miércoles, agosto 15, 2018

DE LA TIERRITA, SUMERCÉ...





Julieth, de apenas ocho años, llegó a Bogotá desde Boyacá, para presentarse el pasado 5 de de febrero en las audiciones a ciegas del concurso La Voz Kids, robándose los elogios de los jurados y del público del programa. La familia de la pequeña es desplazada por la violencia, procedentes del Guaviare llegaron a vivir en Sogamoso, ciudad en donde nació la pequeña. Creció escuchando las melodías del carranguero Jorge Velosa, su modelo a seguir y a quien asegura va a reemplazar en el futuro. "La Carranguerita", como se hace llamar, interpretó el tema "La Gallina Mellicera" y de inmediato se convirtió en el centro de atención de toda Colombia por su talento y su ternura. 

Con dos trenzas en el pelo y florido delantal,
de  jipijapa el sombrero y mi ruanita o mi chal.


LA CARRANGUERITA

Yo soy la carranguerita
de Boyacá "sumercé",
y canto mi musiquita
por donde quiera que esté.

Le canto al monte y al llano,
al río y a la quebrada;
al sol que brilla temprano,
al trigo y a la cebada.

Al barbecho y a las flores,
a los verdes arbolitos
y al amor de mis amores
que son los animalitos.

Yo soy la carranguerita
y aquí les vengo a cantar
esta sabrosa rumbita
pa'que salgan a bailar.

Amante de mi folclor
por encima'e cualquier cosa,
 interpreto con amor
las canciones de Velosa.

 La Gallina Mellicera,
La Julia y La Cucharita;
El Canto pa'mi Mi Vereda
y también La Deseadita.

Natal de mi Sogamoso
tierra del sol y el acero,
y la vida me la gozo
al son de lo carranguero.

Yo soy la carranguerita
y aquí les vengo a cantar
esta sabrosa rumbita
pa'que salgan a bailar.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La Carranguerita.

Caracol Televisión.



miércoles, agosto 08, 2018

LUIS HERNANDO SÁNCHEZ





"Soy uno de tantos que van por el mundo ahogando sus penas entre humo y licor, arrastrando solo pesada cadena sin hallar alivio para su dolor". Solíamos cantar en aquellas interminables noches de bohemia, con Luis Hernando Sánchez Estupiñán, otro entrañable amigo que se nos adelanta en el camino. "Luisache" le decíamos de cariño: amigo franco y leal, espontáneo y de risa a carcajadas; siempre alegre y dispuesto a servir sin esperar nada a cambio. Fuimos compañeros de trabajo y de aventuras, amigos en las buenas y en las malas, y vecinos por algún tiempo. Hasta siempre, querido amigo... sé bien que allá estaremos algún día, allá donde no existen sufrimientos.

A tu memoria querido amigo,
 alzo mi copa y brindo contigo.


"LUISACHE"

Amigos fuimos en la juventud,
como amigos el trigo con la brisa;
también lo fuimos en la senectud,
amigos en el llanto y en la risa.

Brindó cariño, tuvo gratitud,
la vida caminó sin llevar prisa;
fue desde siempre su mayor virtud
la franca lealtad, clara y concisa.

Veterinario, de genial presea,
con él no había tristeza ni mal rato;
querendón, espontáneo, sonriente

y… lo recordaré do quiera sea,
cuando beba del caro o del barato:
un trago mañanero de aguardiente.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: El amigo Luisache.

Archivo particular.




sábado, agosto 04, 2018

EL REQUINTO CARRANGUERO





El "Requinto Carranguero" es un instrumento ancestral originario de la zona andina colombiana, principalmente de lo que hoy abarcan los departamentos de Cundinamarca, Boyacá y Santander. Constaba inicialmente de diez cuerdas dispuestas en cuatro órdenes (2, 3, 3, 2) pero actualmente le han acomodado doce para volverlo requinto de tiple y darle así mayor sonoridad. A finales del siglo diecinueve comenzó a ser utilizado para el acompañamiento de bambucos, guabinas, pasillos y torbellinos (inicialmente con curdas de tripa y posteriormente de acero) y desde los años setenta del siglo pasado ha sido el instrumento bandera de la Música Carranguera, símbolo de Boyacá. 


MI REQUINTO

Pa'tener vida contenta 
solamente necesito:
mi requinto, una morena
y un sorbo de guarapito.

Y un sorbo de guarapito
pa'calentar la garganta, 
 y enseñarle al forastero
como se baila y se canta.

Como se baila y se canta
el merengue o la guabina,
el bambuco, el torbellino
y la rumba campesina.

Es mi requinto
 fiel compañero,
boyacacuno, santandereano
y carranguero.

Tienen timbre muy sonoro
sus cuerdas arrequintadas,
con él mis coplas invento
y acompaño mis tonadas.

Y acompaño mis tonadas
pa'cantarle a una morena,
de mañanita y de tarde 
o en noches de luna llena.

O en noches de luna llena
 bajo luceros y estrellas,
porque al son de mi requinto
se componen cosas bellas. 

Es mi requinto
 fiel compañero,
boyacacuno, santandereano 
y carranguero.

Es un instrumento criollo
netamente colombiano,
pariente de la bandola
es del tiplecito hermano.

 Es del tiplecito hermano
con visos de la guitarra,
tiene su alma campesina
y el corazón de cigarra.

Y el corazón de cigarra
requinto boyacacuno,
legado de los ancestros
 que suena como ninguno.

Es mi requinto
 fiel compañero,
boyacacuno, santandereano 
y carranguero.

__________________




Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: Mi Requinto.

Del móvil .


Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog