domingo, octubre 01, 2017

EN EL BUS "MUCHILERO"





¡Ah, "pantasmas", no solamente se robaron los helados sino que también se les dio por orinarse en el maletín, ladrones sinvergüenzas¡ Dijo enfurecida la señora Elvira cuando al llegar al pueblo después estar montada en un bus "muchilero" por cerca de tres horas se encontró con un charco dentro de su equipaje. Había comprado en Duitama unos cuantos helados para darles a sus "chinitos" al volver a casa, luego de su viaje a la capital, sin sospechar que se derretirían. Eso sí, le echó maldiciones a don Raymundo y todo el mundo, antes de caer en la cuenta de su ingenuidad... Así era mi madrecita.


LOS HELADOS

¡Desgraciados, malandrines
sinvergüenzas, descarados
se robaron los helados
y me llenaron de orines
"toiticos" los maletines.
Dios quiera les de dolor
de tripas con escozor
o que tal vez se intoxiquen
y a la virgen le supliquen
no morirse del dolor!

El caso que les comento
es de verdad, no es mentira,
y aunque parezca de cuento
le sucedió a doña Elvira.

Helados de fresamora
en la terminal compró
 y al maletín los echó,
la mencionada señora.
Pensaba que sin demora
a su hogar regresaría
y a sus "chinos" les daría
los heladitos de fresa,
pero para su sorpresa
 agüita nomás vería.

¡Vaya!, situación tan rara
con el maletín mojado,
por culpa de que comprara
a cada hijo un helado.

   Y tralalín, tralalara...
este cuento ha terminado.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: El bus "Muchilero"
De la Internet.


18 comentarios :

  1. Qué hermosa ingenuidad, Rafael, emotivo y tierno homenaje a tu mami, un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Precioso romance, como siempre en tu línea. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Saludos
    me hiciste sonreír y acordarme de esas viejos buses que solía subirme y viaje de muy niña hacia el lejano campo donde mis abuelos...

    Y si yo creo que mas de una vez le pasó eso a mi madre , cuando nos traía helados a casa , llegaban más de las veces derretidos...

    Estés bien.

    ResponderEliminar
  4. Lloré y todo.... Eso fue cierto, como te extrañamos Madre..

    ResponderEliminar
  5. Alguna lagrimita se me escapo,abrazos.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué tierna tu entrada, Rafael!
    ´Cómo recordamos a la mamá, pase los años que pasen!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Una ingenuidad muy divertida la de tú Madre Rafael y tú nos has hecho sonreír con tu poema tan elocuente y tierno recordando a tú madre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Estupendo homenaje para tu madre, me he emocionado.
    Feliz comienzo de semana.
    Bss!

    ResponderEliminar
  9. Con su mejor intención no pensó lo que sucedería...
    Un abrazo, feliz semana

    ResponderEliminar
  10. Jajaja, que hermosura de poema y el pensamiento de la mujer.
    Me ha encantado Rafael. Aunque no soy nada entendida, creo que con décimas y cuartetas, las que aplaudo por su simpatía y buen hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Has sabido sacarle punta al lápiz de la anécdota. Felicidades, Rafael.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Vaya, Rafael, con qué humor lo cuentas en tus versos, que cualquiera puede pensar, que la anécdota no es cierta. Qué buen recuerdo. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  13. Que ternura... Un emotivo y bello recuerdo.

    Mi abrazo, trovador

    ResponderEliminar
  14. Sí es verdad? Es una gran ternura.
    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Es verdad, Sara, tal cual lo cuento así sucedió por allá en los pasados años sesenta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Deliciosa historia. He llegado aquí a través de Esteban Lob. Saludos.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación o, por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog