viernes, agosto 30, 2019

LA NATURALEZA HERIDA





Es la naturaleza toda, es el planeta entero, son los bosques tropicales, los ríos, las lagunas, los mares, las praderas, las montañas, la variada fauna y en general, la vida en sí misma, la que está seriamente amenazada por la desmedida ambición de los grandes industriales que, sin ningún miramiento ni consideración, destruyen todo lo que encuentran a su paso con tal de lograr obtener dinero y poder a montones. Los incontrolables incendios que desde hace semanas azotan a la Amazonia, incendios que bien podrían haber sido provocados por manos inescrupulosas, no se limitan únicamente a las llamas y el humo sino que además ponen en peligro de extinción a casi cuarenta mil especies de plantas, seis mil especies de animales y cuatrocientos grupos indígenas. La gran selva del Amazonas, la que está siendo arrasada, es la mayor cuenca fluvial del mundo y el principal regulador climático del planeta.


AMAZONÍA
(Jotabé octonario con estrambote)

Se lucran de los recursos grandes multinacionales
que con su avaricia inmensa causan infinitos males.

Deforestación, incendios, explotaciones mineras,
ganadería extensiva y compañías madereras;
narcotráfico, miseria, junglas hechas prisioneras
por órdenes recibidas desde las altas esferas.

Especies amenazadas o extintas día tras día,
muerte, soledad, angustia, dolor y melancolía.

Sin embargo, los gobiernos callan y no dan señales
convirtiendo las promesas en malévolas quimeras,
cómplices de los que arrasan con todo en la Amazonía.

Maldición e ironía:
somos fieros destructores de nuestra naturaleza,
a sabiendas de que vamos al abismo de cabeza.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Fuego en Amazonía
(De la Internet)



18 comentarios :

  1. Suscribo tu poema denuncia, Rafael. Mucho dolor causa que nos estrangulen el aire y el futuro, amigo. Tus versos contribuyen a que se despierte o no se duerma la humana conciencia.

    Abrazo agradecido.

    ResponderEliminar
  2. Es un mal al que cuesta ponerle remedio. La codicia humana no tiene fin.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bello poema-denuncia pero muy trágica la cruda realidad a la que se refiere tu poema.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Es muy triste ser testigos de lo que cuentas, aunque sea en la distancia. Bella denuncia en tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. En España tambien lloramos por esos incendios y alguno tremendo que hemos sufrido. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Cuanta razón llevan tus letras...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Y si llegamos al abismo al que "vamos de cabeza", todos padecerán. Grandes y pequeños, ricos y pobres, estimado Rafael. Dios nos libre.

    ResponderEliminar
  8. Otra triste realidad, Rafael, sentido poema, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Esta es una tamaña catástrofe. pero ¿sabes? Lo bueno de esto es que por fin, Trump y el mismo Bolsonaro, que eran reacios a reconocer los destrozos del calentamiento global, se vieron OBLIGADOS a sentarse junto a las grandes naciones a encarar la situación sin excusas de ningún tipo, enfrentar a las multinacionales responsables y proyectar la inmediata reforestación que se requerirá.

    ResponderEliminar
  10. Muy real y excelente tu verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Parabéns, amigo Rafael, pelo excelente poema, do qual destaco estes versos:

    ”Sin embargo, los gobiernos callan y no dan señales
    convirtiendo las promesas en malévolas quimeras,
    cómplices de los que arrasan con todo en la Amazonía.


    Um ótimo final de semana.
    Um abraço.

    ResponderEliminar
  12. Una protesta que tendría que ser difundida, aunque todo está dicho ya. Generamos nuestra propia destrucción de miles de formas. Cada país está en crisis por estos motivos. Me uno a lo que pones y felicito tu poesía. Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Nunca mejor dicho. Me solidarizo totalmente. Es una gran pena.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  14. Tocas un tema muy importante, estimado Rafael Humberto.

    O cuidamos el planeta o este se acaba y con ello también nosotros.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. !Malditos incendios!

    Mu sumo a tu denuncia .

    ?Qué hacen los gobiernos del mundo que no van atalarlo?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Me avergüenza pertenecer a la especie humana. Se complace en destruir plantas, animales, seres de su misma especie. Para eso nos sirve la evolución ,el conocimiento, el talento?...

    Un abrazo cómplice, trovador-.

    ResponderEliminar
  17. Qué desastre. Ponerle fuego a los pulmones del mundo. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog