jueves, enero 23, 2020

CANTÁNDOLE AL VIENTO





Cantándole al viento, así estuvo por un buen rato el agobiado y ferviente enamorado que haciendo el último esfuerzo para intentar convencerla de que no se fuera, le llevó flores silvestres y vino espumoso y una serenata con trío de cuerdas: le cantó valses, tangos, bambucos, baladas y hasta carranga, pero ella con total indiferencia lo ignoró y ni tan siquiera, como en las películas, se asomó a la ventana para arrojarle un baldado de agua helada o en contenido de la "mica" producto de las urgentes levantadas. Ya casi despuntando el nuevo día, cuando la voz estaba algo ronca y el dulce vino se había agotado, decidimos marcharnos con el rabo entre las piernas. La ingrata no le paró bolas a la serenata de amor y él, con inmensa pesadumbre, me invitó a la cantina para terminar la farra ahogando las penas.


SERENATA

Corté flores que hallé por el camino
para llevarle un ramo a mi adorada,
y al ventanal llegué de madrugada
con guitarras a punto y un buen vino.

Un tango del folclore correntino
lo echó al viento mi voz enamorada,
pero ella ni se dio por enterada
de mi sonoro canto matutino.

Dios me ampare de damas tan ingratas
que, desprecian sentidas serenatas,
sin importar que el alma entera vibre

ni que de amor un ser esté muriendo.
  En cama de algodón ellas durmiendo...
y al trovador que se lo coma un tigre.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La ventana florida
(Foto propia)

21 comentarios :

  1. Cuando la dama está ocupada, no hay canto que la distraiga ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy hermoso, Rafael.
    Un amor no correspondido, puede doler pero en el corazón no se manda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es un disgusto para el enamorado pero me he reído por tu forma de contarlo, los versos cual trovas han sonado alegres. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Bonitos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El acierto del rondador o tunante en este caso Rafael, se quedó desdibujado y en el aire, des escuchada la grácil tonada, bien intencionada del no correspondido enamorado…al amor, no le pudo reclamar el canto, ni la vibración del ser que dirige la musical demanda. Feliz fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Amigo Humberto gracias por pasar y quedarte. No era conocer de tu blog hasta hoy y quiero que sepas que me quedo por él para aprender un poco. No hace mucho me he aficionado a la poesía y frases sobre la naturaleza, aunque no soy de letras que soy de ciencias voy aprendiendo poco a poco. Así pues me quedo por aquí en grata compañía.
    Cordiales saludos desde Alicante-España

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto conocerte, Juan, tu blog es un verdadero y maravilloso jardín natural... queda uno extasiado con tanta belleza.

      Gracias por visitarme,

      un abrazo.

      Eliminar
  7. jajaja... Menudo trovador. Aún así no se puede dejar pagando a un enamorado. Para bien o para mal un gracias no hubiera estado mal. Hasta yo contesté en verso pues me encantó el requiebro. Beso

    ResponderEliminar
  8. Me has hecho reír hoy con tus versos,cariños.

    ResponderEliminar
  9. Doble beneficio obtuvo el hombre enamorado y no correspondido. No era esa la mujer que valorará su amor y sus serenatas, y además logró que un poeta popular como vos sus cuitas inmortalizara.

    Abrazo grande Rafael!!

    ResponderEliminar
  10. Que hermosos versos, cantados se han de escuchar preciosos. Un gusto leerte amigo, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa tu endecasílaba serenata, Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, que bonita serenata con tu soneto.
    Fantásticos como siempre tus poemas, sea la estrofa sea elegida y el tema.
    Siempre un placer Rafael.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  13. Y si no un tigre,Rafael, tal vez un rinoceronte. El amor y la poesía todo lo permiten.

    ResponderEliminar
  14. Los enamorados desahuciados tienen el consuelo de tus versos Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. Un poco desagradecida si que fue la dama, que menos que salir y dar las gracias y si no estaba interesada en el trovador pues se le dice adios a continuación d elas gracias.....pero el poema está genial.Saludos

    ResponderEliminar
  16. Todo cae por su propio paso...

    ResponderEliminar
  17. ¡Qué buen soneto! Me encanta leerte.

    Un beso en versos.

    ResponderEliminar
  18. Te has inspirado, querido Ingeniero y amigo.

    Esta parte me encanto :

    " Dios me ampare de damas tan ingratas que, desprecian sentidas serenatas,
    sin importar que el alma entera vibre ni que de amor un ser esté muriendo ".

    Fuerte abrazo, mi apreciado Rafael.

    ResponderEliminar
  19. Lo siento por el cantor, un amor no correspondido es algo muy triste. Por otro lado, el poema esté escrito con humor que suaviza la tristeza que pueda tener.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Pasa seguido como en tu soneto con estas mujeres remolonas, que no agradecen el encanto de una serenata matutina. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Ingeniero de profesión, pero artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que intento en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog