viernes, enero 21, 2022

LA ESCALERA DE LA VIDA





Las gradas que llevan desde la parte baja del barrio hasta la calle en donde está a mi casa de habitación son ruta frecuente durante mis caminatas diarias. Anteayer, a la mitad del ascenso, me faltó el aliento y tuve que detenerme por un momento para tomar aire antes de continuar la marcha; fue una sensación algo extraña, nunca me había sucedido. Mientras recuperaba energías, imaginé la existencia como una empinada escalera por la cual vamos subiendo: cada escalón superado nos irá acercando a la cumbre, pero también será un paso más hacia el punto final, un día menos en la vida. Por eso valoro el presente, por eso intento vivir el ahora... superando dificultades y haciendo lo que me es gratificante. 


AHORA
(Jotabea con estrambote)

Intento ser poeta, pretendo ser cantor,
y así voy por la vida sin penas ni dolor.

Le canto a lo que tengo la suerte de tener
y a los momentos idos que nunca han de volver;
le canto a la esperanza del niño por nacer
y al hombre en el ocaso que vive con placer.

Ahora son los versos razón de mi existir,
los cantares le brindan sosiego al transcurrir.

Intento ser un bardo sencillo y trovador,
no me importa el fracaso, no le temo a perder;
no repiso lo andado... ni trazo el porvenir.

Me ayudan a vivir:
las palabras que anidan en las estrofas mías
y bordan pentagramas de innatas armonías.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Escaleras de mi barrio
(Foto propia)


lunes, enero 03, 2022

AÑO NUEVO COLOMBIANO





Con la inmensa ilusión de siempre, con la misma esperanza de todos los eneros, con cariño y fe renovada recibimos en nuestra tierra colombiana el año dos mil veintidós. ¿Qué podríamos pedir, que no hayamos pedido ya? ¿Qué podríamos anhelar, que no hayamos anhelado ya? ¿Qué podríamos soñar, que no hayamos soñado ya? ¡Todo, absolutamente todo, se ha pedido para mi amada Colombia y muy poco se ha cumplido! Sigue sangrando la herida, el clamor de tantos años continúa vigente: Paz, justicia y libertad; tres palabras que lo resumen todo, tres palabras que de ser escuchadas, practicadas y aplicadas harían, muy seguramente, una patria mejor... una patria para todos, sin angustias ni dolor.


ROGATIVAS
(Quintetos)

Ojalá con augurios mejores,
¡bienvenido!... Dos mil veintidós:
que se alejen los tantos temores
y se vuelvan verdad los favores
que con fe le pedimos a Dios.

Que haya techo, salud y justicia
con empleo y un digno salario,
que se acabe la cruenta sevicia 
y la muerte no sea la noticia
que en la prensa leamos a diario.

Que tengamos un nuevo país
con la fuerza que todo acompasa,
que forjemos un mundo feliz
y el amor sea la gran directriz
que nos brinde cobijo en la casa.

Que no acallen la voz del cantor
si en su canto reclama verdad, 
que se pueda exigir libertad
y no arrasen con fuego el clamor  
de la patria que sueña igualdad.

Ojalá con la fe renovada,
¡bienvenido!... Dos mil veintidós:
que se borre la angustia pasada
y alcancemos la dicha anhelada
que con fe le pedimos a Dios.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Amanecer Colombiano
(De la Internet)

Información del Autor

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista de corazón. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río (Boyacá) Colombia, 23 de abril de 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog