sábado, octubre 05, 2019

AHOGANDO LAS PENAS...





–¡Hola, mi chino! ¿Cómo le ha ido? ¿Qué milagro'e verlo? –me dijo don Leonidas cuando nos topamos en la tiendecita de la esquina–, ¿qué me cuenta de nuevo?, ¡siéntese y tómese alguito! –Milagro que "sumercé" no hace, don Leo, poco se soma por estos lares –le contesté– y le recibí la primera. Después de un rato comenzó a contarme sus pesares: –Cómo le parece que la "patialegre" de la Rosana me resultó traicionera, yo que era un viudo resabia'o me dejé tentar por su belleza y míreme ahora vuelto harina y despecha'o porque la sinvergüenza me la jugaba con un policía tan joven como ella, menos mal que la "pillé" a tiempo y pude sacarle el quite antes de que me dejara limpio. Eso sí, pa'despedirla se la hice bien bonita, –concluyó echándose la otra pechada– y se puso a cantar un viejísimo tango arrabalero. Casi amanecemos entonando tangos, rancheras y valses... pero ahogamos las penas.


AGRAVIO

Para que no digas que fui muy ingrato,
para que no digas que fui duro y cruel:
bajo la almohada te dejé un retrato
y sobre la misma rosado clavel.

La imagen pintada con tinte barato,
el clavel con sangre de mi herida piel;
me diste placeres de amor por un rato
y besos amargos de melaza y hiel.

Cuando tú pasaste por mi lado un día
de tanto donaire prendado quedé,
  mas fue un espejismo de la vanidad.

Me ofreciste impura tu sábana fría
y caricias falsas, ¡ya muy bien lo sé!
Pero mi cariño... sí fue de verdad.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La tienda de la esquina,
Iza, Boyacá. (Foto propia)




16 comentarios :

  1. Sentido poema, Rafael, con toda la pasión y dolor de un tango. Hasta me pareció escuchar sus compases.

    ResponderEliminar
  2. Esto fue escrito como dijera Julio Jaramillo...CON TINTA SANGRE DEL CORAZÓN

    ResponderEliminar
  3. Bonito soneto el que nos dejas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Las penas de amor. Cuánto despecho, cuanta tusa, pero se sacan con otra cuña, otra dulce vindicta, o el guaro. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Un soneto precioso, con sentimiento y fuerza. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Creo que te dije ya alguna vez, amigo, tus poemas y coplas debieran sonorizar un documental sobre tus pagos y gentes, sobre tu acervo y tradiciones. Sinceramente.

    Abrazo grande, Rafael!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y... yo lo vivo considerando, Carlos, pero los que mandan opinan lo contrario.

      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Un falso amor descubierto a tiempo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Acompañar al amigo en su pena, eso está bueno Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Excelente.
    Un abrazo. Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  10. Mucho sentimiento a flor de piel,cariños.

    ResponderEliminar
  11. Que bonito momento con tu amigo y que bello soneto salió de tal reunión.
    Un placer la lectura de la conversación con D. Leonidas y de tus versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Tu soneto tan bello retrata esos momentos en los que los amigos se hermanan a través de contarse sus penas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Triste historia la de tu amigo que se repita con frecuencia pero al menos pasatéis un buen rato y te inspiró un poema.Saludos

    ResponderEliminar
  14. Las penas quedaron bien ahogadas. Qué ambiente más acogedor.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  15. De dolores y desamores se aprende la dureza de la vida...

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog