lunes, septiembre 10, 2018

NEGOCIACIONES DE BAR...





–Un poema de amor y paz, regáleme un poema de amor y paz –me dijo aquella noche la mujer del bar– mientras yo, en competencia conmigo mismo, trataba de beberme de un sorbo la empezada botella de licor. Sus ojos negros me miraron sorprendidos, cuando al cabo de las horas y con muchas copas entre pecho y espalda, le mostré el resultado de su pedido. –¿Dónde está el amor? ¿Dónde está la paz? –me increpó luego de leerlo. –Eso mismo me pregunto –le contesté antes de que el alcohol cumpliera con su deber y la cabeza comenzara a darme vueltas. Los primeros rayos del sol al entrar por la ventana, me despertaron junto a ella, en un cuartucho de hotel.


UN POEMA

Un poema de amor para el amor,
un poema de paz que inspire paz;
un canto que nos borre de la faz
el gesto inconfundible del dolor.

Quisiera componerlo encantador,
sincero, cadencioso y sin disfraz;
pero inútil porfiar, no soy capaz,
me invade un insidioso sinsabor.

Acude atribulado el sentimiento
al ver a la maldad hecha virtud,
que al demonio le rinde idolatría.

En lugar de la paz odio violento
  y a cambio del amor, la ingratitud.
¡Parece ya imposible mi porfía!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Negociaciones de bar.
Willem Haenraets.



28 comentarios :

  1. Otro gran poema que sentí tanguero. Tal vez no me equivoque y sea una maravillosa letra para un tango. Quién sabe? = tal vez me influenció la imagen que elegiste para ilustrarlo. Como sea, es un gran poema, Rafael.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser, Carlos. Instintivamente, mientras voy escribiendo, les pongo a mis versos alguna melodía para que tengan ritmo y la lectura se haga más fluida. Por eso, en algunos casos, resultan siendo canciones que yo canto a mi manera.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Osservazioni del profondo intinte in versi di bella lettura
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  3. Fantástica introducción y espléndido poema soneto que te salió bordado.
    Muy interesante el tema buscando el amor y la paz.
    Me encantó leerte de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esto es sencillamente insuperable, estimado Rafael.

    Te felicito.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Siempre tus poemas son magníficos, este es aun mejor. Y el recurso literario del bar y el alcohol ha dado un resultado bárbaro. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Bravo Rafael. Más que un poema,tu entrada de hoy es un bello film de cine negro con el que me siento identificado: ¡es tan difícil escribir sobre la paz en un mundo tan agitado! ¡Es tan difícil escribir sobre el amor en un mundo tan cruel!. Al menos tuviste el consuelo de una noche en compañía :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pero sigue destilando amor de estos versos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. A veces el alcohol hace estas cosas, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  9. Paz y amor, no hay mejor regalo convertido en soneto.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. "un canto que nos borre de la faz el gesto inconfundible del dolor." Ojalá podamos un día cantarlo todos... Ojalá llegue ese momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hay días en que no es posible escribir aquello que queremos.....pero te salió un precioso soneto.Saludos

    ResponderEliminar
  12. Después del verano donde cierro mi blog, vuelvo a tu rincón a saborear tus versos.
    Ya no podía vivir sin ellos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajaja un poema divertido eso sucede cuando se pierden los sentidos. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  14. En todos los tiempos, estimado Rafael, regalar amor y paz ha resultado complicadísimo. Qué mejor que tener la sabiduría y la capacidad singular, de hacerlo convertido en poema. Además "gran" poema.

    ResponderEliminar
  15. UN GRAN POEMA, POETA. APLAUSOS.

    Y BESOS

    ResponderEliminar
  16. Dos palabras preciosas de las que siempre tienen que ir unidas, amor y paz, feliz día.

    ResponderEliminar
  17. ...un canto que nos borre de la faz
    el gesto inconfundible del dolor...

    Muy bonito, Rafael.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Lo intentaste Rafael, y consigues cumplir con la porfía o la demanda de la dama que aborda tu buen gesto de ser por un instante deferente y dispuesto a canalizar ese reclamado deseo que se hace extensivo y universal y por tan ansiado no siempre o casi nunca se alcanza...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Paz y amor. Qué maravilla!.
    Un poema excelente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hermoso poema, gran desvarío encontrar paz y amor juntos. Me encantó. Cariños

    ResponderEliminar
  21. Hacía mucho tiempo que no entraba en mi blog ni en blogs amigos. Hoy ha sido el día. Me arrepiento siempre de dedicar a facebook los ratos libres.
    Encantada de leer sus versos de nuevo. Mi cordial saludo.

    ResponderEliminar
  22. Un hermoso poema, un placer leerte, amigo mío.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Creo que debió serte difícil el trabajo de hacer tu poema esta vez (y no tiene porqué ser fácil). Pero resultó bien logrado, a gusto de los que pasamos por tu página.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Situaciones repentinas que nos ponen en aprietos, Vicente, pero que por suerte se pueden sortear sin que pasen a mayores.

      Un abrazo.

      Eliminar
  24. Dos textos, en uno en prosa poética para aperturar, el poema, que asume un tema obligado, el del amor que dé paz y felicidad, pero el amor es sinuoso, y nos da sorpresas. Un abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog