jueves, agosto 15, 2019

AHORRO PROGRAMADO





Toda la vida mendigando caridad, sentado en la banqueta frente a la plaza bancaria, pidiendo monedas de cien pesos, de cien y solamente de cien, no recibía de otras denominaciones. Nunca supe si era por necesidad o por mera costumbre, pero siempre estaba ahí con su adusta expresión pidiendo favores con escopeta. Por muchos años fue parte del paisaje lugareño: dicen que era millonario, que ahorraba todo lo que le daban, que hasta prestaba dinero al interés, que tenía varias propiedades y que casi ni comía pues era muy tacaño. Se murió de viejo, un día de tantos su figura ya no estaba en el lugar de siempre, se fue y nos dejó con la duda... aunque su funeral fue muy pomposo y varias mujeres de luto lloraron frente a la tumba, no fue posible aclarar si era verdad todo lo que de él se rumoraba.


DON EMETERIO

Érase un hombre calvo y jorobado
y amargo y algo ruin,
que ocultaba su cráneo pelado
bajo de un peluquín.

Mantenía sentado en la banqueta
con gesto pensativo,
ponía adusta cara de escopeta
y ceño despectivo.

Un día lo miré cuando pasaba
y me miró también,
me dijo que si un pan le regalaba
o monedas de cien.

Cien pesos son minucias, compañero
y no se compra nada,
ni un tinto ni un bocado ni un puchero
ni un sorbo'e limonada.

–Sin prisa, de a poquito, lentamente
se llenarán las cestas
y una tarde de tantas, finalmente,
sin equipaje a cuestas:

del pecunio podré gastar caudales
para comprar un fierro,
un trago de licor del quita-males
y sufragar mi entierro.

De viejo se murió don Emeterio
  y me dejó pensando...
si toca para entrar al cementerio
vivir siempre ahorrando.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El Limosnero
(De la Internet)


20 comentarios :

  1. El dinero es un bien necesario para tener una vida digna y para ello hay que gastarlo.No puedo entender tener un mal vivir para ahorrar sin medida.Tampoco hay que malgastarlo, hay que saber administrarlo de tal manera que no nos falte lo necesario y ahorrar para los imprevistos que siempre los hay.Me ha dado mucha pena Don Emeterio vivir así teniendo , si era cierto, mucho dinero ahorrado.Saludos

    ResponderEliminar
  2. Bonita y triste historia la que nos dejas en tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues si, tener ahorros es bueno por imprevistos. Pero del entierro se tienen que encargar los deudos. De todas maneras, siguen las dudas al respecto verdad? Felicitaciones y abrazos...

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por tu paso
    y aportacion al blog
    Me alegra que te guste
    Espero poder leerte mas tus opiniones

    ResponderEliminar
  5. Nunca entendí la gente que pasa mal solo por ahorrar pensaran que van a llevar el dinero en el cajón?Si toca pasar mal por no tener es otra cosa pero a los avaros no los entiendo y mira que me ha pasado de alejarme de personas por este motivo,cariños.

    ResponderEliminar
  6. Impecable, Rafael, misterioso retrato de un hombre que se pasó la vida mendigando, que tal vez hasta fue millonario... Todo un interrogante su vida. Me recordó al personaje de la película "Dios se lo pague" con Zully Moreno y Arturo de Córdova.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me vino esta película a la mente. Gran película.

      Eliminar
  7. Verso muy representativo, Rafael, de tantos Emeterios que circulan por el mundo, dejando en sus "adherentes" eternas dudas sobre la legitimidad de su causa.

    ResponderEliminar
  8. El ahorro va con el carácter y no se cambia aunque mucho dinero se tenga, el que es ahorrador y tacaño a la vez siempre le va a parecer que no tiene suficiente dinero.
    Buena historia, tan solo él lo sabe lo que tenía y a lo mejor vivía bien así.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hay personajes como éste, hace unos años compraba en un mercado enfrente de mi casa, ya no está, pero la señora del almacén me señaló un día a un personaje que andaba de puesto en puesto, casi andrajoso, y me dijo, ese que ve ahí es el dueño de todo esto, pasa a cobrar el alquiler. Cómo se puede vivir así? Y bueno, algunos lo hacen, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  10. Es triste pero de historias así está lleno el mundo

    ResponderEliminar
  11. Cada uno vive a su manera, hay personajes curiosos pero lo importante es que este se hizo notar y tu le dedicas unos hermosos versos. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Esperto ou misterioso ? não saberemos, ele se foi...
    ps. Carinho respeito e abraço.

    ResponderEliminar
  13. La avaricia es un mal de este tiempo, nunca disfrutan y al igual que todos, al partir no se llevarán nada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Lo cierto es que estos pintorescos personajes existen, en mi pueblo murió una indigente y en la chabola que habitaba, encontraron miles y miles de pesetas,(entonces eran pesetas)y como bien dices ¿para ser el más rico del cementerio?
    Muy logrado el poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Ahorrar está bien pero dentro de unos límites.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. A veces ocurre...
    Estupendo verso .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Eres único, hasta de la muerte sacas una nota de humor.
    Hay personas, de tan avaras que se han mostrado siempre en vida, al morirse, son las más ricas del cementerio.
    En este mundo tiene que haber un poco de todo, a mí, en cambio, me gusta compartir y mejor hacerlo en vida ya que despuès de muerte nadie me lo va a agradecer, como no me lo puedo llevar a la tumba...
    He vuelto de vacaciones y tenía pendiente el hacerte una visita.
    Cariños y buen fin de semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  18. Me has sacado una sonrisa a estas horas de la noche(aquí)
    Siempre hay leyendas detrás de algunos personajes.Unas serán cercanas a la realidad,otras no tanto
    Pero el poema es perfecto!!
    Muy bien hecha la descripción.
    Te felicito
    Besucos





















    9

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog