miércoles, agosto 07, 2019

SIETE DE AGOSTO DE 1819





Desde el alto de San Lázaro, en Tunja, el Libertador Simón Bolivar y el estado mayor observaron los movimientos del ejército realista, que ya desmoralizado por la estruendosa derrota del 25 de julio en el Pantano de Vargas y sin los refuerzos interceptados en Pienta por las gentes de Charalá, intentaba dirigirse a Santa Fe de Bogotá. El 7 de agosto a las diez de la mañana ordenaron impedir el paso por el Puente de Boyacá, en el cual confluyen los dos caminos: el de Samacá, utilizado por los realistas desde Motavita, y el camino real, usado por los patriotas. La batalla comenzó a las tres de la tarde, fue corta y no tan cruenta como la anterior. Con este triunfo que significó el final de los realistas culminó la Campaña Libertadora de 1819, realizada en solo setenta y siete días. La batalla de Boyacá se convirtió en la piedra angular de la independencia del norte de Suramérica con los triunfos en los campos de Carabobo en Venezuela, Pichincha en Ecuador, Ayacucho y Junín en Perú y Alto Perú en Bolivia.


BATALLA DE BOYACÁ

En un siete de agosto se encontraron
dos bandos en el campo de batalla,
patriotas a realistas se enfrentaron
con valor como ahora ya no se halla.

En el cruce que forman los caminos
que parten desde Tunja y Samacá,
sobre el puente que salva el Teatinos
la epopeya inmortal de Boyacá.

Barreiro con su ejercito diezmado
a Santa Fe pensó arribar primero,
mas Bolívar estaba preparado
para el golpe final bravo y certero.

Opresores enviados del imperio
que de Vargas venían derrotados:
casi sin resistir, sin improperio,
por los patriotas fueros dominados.

Fue corto el batallar y prontamente 
los de España tocaron retirada,
nuestra patria quedaba finalmente
del yugo imperialista liberada.

Negros, mulatos, criollos y mestizos
e indígenas y zambos invencibles,
defendiendo a la par sueños castizos
lograron sortear los imposibles.

Fueron aquellos héroes de antaño
de luchas legendarias paladines,
sin pensar que de nuevo tanto daño
causaran a la patria ciertos ruines.

Se logró independencia, pero aterra
que algunos del poder usurpadores,
siguen causando mal en esta tierra
y son como en ayer los opresores.

¡Boyacá, Boyacá!... tierra grandiosa
honor mereces por tu gallardía.
Fuiste y serás por siempre poderosa,
dos siglos demostrando tu hidalguía.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Batalla de Boyacá
(Museo Casa del Florero)


17 comentarios :

  1. La historia vuelve una y otra vez a repetirse, Rafael, hermosos versos en tu homenaje, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Un bello poema épico.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Y es allí donde comienza en sí el proyecto de la Gran Colombia

    ResponderEliminar
  4. "Negros, mulatos, criollos y mestizos
    e indígenas y zambos invencibles,
    defendiendo a la par sueños castizos
    lograron sortear los imposibles..."

    Médula de tu emocionante poema, Rafael. En buena hora!

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Que suerte tuvistéis, aquí seguimos arrastrando nuestra derrota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un gran homenaje a tan importante suceso libertario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Un bonito homenaje de esta famosa batalla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Versos bellísimos que hablan de un pasado y una historia gloriosa.
    Tu forma de escribir me enamora.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como siempre, Rafael, tienes la virtud de saber expresar tus sentimientos con maestría.

    ResponderEliminar
  10. Qué maravilla amigo! Versos que redactan breves tanta grandeza. Felicitaciones, emociona. Cariños

    ResponderEliminar
  11. Un poema muy bueno.
    Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Un placer leerte, amigo Rafael.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones por la liberación
    Agradecida por tu visita tras mi larga Ausencia. Desde el teléfono y cerca del mar te mando cariños
    Kasioles

    ResponderEliminar
  14. Rafael, homérico poema a la gesta de liberación del yugo peninsular. Pero...dejas ver que necesitamos otra independencia, urgente de quienes hoy se han convertido desde la politiquería y la corrupción en los nuevos opresores. Un abrazo desde mi cubil piedecuestano. Carlos

    ResponderEliminar
  15. Qué duras son las batallas y qué ansia de poder tiene el ser humano,que hace inhumano lo que toca
    La independencia era en el origen.Cada uno nacimos libres ,pero ese afán de ser PODEROSOS nos ha llevado a tanto masacre
    Muy bien hecho el poema!!
    Besucos de paso

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog