viernes, marzo 29, 2019

COMO LAS FLORES...





La Rima Jotabé, tal como las flores, continúa creciendo y expandiendo su aroma por distintos lugares en el mundo, dejando huella por donde quiera pasa y obteniendo más adeptos que se unen a la causa enamorados de esta bella y novedosa estructura poética. Ha concluido el "VIII Certamen Poético Internacional Rima Jotabé", en el cual participaron 226 poetas de diferentes países para obtener un total de 475 obras escritas en  las diferentes variantes aceptadas para este vanguardista estilo de poesía. Como Jotabero que soy, he participado en este Certamen con el poema que hoy les comparto; felicito a todos y cada uno de los premiados y les auguro muchos éxitos en sus quehaceres literarios.


TARDÍAS ILUSIONES
(Jotabea con estrambote)

Llegaron a mi vida tardías ilusiones,
y ahora escribo versos, poemas y canciones.

No fue premeditado, fue cosa del destino,
que las musas cruzaran volando mi camino
y, con un suave manto de terciopelo y lino:
arroparan donosas mi aventurero sino.

Hoy… es la poesía mi pan de cada día,
mi fúlgida esperanza, mi paz y mi alegría.

Renazco embelesado con nuevas emociones
y pinto con mis versos un mundo purpurino,
manteniendo presente mi lúcida porfía.

Es dulce melodía…
mi lúcida porfía que crece y se agiganta,
y en aciagas mañanas con alborozo canta.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Libros y flores
De la Internet


viernes, marzo 22, 2019

NO HA SIDO EN VANO





Ha sido difícil, mas no ha sido en vano. Hace unos veinticinco años llegué a la ciudad de Tunja para comenzar de cero, para emprender una nueva vida y realizar un viaje sin regreso por un camino para mí desconocido, por un camino que aún lo sigo andando aunque ahora mis pasos sean más lentos. Mas no ha sido en vano, lo repito, pues de la mano del ser que me acompaña hemos logrado mantener la barca a flote y a pesar de las dificultades hemos criado y educado a nuestros hijos, ya pueden emprender su propio vuelo... ahora disfrutamos lo sencillo con la tranquilidad de haber cumplido.


FELICIDAD

A mí me hace feliz ver las palomas
bebiendo de los charcos en la calle;
o contemplar tus ojos si te asomas
y brillas como el sol allá en el valle.

A mí me hace feliz el horizonte
pintado con el ámbar ponentino;
o las flores que crecen en el monte
y adornan las orillas del camino.

A mí me hace feliz una sonrisa
del inocente niño, del anciano;
o sentir las caricias de la brisa
y sentarme debajo de un manzano.

Arriesgarme y andar por la cornisa,
sin haber consultado pitonisa.

A mí me hace feliz cuando me tomas
por el brazo y lo enredas en tu talle;
o disfrutar de un bosque sus aromas
y oír un ruiseñor doquiera me halle.

A mí me hace feliz algún sinsonte
que vuele tras la luz de su destino;
o el pícaro mirar de un polizonte
y el sabor agridulce de un buen vino.

A mí me hace feliz el que sin prisa
camina como simple ser humano;
o el que tiene raída la camisa
y lleva un corazón en cada mano.

Borrar tristeza y llanto con la risa,
sin dejar de rodar cual piedra lisa.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Cinco palomas.
De mi móvil.


lunes, marzo 18, 2019

VESTIGIOS DE LO INVISILE





De vez en cuando saco del baúl de los recuerdos algunos pequeños objetos que fueran de mi padre: su radio de pilas, su reloj de cabecera, su baraja española, su linterna eveready, su afeitadora, sus gafas de lectura y una libretica de apuntes con anotaciones de su puño y letra. Los contemplo, siento en ellos su presencia y lo veo con el radio pegado a la oreja o en el  patio trasero parado frente al vetusto espejo retocándose el bigote con un lápiz de mina negra. Entonces... me da por pensar que uno no se va para siempre, que permanece presente en las cosas que le pertenecieron en vida, esas cosas que parecen insignificantes pero que mantienen vivos los recuerdos de quienes ya no están en este mundo.

"La verdadera muerte es el olvido"

PARA DESPUÉS
(Jotabé dodecasílabo)

Cuando yo me vaya pónganse mis botas,
mis camisas viejas, mis chaquetas rotas.

Reciten mis versos, canten mis canciones,
denle algunas vueltas a las emociones;
saquen los cuadernos que haya entre cajones
y pinten en ellos rojos corazones.

Echen las botellas de vino en la jarra,
pásense de copas, rasguen la guitarra.

Toquen en el piano tres o cuatro notas,
  escriban poemas, siembren ilusiones...
y brinden alegres en noches de farra.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Pequeñas cosas.
De mi móvil.



viernes, marzo 08, 2019

LAS "VENTERAS" DE MI BARRIO





Las vendedoras ambulantes alegran con su amable sonrisa las calles de mi barrio. Ellas se rebuscan el diario sustento familiar vendiendo de todo un poquito en sus improvisados puestos callejeros, los que arman de madrugada y desbaratan al anochecer, repetidamente, cada día de la semana sin descansar. Las "venteras", como solemos decirles de cariño, son parte del paisaje y contribuyen a nuestro bienestar al ponernos a la mano muchos artículos de primera necesidad evitándonos largos recorridos. Gracias, estimadas amigas por su amable servicio, el cual es piedra angular del patrimonio histórico-cultural de la ciudad actuando como parte vital de nuestra vida económica y social desde hace muchos años.


VENTERAS

Cuando salgo a caminar
por las calles de mi barrio
me saludo con Pilar,
con Margarita y Rosario.

Con Teresa, con Graciela,
con Paola, con Herminia;
con Aurora, con Mariela,
con Rosita y con Cecilia.

Pilar vende los cholados
y Margarita las flores;
Rosario tinto, calados
y algodones de colores.

Teresa vende empanadas
y Graciela chontaduros;
Paola queso, cuajadas
y los duraznos maduros.

Herminia vende altamisa,
Aurora los aguacates;
Mariela la longaniza
y Rosita los tomates.

Y... Cecilia vende abrazos
por unidad y docenas;
vende por jarras o vasos
el jarabe quitapenas.

Las "venteras" de po'aquí
son palomas consentidas;
ellas me quieren a mí
y son bien correspondidas.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La ventera
De la Internet.


Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación, o por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y... de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog