viernes, diciembre 07, 2018

EN UN TREN DE JUGUETE...





Hasta el pueblo donde pasé los días más felices de mi existencia, viaja mi mente, mi mente pesarosa montada en un trencito de juguete. Mientras recorro sus callecitas, me acuerdo de las idas navidades con la novena, los cantos, los disfraces, las apuestas del juego de aguinaldos y el bullicio de fiestas familiares aromadas de vino y amasijos. Habitan, allá, otros recuerdos gratos: la alegría de estrenar ropajes para salir a misa en Semana Santa desde la casona de los abuelos; las escuelitas de mi madre, las expediciones de caza con mi padre, los amigos, la novia primera, los paseos al río y tantas e inolvidables cosas. Cuánta nostalgia siento, Dios mío… ¡todo lo bello debería ser eterno!


LA FACTORÍA

I
Ahora cuando son mis pasos lerdos,
aquí en mi corazón atribulado
que busca entre las ruinas del pasado:
tengo una factoría de recuerdos.

Mejor sea de locos, no de cuerdos,
en este discurrir descontrolado
la suerte que en destino me ha tocado
de inocuos e infantiles desacuerdos.

Verde o azul, naranja o amarillo
el traje que lucía aquel chiquillo,
y de cuadros pintada la camisa.

Aún la factoría sigue abierta
no tiene cerraduras en la puerta,
y me veo garboso yendo a misa.

II
Mi fábrica produce mercancías,
juguetes y bombones sin medida
 del color o sabor que yo le pida:
cumpliendo mis soñadas fantasías.

Las noches son serenas y, los días,
me traen la niñez desprevenida  
que aparenta ser ave desvalida
buscando desterrar melancolías.

Regresan del ayer las navidades
tatuadas en las idas mocedades,
y siento dulce aroma pueblerino.

Me voy de cacería con mi padre
o asisto a la escuelita de mi madre,
y recojo las flores del camino.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El tren de colores.
De la Internet.


22 comentarios :

  1. ¡¡Todo lo bello debería ser eterno!! tienes razón y lo es, permanece porque se lo vamos pasando a nuestros hijos y ellos a los suyos. Mientras mantengamos aquellos recuerdos la gracia de la ilusión nos acompañará. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea, Ester, transmitir sentimientos y tradiciones a través de la poesía que brota ilusionada de un corazón enternecido por los años.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ...Y lo hiciste eterno, Rafael. Nada más bello que estos inspirados sonetos... Para probártelo seguro volveremos alguna vez dentro de un tiempo (y de otros cuerpos) a releerlos. Recuérdalo.

    Abrazos agradecidos, amigo, por regalarnos este momento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, me alegra lo hayas disfrutado. Es con mucho cariño que mi humilde factoría produce poemas cargados de recuerdos.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Una fábrica con gran producción de bellos recuerdos, que nos lleva a la niñez al leerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. He sentido ese niño por aquellas navidades revoloteando.
    Que lindo Rafael.
    Feliz fin de semana amigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Que recuerdos tan bonitos de la infancia, yo también los tengo, y que pena lo pronto que ha pasado.....Tus versos me han hecho vivir de nuevo esa época infantil, los he disfrutado mucho.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  6. Hay recuerdos indelebles Rafael, que marcan el devenir de los siguientes y señalan esas secuencias irrepetibles, que a todas luces desde el presente se ven con otros ojos y se van recreando (como tu bien haces) de fantasía o vivaz colorido…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No cualquiera, Rafael, es productor de fantasías entrañables de niño que se convierten en bellos poemas de adulto, por más que sus pasos fueran lerdos.(No creo que demasiado lerdos)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Esteban, por tus palabras. El paso de los años remansa el espíritu, entonces... los recuerdos se hacen más latentes. No solamente en mi caso, creo yo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Bonitos recuerdos en estos versos que nos dejas. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué hermosura dee recuerdos!

    Es de agradecer que compartas con nosotros estas vivencias tan bonitas. Mantienes todavía el niño que fuiste hace tiempo, los rescoldos los conservas.
    Preciosa entrada que me encantó, Rafael.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Bellísimos los dos sonetos recordando las fiestas de la infancia. Sentimientos que traspasan hacia atrás ese tiempo donde cualquier cosita se disfrutaba tanto.
    Me ha encantado leerlos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Precioso, Rafael.
    Recuerdos imborrables.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Dolci ricordi che si riaffacciano nel profondo, per il benessere dell'anima
    Versi molto graditi e piaciuti.
    Un saluto,silvia

    ResponderEliminar
  13. Hola amigo que bonito y que recuerdos un abrazo

    ResponderEliminar
  14. ES como mejor y más feliz se pasa la vida bajando a conversar con los niños que siempre en su inocencia te suelen muchas cosas enseñar.

    ResponderEliminar
  15. Son tiempos de nostalgias! Pero como muy bien decís, "lo bello debería ser eterno", siempre lo es en nuestra memoria y en el corazón, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  16. Me encanta lo que has escrito, sobre todo esa frase de: "todo lo bello debería ser eterno" .Cuánta razón lleva esa frase.

    ResponderEliminar
  17. Qué precioso poema!!.

    Nostalgia y belleza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación o, por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog