viernes, septiembre 27, 2019

LA VOZ DE LA EXPERIENCIA





Todas las mañanas doña Gertrudis, una venerable señora que tiene a sus espaldas casi cien años, nueve hijos, quince nietos y cuatro bisnietos... muy alegre sale de su casa llevando de la mano a su bisnieta de cuatro añitos, camina cuesta abajo el kilómetro y medio hasta la escuelita en la cual estudia la pequeña señorita y regresa de para arriba por el mismo sendero con un garbo envidiable, me mira amablemente cuando nos cruzamos y me saluda con efusividad: –¡Adiós vecinito, que tenga buen día! ¡Dios me lo bendiga! –grita desde el otro lado–. Ejemplo de sabiduría y de bien vivir es la mentada bisabuelita, su adorable sonrisa me alegra cada mañana. Les contaré, en ovillejos, las respuestas que me dio al indagarle por sus secretos para ser tan vital y tan feliz como ella siempre lo ha sido.


PARECERES

I
¿Para conseguir un sueño?
¡Empeño!

¿Si se aleja la esperanza?
¡Confianza!

¿Si el alba oscura se ve?
¡La fe!

Es menester bien lo sé
para lograr los anhelos
tener bajo de los cielos:
¡empeño, esperanza y fe!

II
¿Si hay ambiente negativo?
¡Vivo!

¿Si caigo en el desconsuelo?
¡Vuelo!

¿Si es abrupto el derrotero?
¡Persevero!

Ante todo y de primero
para aguantar costalazos
sin quedar en mil pedazos:
¡vivo, vuelo y persevero!

III
¿Si me ahoga triste llanto?
¡Canto!

¿Si se oprime el pecho mío?
¡Río!

¿Si quiero hallar un tesoro?
¡Me enamoro!

Nunca lo perdido añoro
ni juventud ni caudales
y para evitar los males:
¡canto, río y me enamoro!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Camino a la escuela
(De la Internet)




viernes, septiembre 20, 2019

REGALOS NOS DA LA VIDA

         

         

Fue para mí fue una grata sorpresa el ver mi nombre impreso con letras de molde junto al de grandes poetas colombianos (Jairo Anibal Niño, José Asunción Silva, Julio Florez y Porfirio Barba Jacob) en el folleto y póster promocional del 47avo Concurso de Declamación "Frenando Soto Aparicio", poesía colombiana: Homenaje al Bicentenario, organizado por alumnos del Colegio Salesiano en la ciudad de Duitama, Boyacá. Emocionado me puse a pensar que la tierra bien labrada, bien cuidada y abonada nos regala buenos frutos, es cuestión de fe y paciencia mientras la simiente germina. No sé quién me hizo el honor de incluirme en la lista, pero estoy sumamente agradecido. Al fin de cuentas, la vida tarde o temprano nos compensa de algún modo... ahincando los deseos de continuar en la brega.


DE LA TIERRA

Como ancestrales semillas que de la tierra germinan
mis versos crecen silvestres a la orilla del camino,
y con rimas de colores los paisajes se iluminan
en las tardes veraniegas bajo el cielo azul marino.

Los cantan las avecillas en su melodioso trino
y niños que alborozados hacia la escuela caminan,
también los canta el labriego del terruño campesino
que descansa sudoroso donde los surcos terminan.

Son granitos de mazorca, de fríjoles verdes y habas
o espigas para la siega del trigo y los cebadales,
son tubérculos de papa, de arracachas y de nabos.

Son pepitas de durazno, de mortiños y guayabas
  o curubas enredadas por entre los matorrales...
son tejedores de sueños, son hilos atando cabos.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imágenes: Póster del Evento

y paisaje Boyacense
(De la Internet)


martes, septiembre 17, 2019

CAMINO DE LA LAGUNA





Escondida debajo de una gran piedra, entre unos matorrales y a la orilla del camino que iba hacia la laguna, quedaba la "mana" de agua que abastecía a los habitantes del caserío levantado alrededor de la escuela donde enseñaba mi señora madre. Cada mañana con mi múcura al hombro, unas veces solo y otras acompañado, bajaba hasta la fuente a recoger el agua necesaria para el diario. –Con la totuma retira la hiervas y saca el agua por encimita para que no se rebote –decía mi madre– no me la vaya a traer turbia ni con renacuajos. La manita de agua y el camino real han desaparecido, pero aquella laguna, la de abajo, aún sobrevive convertida en un pequeño pozo colmado de gratos recuerdos.


LA MANA

La mana de agua que había
camino de la laguna, 
era fuente de agua clara
y fresca como ninguna.

Con la múcura de barro
mi mamita me mandaba,
a traer desde temprano
el agua que menestaba.

En el hombro la vasija
yo la cargaba contento,
persiguiendo copetones 
y echando coplas al viento.

La mana de agua que había
camino de la laguna, 
era fuente de agua clara
y fresca como ninguna.

La fuentecita quedaba
a la orilla del sendero,
debajo de una gran piedra 
y un palo de borrachero.

Sacaba con la totuma
el agua por encimita,
pa'que no se rebotara
y saliera limpiecita.

Feliz pasaba los días
con la múcura cargada,
de pa'bajo livianita
 y de pa'rriba pesada.

La mana de agua que había
camino de la laguna, 
era fuente de agua clara
y fresca como ninguna.




__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Laguna de Chitagoto
(De la Internet)



miércoles, septiembre 11, 2019

LAS MENTADAS "VOTACIONES"





"Pueblo que me escucha, aquí me tienen delante de ustedes y ustedes delante de mí y es una verdad que nadie podrá desmentir. Y ahora yo me pregunto ¿y por qué estoy aquí? Y enseguida tengo mi respuestación, porque soy muy rápido en todo. Estoy aquí porque no estoy en ninguna otra parte y porque ustedes me llamaron y si el pueblo me llama sabrá por qué lo hizo. Yo, contrariamente a lo que dijo cierto sujeto, que no quiero pronunciar su nombre pero que lo estoy viendo, no represento a ningún partido y no represento a ningún partido porque me represento yo solito, porque como dice el dicho: es mejor solo que mal acompañado. Y aunque mi lenguaje nos sea florido porque nunca lo he regado con la demagogia de falsas promesas, mi lenguaje es claro, y claro que tengo que responder. Agradezco los aplausos tan desnutridos a la par que merecidos. He dicho". (Cantinflas, 1952).


ROGATIVAS

'Ora que ya'tan cerquita
las mentadas "votaciones"
renacen las ilusiones 
de una patria más bonita
con habas y con papita
y dulces y colaciones.

Que no haya desilusiones
por ofertas incumplidas
y las "vainas" prometidas
alegren los corazones
de las distantes regiones
olvidadas y sufridas.

Que sean alegres las vidas
de "tuitos" los ciudadanos 
en los lares colombianos
y que sanen las heridas
de injusticias cometidas
por los malandros tiranos.

'Ora que'tamos a manos
no nos demos por la "jeta"
ni hablemos con escopeta,
miren que somos humanos
y parecemos marranos
tomando "güisqui" en olleta.

Que no "joda" ni se meta
la corruptela infeliz
ni que asome su nariz
porque le damos chancleta
y con pata en la bragueta
le cobramos el desliz.

Que no sea la directriz
de los "dotores" un fajo
de billetes por debajo
de la mesa o el tapiz,
que dobleguen la cerviz
y trabajen a destajo.

'Ora sí, que los de abajo 
tengamos "juerza" y valor
pa'no vender el honor
por un tamal o un refajo
y escojamos a un "vergajo"
  de todos el menos peor...
que trace un rumbo mejor
con equidad y trabajo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen  y texto inicial
(Cantinflas )




jueves, septiembre 05, 2019

TELEGRAMA PARA EL GORDO





Gustavo Gil Fonseca, amigo desde siempre, era el empleado estrella de la entonces muy reconocida "Empresa Nacional de Telecomunicaciones" (Telecom) y el encargado de entregar puerta a puerta los sendos telegramas que desde distantes lugares llegaban hasta nuestro pueblo natal. Lo bautizamos como el "Gordo Gil o el Gordo Telecom" y era muy familiar su voz gritando a lo cuatro vientos en el zaguán de las casas: –¡Telegrama, telegrama!, telegrama para fulano, zutano o mengano. La estatal Telecom fue privatizada y tiempo después subastada al mejor postor. Luego, con los avances de la tecnología el telegrama pasó a mejor vida, pero el señor Gil Fonseca sigue muy campante dando lora por el pueblo y sobando la pita con su dicharachera forma de ser. Gustosamente y para cumplirle lo prometido le escribí un soneto... ahí le va pues, mi querido amigo, su telegrama vía Internet.

La distancia nos separa, pero Telecom nos une.


EL "GORDO GIL"

Bigotón como un charro mexicano
de sombrero, de poncho y con guitarra,
más que amigo parece ser hermano
y un compinche de todos en la farra.

No se arruga ni tiene el pelo cano
y el tiempo en su carrera no lo agarra;
querido y respetado, pues no en vano
ha sido ancla y timón de la gabarra.

Andaba por las calles muy ligero
entregando puntual los telegramas,
que llegaban de lejos al despacho.

Ya no es de Telecom el mensajero
ni vuela como un mico por las ramas,
pero es el "Gordo Gil" aún muchacho.

  Exhibe su mostacho...
sonriendo alegremente cuando pasa
orondo como Pedro por su casa.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El Gordo Gil
(Del Facebook )



Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog