lunes, julio 03, 2017

UNA HISTORIA DE VERDÁ...





Hay muchos que tienen amor y dinero, yo no tengo nada todo lo perdí.... cantaba yo aquella tardecita allá donde doña Fide, cuando de pronto, a la puerta de la tienda se acercó una atractiva señorita, me miró por un momento y, luego, siguió su camino sin chistar palabra. Yo me zampé otro aguardiente y seguí tocando la guitarra y cantando como si nada. Al cabo de un rato, la susodicha señorita volvió a pasar e hizo lo mismo: me miró, se sonrió y se fue nuevamente. Cuatro o cinco veces la vi pasar por el frente, hasta que me decidí a invitarla para que nos acompañara... lo demás, lo cuento en rima.

Cada tiesto con su arepa, cada loro en su palito;
cada burro con su enjalma, cada cual con su amorcito.


LA PECOSITA

Señores vengo a contarles
una historia de verdá,
que me sucedió hace tiempos
en el pueblo’e Socotá.

Estando yo en una tienda
cantando con alegría,
una damita pecosa
se asomaba y sonreía.

Yo me hacía el indiferente
mirándola de reojo,
y ella pasaba y pasaba
con su carita de antojo.

De tanto verla pasar
 de pa’ rriba y de pa’ bajo,
se me ocurrió convidarla
a que tomara refajo.

La saludé muy galante
y de manera cordial,
pensando pa’mis adentros
este huevo quiere sal.

"Tan sólo por un ratico
 lo acompaño complacida",
pero no fue por un rato
 sino pa’toda la vida.

Yo que tenía mi tumba’o
con dotes de picaflor,
tuve que olvidar la farra
y hacerle caso al amor.

Así termina la historia
de aquella tarde bonita,
cuando cambió mi destino
por culpa’e la pecosita.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.




23 comentarios :

  1. Parece que cambió para bien ;)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Alfred, de eso hace ya casi treinta años... tiempo que llevamos juntos.

      Abrazos.

      Eliminar
  2. Buena y dulce canción.
    Cordial saludo!

    ResponderEliminar
  3. Que lindo!!! es el destino amigo muy linda historia,abrazos y por muchísimos más.Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La vida no sabes que te va a traer cada día, y el destino es caprichoso y cuando menos te lo esperas ahí esta tu otra parte llenándote de luz.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Bien. Si les has puesto música, grábala, que la escuchemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, en esas estoy, pronto la escucharán.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. Preciosa tarde que inmortilizas en tus versos como algo inolvidable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito, una historia de amor que empezó bien y sigue mejor, la familia creciendo y la ilusión mantenida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Y mereció la pena enamorarse yel cambio del destino, tus versos así lo dicen y me recuerdan al trovador enamorado cantando a su amada.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  9. Que entrañable y preciosa poesía con ese ritmo tan hermoso que te caracteriza.
    La fotografía es encantadora, la pecosita parece una muñeca, y muy tierna de la abajo.
    Me ha gustado mucho tu entrada Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso cómo lo cuentas.
    El destino...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Una linda historia.

    Preciosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Y qué bien contado, Rafael! Me ha parecido un auténtico romance. Gracias por contarlo. Mi abrazo y cariño.

    ResponderEliminar
  13. Que bonita historia de verda. dulce recuerdo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado la historia y sobre todo tu forma de contarla. Besetes.

    ResponderEliminar
  15. Y además forman una hermosa pareja! Un abrazo para vos y tu Pecosita Rafael!

    ResponderEliminar
  16. Qué bonito ¡¡¡¡ es todo un romance.

    ResponderEliminar
  17. Así es Rafael,casi siempre son ellas la que eligen.
    Me gustó mucho ese tono de ternura que empleas para contar tu "historia de verdá",aunque sospecho que no te costó ningún esfuerzo,por tu tierra soléis contar las cosas así,con el alma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Me alegra el final feliz.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Ay que linda historia Rafael!

    que linda que alegras el corazón al leerte


    un abrazo compartido, estimado amigo!

    para ti y tú hermosa pecosita ;.)

    ResponderEliminar
  20. Rafael, bellamente encantador. Cuando el amor llama, nada lo detiene. Un abrazo a tu familia. Carlos

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.