sábado, abril 03, 2021

LA CASA ESTÁ SOLA





Don Hildebrando enviudó a los setenta y siete años, luego de un largo matrimonio. Aunque es padre de tres hijos y abuelo de cinco nietos, tras la muerte de su amada esposa se quedó completamente solitario. La pequeña casita en la cual vivieron juntos él y doña Rosario por casi seis décadas, ahora le parece inmensa e imposible de habitar. Hace algunos días pasé por el frente de su casa y lo encontré parado en la puerta con la mirada perdida. Hola, don Hilde, por qué tan triste le dije, venga vamos a la tienda y nos tomamos algo. Gracias me contestó, pero no le puedo aceptar, estoy esperando a ver si alguno de mis hijos viene a saludarme; desde la muerte de la vieja ninguno ha vuelto por aquí, me tienen olvidado. Los hijos son como los limones le respondí, unos salen dulces y otros amargones.
 

APENAS PENAS
(Lizaraejillo ascendente)*

Un dolorcito punzante
tiene a mi ser compungido,
soy un hombre agonizante.

Me muero por no morir
y alguna pena escondida:
hace amargo mi existir.

Para qué cuidar la casa
si no hay calor en el nido,
y el tiempo silente pasa. 

En medio de los haberes
de qué me sirve la vida,
faltándome los quereres.

De qué me sirve la vida
si no hay calor en el nido,
y alguna pena escondida
tiene a mi ser compungido.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Calle de Iza, Boyacá
(Foto propia)




19 comentarios :

  1. TRISTE PERO MUY BELLO HUMBERTO

    ResponderEliminar
  2. Una triste realidad muy bien poetizada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Entre tus mejores poemas, Rafael, y mira que no sabría elegir entre cuales porque son infinidades... Ojalá Don Hildebrando logre disfrutar la extraña paradoja de que algo tan triste como esta última parte de su historia lo haya inspirado.

    Abrazo grande, Poeta.

    ResponderEliminar
  4. El poema es hermoso, y la vida es así. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bien reflejado en tus versos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Llevas a la poesía una realidad crudísima que padecen muchos adultos mayores.. épocas difíciles, sin duda en donde los abuelos se convierten muchas veces en "invisibles" para el mundo...pero que triste cuando son sus hijos los que no advierten esta necesidad de compañía.. de una palabra a diario.. Tus versos pese a la tristeza que encierran siempre son hermosos. Fuerte abrazo querido Rafael.. la estampa de la casita completa los versos magistralmente.

    ResponderEliminar
  7. Un poema precioso, podrías hacerlo canción, después de mucho tiempo vuelvo disfruto tu poema y te dejo un abrazo
    Carmen

    ResponderEliminar
  8. Que tremendo es la vida, cuando los que realmente deben estar con un padre o madre se alejan porque les estorba, cristianamente es lo más malo a los ojos de Dios y humanamente habla pésimo de los valores en que se han forjado esos hijos e hijas.

    Y ojalá el abuelo encuentre un motivo cierto para volver a sentir paz.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. En la formalidad de tu estructura versiva, logras reflejar el dolor que noa abate, cuando vamos quedándonos solos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. ¡Pobrecito don Hildebrando! ¡y qué hermoso el poema que te inspiró su soledad !, estimado Rafael. Te dejo mi aplauso y mi abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que triste pero que bonito poema reflejando el dolor de la soledad en una persona que espera paciente el calor de sus seres queridos.
    Precioso el Lizaraejillo, de tu autoría.
    Un abrazo Rafael y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Qué pena que no aceptó tu compañía, a veces pasa que los hijos están en sus propios problemas, los grandes debemos acercarnos entre nosotros y enriquecer los momentos con anécdotas de nuestras vidas, tu poema, una maravilla, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Debe hacerse muy duro que se te vaya la vida en el ser amado y vivir esa soledad inhóspita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Un bello y triste poema como la vida misma amigo Rafael. Debe ser muy duro encontrarse solo sin tan siquiera ver que sus hijos se preocupen lo más mínimo por su padre. Que cruda y dura realidad la de ese pobre hombre.
    Un fuerte abrazo amigo poeta y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  15. Muy hermoso y triste situación la suya.
    Un abrazo, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  16. La vida es así de dura y cuando se tiene cómo "compañera" a la soledad se vuelve más dura todavía.Me ha dado mucha pena Don Hildebrando y desgraciadamente cómo su caso los hay a miles.Hermoso y emotivo poema.Saludos

    ResponderEliminar
  17. Es triste la historia, sí. La soledad no elegida siempre es dolorosa.

    Un beso de luz.

    ResponderEliminar
  18. Un triste y hermoso poema.
    Una pena de realidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Tanto la prosa como la poesía maravilloso resumen de algunos tristes corazones solitarios por necesidad y no por elección. Un cálido abrazo, deseo que estés bien junto a los tuyos.

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog