jueves, septiembre 05, 2019

TELEGRAMA PARA EL GORDO





Gustavo Gil Fonseca, amigo desde siempre, era el empleado estrella de la entonces muy reconocida "Empresa Nacional de Telecomunicaciones" (Telecom) y el encargado de entregar puerta a puerta los sendos telegramas que desde distantes lugares llegaban hasta nuestro pueblo natal. Lo bautizamos como el "Gordo Gil o el Gordo Telecom" y era muy familiar su voz gritando a lo cuatro vientos en el zaguán de las casas: –¡Telegrama, telegrama!, telegrama para fulano, zutano o mengano. La estatal Telecom fue privatizada y tiempo después subastada al mejor postor. Luego, con los avances de la tecnología el telegrama pasó a mejor vida, pero el señor Gil Fonseca sigue muy campante dando lora por el pueblo y sobando la pita con su dicharachera forma de ser. Gustosamente y para cumplirle lo prometido le escribí un soneto... ahí le va pues, mi querido amigo, su telegrama vía Internet.

La distancia nos separa, pero Telecom nos une.


EL "GORDO GIL"

Bigotón como un charro mexicano
de sombrero, de poncho y con guitarra,
más que amigo parece ser hermano
y un compinche de todos en la farra.

No se arruga ni tiene el pelo cano
y el tiempo en su carrera no lo agarra;
querido y respetado, pues no en vano
ha sido ancla y timón de la gabarra.

Andaba por las calles muy ligero
entregando puntual los telegramas,
que llegaban de lejos al despacho.

Ya no es de Telecom el mensajero
ni vuela como un mico por las ramas,
pero es el "Gordo Gil" aún muchacho.

  Exhibe su mostacho...
sonriendo alegremente cuando pasa
orondo como Pedro por su casa.



__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El Gordo Gil
(Del Facebook )



23 comentarios :

  1. Precioso homenaje que sabrá exhibir orgulloso el señor Gil Fonseca. Mientras tanto queda cada vez más claro, Rafael, que sigues convirtiéndote en un cronista de tu tierra y de tus gentes. Cuando se haga un documental de por allí tus poemas serán el off que acompañe las imágenes y reportajes.

    Abrazo grande bien grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, es como devolverle a la tierra natal y por ende a los amigos algo de lo que nos han dado, reconociendo en ellos los valores que los hacen ser personas estimadas por sus coterráneos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Excelente homenaje, Rafael, en tiempos en que tantas actividades que eran indispensables, van desapareciendo y provocandonos nostalgia.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  3. Bonito soneto al amigo que seguro se habrá quedado muy contento.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Caray...ya decir la palabra "telegrama" es como un arcaismo...Ggracias por registrar la memoria de El Gordo.

    ResponderEliminar
  5. Es un buen abrazo a un amigo y vecino como homenaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Excelente, Gordo hace parte del patrimonio histórico de Paz de Río. Saludos

    ResponderEliminar
  7. Estupendo homenaje para uno de estos personajes de nuestra vida cotidiana que se lo merecen sobradamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muy gracioso tu homenaje!

    Abrazos desde el Rio de la Plata

    ResponderEliminar
  9. Un preciado homenaje sin duda bien merecido, además de soneto con estrombote.
    Felicidades.Te envío un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  10. Fantástico homenaje. Excelente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que simpática dedicatoria y que hermoso soneto, seguro que le emociona. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Jajaja... "Como charro mexicano"
    Te quedó esplendido. Un gran homenaje.
    Me gustaban las cartas y los telegramas. Los giros postales $$
    ¿Recuerdas cuando se hacian envíos de dinero por ese conducto? Así me enviaban de casa cuando estudié fuera de mi ciudad.
    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Simpático homenaje amigo,cariños.

    ResponderEliminar
  14. La vida moderna nos ha quitado ese contacto humano y personal con los servidores públicos, uno se hacía amigo del vigilante de la esquina, del lechero, del cartero, en fin, no se puede ignorar el avance tecnológico y sus beneficios, pero la nostalgia queda, hermoso homenaje, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Recordar a una persona que tanto trabajó para los demás es un agradable regalo
    Siempre estaban ahí,como otros personajes ,dia a dia compartiendo y dejando a los vecinos su huella
    Tu poema es simpático y otra muestra más del cariño que le teníais y tenéis
    Te felicito!!
    Besucos

    ResponderEliminar
  16. Con rítmico tono Rafael, agasajas a ese amigo de las misivas que sorprende o que agradan pero siempre son bien venidas y necesarias, y al mensajero en este caso, tus versos le hacen grande, enhorabuena.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tu visita

    Recordar a una persona que tanto trabajó para los demás es un agradable regalo

    La vida nos hacen vivir ha quitado ese contacto humano y personal con los servidores públicos, cada vez somos menos sensibles y mas violentos

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Buen homenaje poético a El Gordo Gil.

    Te dejo un abrazo, mi querido Rafael Humberto.

    ResponderEliminar
  19. Genial, el señor Gil estará muy contento y encantado con este bonito homenaje.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  20. Qué feliz debe estar el gordo Gil de ser inspirador de tu poesía. Eres como un trovador que va dejando escrita la historia de tu lugar. Felicitaciones y abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Gracias a todos ustedes, estimados amigos lectores, por sus visitas y comentarios, igualmente por su amistad y cariño que son como el aire que hincha las velas de mi barca.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Rafael, lo mejor son los amigos, y qué mejor homenaje, a un entrañable, como el telegramista (SIC), que se quedó en el corazón de todos. Un abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog