miércoles, junio 12, 2019

CANTANDO BAJO LA LLUVIA





Parado ahí, en el centro de la plaza, aquel hombre más parecía estatua que ser humano. El golpeteo de las gotas al caer sobre el vetusto paraguas y el zumbido de la brisa le servían de acompañamiento a esa vieja canción que entonaba con inusitada energía: "La lluvia... no moja nuestro amor cuando yo estoy feliz, la lluvia... la lluvia no me moja si me miras tú". (Cantaba a todo pulmón con la mirada en alto y en posición de firmes como soldado raso frente a un general). —Dos locos cantan peor que uno —dijo mirándome de reojo cuando me vio parado junto a él—, hágale a ver si logramos que llueva toda la noche pa'que se inunden esas planadas de abajo, allá donde antes del cemento hubo espejos de agua, y así tal vez, la naturaleza se sienta menos triste por la destrucción de los nativos humedales, aquellos lindos pantanos que fueran el hogar de tantas avecillas ya casi extintas por estos humildes lares.


SELVA GRIS
(Soneto)

La mano del hombre cruel y destructiva
oculta lo verde tras el gris cemento,
se cambia la esencia de natura viva
por frías baldosas bajo el firmamento.

La absurda avaricia, plaga corruptiva
tiene a su servicio todo el estamento,
destruye indolente con saña furtiva
la flora y la fauna sin remordimiento.

Ya no se contemplan flores amarillas
que sobresalían entre los juncales,
ahora tememos prados de hormigón.

Se fueron muy lejos lindas avecillas,
esas que anidaban en los humedales:
la garza, la tingua y hasta el copetón.





__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Plaza de Bolívar, Tunja
(Foto de la Internet)


16 comentarios :

  1. Un estupendo poema-denuncia ante la grave situación de nuestro planeta por culpa de la avaricia de las personas, no se dan cuenta que este desastre ecológico nos perjudica a todos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Bonito soneto para reflejar una instantánea de esa plaza mojada por la lluvia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hay una serie de cambios artificiales que afean la naturaleza y perjudican a la fauna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un magnífico poema con mensaje reivindicativo ante un problema muy serio.
    Me ha gustado mucho.
    Ssaludos.

    ResponderEliminar
  5. Sobre nuestro planeta, sus recursos, sobre el futuro en definitiva, Rafael, "progresa el deterioro", casi un oxímoron para denunciar al progreso que avasalla nuestros derechos. Afortunadamente tus nobles versos alertan y dan testimonio de eso.

    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  6. Buen poema amigo y tu denuncia muy bien fundamentada,cariños.

    ResponderEliminar
  7. Eres capaz de sacar una poesía de una imagen. Abrazos

    ResponderEliminar
  8. Cuánta inspiración, primero la foto, el relato poético que la acompaña y como corolario la poesía de protesta, tan inspirada y cierta aplicable a todo país donde el cemento suple parques y plazas. Muy buena protesta amigo. Cariños.

    ResponderEliminar
  9. Lindo canto Rafael, a ese indolente afán de la degeneración de los medios naturales, desde los cuales se pierde la vivaz perspectiva que se debiera contemplar y también la vida del ecosistema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué triste!
    Terrible.
    Ojalá pueda detenerse este destrozo
    de la Naturaleza.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Poema, amigo Rafael, que hace palabras una realidad insoslayable como lo es el deterioro de lo natural. En Chile por cientos de años proliferaban las plazas estilo español clásico, llenas de árboles y naturaleza pura. Hoy inauguramos con gran pompa plazas de cemento, con el agregado de que ellas antes eran de las otras.

    ResponderEliminar
  12. La jungla de cemento que implacable va ganando terreno. Se echa de menos el canto de los pajarillos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Buenísimo poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Qué triste soneto, pero es tan real que quienes hemos vivido en la libertad de la naturaleza nos ahoga. Cuando mis padres emigraron a Madrid, siendo yo una adolescente, pensé que mi padre moriría de pena, recordaba los horizontes abiertos de su vida de campesino extremeño y en silencio le veía llorar.
    Sabía que había tenido que emigar de nuestro pueblo a esta gran ciudad que es Madrid, pero aquí podía dar de comer a su familia y con lo que recogía del campo no. Jo, Rafael, estoy llorando al recordarle, hoy descansa en su tierra como siempre quiso. Pero la jungla de cemento creo que acortó su vida.

    Un abrazo con cariño

    ResponderEliminar
  15. Nos estamos quedando sin el verde reparador, ante lo que en el poema denominas la selva de hormigón. Siempre es buena una protesta, para recordarnos que no debemos movilizarmos para proteger el derecho a respirar mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog