lunes, julio 29, 2013

MAÑANA TRISTE Y FRÍA...





"Y hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres, / como en las noches lúgubres el llanto en el pinar. / El alma gime entonces bajo el dolor del mundo, / y acaso ni Dios mismo nos pueda consolar"… Esta es una estrofa del poema “Canción de la vida profunda” del poeta colombiano Porfirio Barba Jacob y, precisamente hoy, es un día de esos: Me hace falta mi madre.


HOY

Hoy no es el día,
me está matando la melancolía;
hoy no lo es,
definitivamente no lo es.

Estoy anonadado,
no entiendo, no sé lo que ha pasado;
estoy alicaído,
como pichón herido, sin nido.

Dos copas olvidadas,
de vino casi llenas, trasnochadas...
untadas de tristeza:
amanecieron servidas en la mesa.

Qué triste vida mía,
tener y no tener tu compañía;
qué extraña suerte,
la suerte de tenerte y no tenerte.

Añoro tiempos idos,
busco viejos recuerdos, ya perdidos;
hoy no hay sonrisa,
la mañana está gris, está cobriza.

Estoy llorando,
mientras los nubarrones van pasando;
hoy no lo es,
definitivamente... ¡No lo es!

¡Ay!, de mi corazón,
qué amarga desazón.


Rahulig/013
DRA



Imagen: Amenecer Tunjano
Alcaldía Municipal




lunes, julio 22, 2013

DE BOYACÁ PARA EL MUNDO





Nació el 4 de febrero de 1990 en Tunja, por accidente, pues en la vereda La Concepción del municipio de Cómbita, Boyacá, lugar en donde residían sus progenitores, no había un centro de salud. Entre los quehaceres de la casa, la finca familiar y los estudios pasó la infancia Nairo Alexander Quintana Rojas, a quien le tocaba ir a estudiar en su pesada bicicleta hasta el colegio Alejandro Humbolt del municipio de Arcabuco. Nairo acaba de coronarse subcampeón del Tour de Francia, campeón de la montaña y mejor juvenil de la ronda.


NAIRO QUINTANA

Cuando yo estaba chiquito
en la escuela era el primero;
montando en un caballito,
hecho con barras de acero.

Me gustaba ir a estudiar
pa'salir de la ignorancia,
pero también trabajar
espantando la vagancia.

Por las mañanas bajando,
por las tardes de subida;
pedaleando, pedaleando,
fui aprendiendo de la vida.

Así somos en mi tierra
donde to'el mundo se amaña;
pa'bajar damos la guerra,
volamos en montaña.

Nairo Quintana, señores,
mi nombra y apelativo;
Boyacá de mis amores
el terruño en donde vivo.

Entre ovejas y gallinas
de la escuela a los maizales,
por las montañas andinas
me llevaban los pedales.

Unos días la bicicleta,
otros días el azadón;
y en la memoria la meta
de ser un gran campeón.

Trabajar y pedalear
cada día con verraquera,
anhelando progresar
y ganar una carrera.

Virgencita del milagro
acompáñame a la meta,
Virgencita del milagro
bendice mi bicicleta.

Nairo Quintana, señores,
mi nombre y apelativo;
Boyacá de mis amores
el terruño en donde vivo.


Rahulig/013
DRDA


Imagen: Nairo Quintana
De la red


lunes, julio 15, 2013

EL ANTES Y EL DESPUÉS...





Rafael Orlando, el hijo mayor, se ha ido a vivir aparte y me encuentro algo acongojado. Es la ley de la vida, lo entiendo, pero de todas maneras su partida deja un gran vacío en el alma y en la casa. Solamente me queda desearle suerte, que Dios lo acompañe y sus anhelos se hagan realidades... yo estaré pendiente desde cualquier lugar donde me encuentre, no lo dudes, siempre elevaré mis oraciones para que Dios ilumine tu camino.


SAUDADE

Se pierden tantas cosas
cuando se van los hijos…
Su risa, su alegría,
su grata compañía
y los mutuos cobijos.

Los constantes abrazos,
el beso en las mañanas,
el de las buenas noches,
los síes, los reproches
y el sonar de campanas.

Se queda su presencia
en todos los lugares,
nos parece que llegan
o que en el patio juegan,
y abruman los pesares.

Es el tiempo que pasa
la huella en el camino,
porque la vida es
el antes y el después,
del signado destino.

Se pierde, no hay remedio,
pero también se gana:
pues quien siembra recoge
y el que al amor se acoge,
tendrá un mejor mañana.

Se pierden tantas cosas
de tempranas edades,
se van cosas hermosas
dejando soledades.


Rahulig/013
DRA





Imágenes:
Del álbum familiar



domingo, julio 07, 2013

UNA TAZA DE CAFÉ





Ayer en la tarde, mientras llovía, tomaba café en un bar de la plaza principal. En medio del bullicio imaginé que las escenas dentro del local hacían parte de una obra de teatro surrealista y que yo, estaba dentro de ella, sentado en un rincón escribiendo un poema.


PRIMER ACTO

En el bar de la esquina,
 de la plaza:
Es cliente de la casa,
la rutina.

Una taza de te,
sobre la mesa.
Un jarro de cerveza,
un café.

Una lámpara vieja,
apagada.
Una rima empezada,
una queja.

Un libro deshojado,
un cigarrillo.
Un lápiz amarillo,
despuntado.

Una silla tumbada,
un sombrero.
El agua del florero,
derramada.

Un borracho sentado,
frente al piano.
Un valse veneciano,
mal tocado.

Un perro soñoliento,
tras la puerta.
La calle está desierta,
sopla el viento.

Afuera caen las gotas,
de la lluvia.
Liba una falsa rubia,
cuatro copas.

Entre tanto el poeta,
el escribiente:
 Toma un café caliente,
con galleta.


Rahulig/013
DRA


Imagen: Taza de café



Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.