidad sanitaria.


NORMALIDAD
(Serventesios)

Parece... no aprendimos la lección
y el mundo ha regresado a su lugar;
maldad, egocentrismo y ambición
emergen por su trono a reclamar.

Han vuelto la tristeza y el lamento
del niño que en el fango ha de nacer;
se aleja la bondad que en su momento
dio pan a quien no hallaba de comer.

Ya sale a campear la indiferencia
causante de dolor y muchos males;
se subasta, se empeña la conciencia
en ferias o indecentes bacanales.

Parece... que se ha ido la ilusión
y el mundo no será un mejor lugar;
cual piedra endurecido el corazón
de aquellos que no gustan del amar.

Han vuelto a fracasar en el intento
anhelos y utopías del querer;
no logró subsistir el sentimiento
ni pudo la esperanza florecer.

Ya sale al escenario la inclemencia
de los seres mezquinos e inmorales:
los buitres sembradores de violencia
e inconfesos... pecados capitales.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Pobreza en Bogotá
(De la Internet)


lunes, junio 20, 2022

UN CAMBIO EN EL RUMBO





Ojalá el giro político que se ha dado en Colombia sea el comienzo de una nueva nación, el renacer de la esperanza en medio de un pacto nacional que nos permita construir el camino hacia una paz verdadera, una paz asentada sobre los pilares de la justicia social que tanto hemos anhelado. Que nuestro nuevo mandatario, Gustavo Petro Urrego, logre desarrollar un gobierno incluyente, un país en el cual quepamos todos: negros, blancos, mulatos, mestizos, zambos, indígenas y raízales; también los diferentes, los de arriba y los de abajo. Que los niños disfruten de un hogar, que los jóvenes puedan estudiar, que los adultos consigan trabajo, que los ancianos sean amparados, pero por sobre todo, que desaparezcan la violencia y la miseria para que se nos de la oportunidad de tener una vida digna y sosegada... que Dios lo ilumine, señor presidente.


NUEVA ERA
(Lizaraejillo)

Se ha desatado una cuerda
después de doscientos años,
hemos girado a la izquierda.

Colombia se halla expectante
el cambio habrá de venir,
celebra un pueblo exultante.

Bajo el fulgor de la aurora
se alejan los desengaños,
en nuevo tiempo es ¡ahora!

La esperanza ya florece
y se aclara el porvenir,
la luz por fin aparece. 

Después de doscientos años
el cambio habrá de venir,
se alejan los desengaños
y se aclara... el porvenir.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El presidente electo
(De la Internet)


Nota: Aunque no concuerdo con algunas de las propuestas incluidas en su programa de gobierno, considero sano para el país concederle a Petro el beneficio de la confianza en procura de la reconciliación nacional.

Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Ingeniero de profesión, obrero de las letras por heredad, vocación y sincero amor al arte. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Nacido el 23 de abril de 1952 en la población de Paz de Río, Boyacá (Colombia).

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog