domingo, enero 20, 2019

GALARDÓN INTERNACIONAL





Continúan las gratas noticias en este año 2019. Desde Miami, Florida, recibo la buena nueva de que he obtenido el segundo lugar en el Concurso de Poesía en Rima Jotabé realizado en los Eatados Unidos. Transcribo el correo portador de la noticia: "Estimado poeta: Me complace grandemente anunciarle que ha sido el ganador del 2do Lugar de las obras en español del concurso Jotabeando USA 1. Como la obra en inglés seleccionada presenta tanta calidad como la suya hemos decidido dar el premio en metálico compartido. Le extiendo el diploma en este correo y después del evento le enviaré los libros y el dinero a la dirección que figura en sus datos. ¡Muchas Felicidades! Gracias por su participación. Saludos cordiales. Marta Requeiro". Emocionado y agradecido comparto el poema laureado.


MARIPOSA
(Jotabea con estrambote)

Los golpes que me ha dado la vida no me afligen,
al contrario, más lucha, más pundonor me exigen.

Soy cual la mariposa que de existencia corta
avatares del tiempo sin declinar soporta;
ni el viento ni la lluvia ni el frío, nada importa,
y aprende de la vida que a persistir la exhorta.

Vagando taciturna sobre la verde alfombra,
debajo de la nubes que le proveen sombra:

va en busca de las ninfas que su destino rigen,
son átomos dorados el polen que transporta
entre sus bellas alas… y su fulgor asombra.

Sus ruinas las escombra
y, aunque en su pecho bulle la fiebre del tormento,
no emite ni una queja, ni llanto ni lamento.

__________________


Nota: Adicionalmente, un segundo poema presentado al concurso con el título de "Emigrante", ha recibido "Mención" por parte del Jurado Calificador. Poema que también comparto con alegría. Muchas gracias a los organizadores del concurso por apreciar mis poesías en Rima Jotabé.


EMIGRANTE
(Dos Jotabé)

I
Campos de mi país, hoy tan lejanos:
sus montañas, sus valles y pantanos.

Campos de mi país en el estío,
allá donde feliz cantaba el río…
y cerca de la orilla, mi bohío,
humilde, pero al fin y al cabo mío.

Incontables bellezas naturales,
no encontraré jamás otras iguales.

Anhelos de tornar son sueños vanos,
al sentirme tan solo, siento frío,
y sangran las heridas de mis males.

II
Infinita es la mar que nos separa,
infranqueable y tácita mampara.

Dolor inmenso, su acallar procuro,
sin lograr desterrar feroz conjuro…
que impone al caminar paso inseguro:
destino cruel, terriblemente oscuro. 

¡Oh, mi patria! Mi patria indestructible,
volver allí, parece ya imposible.

Hogar feliz… que en el ayer dejara,
donde nací, donde era el aire puro.
¡Patria inmortal, amor inmarcesible!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Diploma del Galardón.
Jotabeando USA.


jueves, enero 17, 2019

CAMINO A LA ERMITA





De todo aquello me acordé mientras avanzaba por el sinuoso camino que conduce hasta la colina en donde estaba ubicada la ermita a la Virgen de Fátima. Después del desayuno en la casa que fuera de los abuelos, la que ahora es una posada rural, decidí dar un paseo por los alrededores y, el subconsciente, me llevó de regreso al pasado: volví a ver el sendero bordeado de flores, los rubios trigales, el radiante cielo azul, el arroyo cristalino y aquel hermoso roble bajo del cual acaricié su rostro angelical en un caluroso día del florido mes de mayo, después del Santo Rosario... éramos niños, entonces.


ALBORES

Encima de tus hombros la fronda cabellera
de bucles y adornada con rayo vespertino,
resplandecía imponente aquella vez primera
que mis manos tocaron tu rostro purpurino.

Se convirtió de pronto lo gris en primavera
y florecieron nardos al borde del camino,
tú fuiste en un instante la luz que le pusiera
arreboles al cielo de juvenil destino.

Al contemplar tus ojos de bellos resplandores
de la pasión brotaron los místicos albores,
volaron mariposas sobre un trigal sereno

y todo fue alegría, ternuras y primores
  en medio del paisaje pintado de colores…
al palpitar ardiente de tu amoroso seno.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Camino a la Ermita.
Pedro Roldán.


sábado, enero 12, 2019

VOLVER AL TERRUÑO...





Jacinta se quedó asombrada. Contemplaba el paisaje con sus grandes ojos negros como si quisiera agradecerle a Dios por tanta belleza, por ese tapete verde y por el cielo azulino que cubría con su manto todo lo que sus ojos alcanzaban a divisar. Con la mano sobre su pecho palpitante y el rostro bañado en lágrimas de alegría, descendió de la colina rumbo al pequeño y florido valle en donde estaba asentado el "ranchito", el que había dejado por irse para la ciudad a trabajar de muchacha en la mansión de unos ricos. Abajo, con los brazos abiertos, la esperaban sus viejos... se había cumplido su anhelo de regresar: ahora sí estarían juntos por siempre, ahí, en su querido y nunca olvidado terruño natal.


SOÑANDO

Esto dijo "mana" zorra
al pie de un palo de tuna,
aunque me ofrezcan palacios
no hay como la propia cuna,
y cogió camino abajo
más "jachosa" que ninguna.

Lo mismo que digo yo
cuando miro los paisajes
de mi tierra, tan hermosa,
vestida de verdes trajes
y de colores pintada
con "revoletes" y encajes.

En mi lar tengo de sobra
lo que "menesto" y deseo,
porque no ambiciono nada
es mío to' lo que veo,
y vivo feliz soñando
en los brazos de Morfeo.

Tengo mi vaca lechera,
mi "gozque" y mi caballito,
tres gallinas, dos conejos,
cuatro ovejas, un cabrito
y un barbecho bien arado,
que rodea mi ranchito.

Siembro, cultivo y recojo
lo que la "tierrita" da,
algo pa'echarle al canasto
como decía mi mamá,
y de lo que Dios me brinde
otra cosecha saldrá.

No me "ajubila" el mañana
con el hoy es suficiente,
vivir sin preocupaciones
eso lo tengo presente
y, pa'no tener problemas:
soy lo que quiera la gente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Paisaje Boyacense.
De la Internet.


Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación o, por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog