viernes, octubre 11, 2019

AROMÁTICOS MANOJOS...





Casi todos los santos días la veo ahí, en la esquina de Santa Bárbara, sentada en un butaquito amarillo y abrigada con su florido pañolón ofreciendo a los transeúntes las preciadas hierbas aromáticas que ella misma cultiva en el pequeño solar de su entrañable ranchito. Con su canasto cargado al hombro, camina constantemente desde su alejado y humilde hogar hasta el 'sitio de trabajo', trayendo consigo una docena de perfumados manojos: labora desde las ocho de la mañana hasta cuando termina de vender su mercancía. Seis mil pesos es todo que recibe por el total de la venta, no desconfía de la gente, recibe las monedas y sin contarlas las mete en una desgastada bolsita de cuero que porta colgada a su cuello. "Para las necesidades", susurra haciendo cuentas alegres y emprende el camino de regreso.


CLEMENTINA
(Musa y coletilla)

Hierbecitas en la esquina
con esmerada atención,
para el asma y la tensión
vende doña Clementina.

Ella es médica muy fina
de grande reputación,
no tiene equivocación
y a todo dolor le atina.

Cada que paso, me ofrece
porque adivina mi antojo,
de las hierbas el manojo
que en su solarcito crece.
"Si algo grave le acontece
yo le brindo solución:
tengo el poleo, el cidrón,
la ruda y la berenjena,
manzanilla o hierbabuena
para el mal del corazón".

Con buenísima intención
me receta diariamente,
además del té caliente
quince gotas de limón.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La señora Clementina
 (Foto propia, del móvil)


20 comentarios :

  1. Como buscas y encuentras versos por donde vallas,me encanta,cariños.

    ResponderEliminar
  2. La señora Clementina ha quedado inmortalizada en tus versos, poeta. Ya el olvido no podrá con ella... Qué gran misión tienes, Rafael, inmortalizar tu cultura y tus gentes, y la cumples sin falta y con destreza, siempre.

    Abrazos y más abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, la gente que se rebusca la vida es la que me inspira constantemente, su laboriosidad es admirable.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. De manera sencilla, pero fielmente, dejas reflejado en tus versos a la figura de Clementina.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Loable canto Rafael, que da reflejo de ese gran labor conque clementina se gana la vida, toda una luchadora cosechando con sus manos ese bien que a los demás ofrece a cambio de algunos pesos...aunque nunca sea compensado ese potencial remedio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sublime homenaje, Rafael, a doña Clementina y a tantas de sus iguales que en diferentes países, incluido el mío, nos ofrecen esas soluciones o simplemente alivios a tantos males que nos agobian.Esas esforzadas mujeres son mensajeras de salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esteban, ellas son como el médico de cabecera, pero atienden a la vuelta de la esquina.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Merecido homenaje. muy tierno y lleno de cariño hacia Clementina, una poesía deliciosa Rafael.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Pues yo también le compraría alguna hierba .Me ha encantado este homenaje tan poético a la señora Clementina.Saludos

    ResponderEliminar
  8. Siempre son magníficos tus homenajes, este es sentido y bello, y huele bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Bella actividad tiene Clementina. Sería su cliente frecuente, soy muy afecta a las hierbas aromáticas. Excelentes versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Que tierno este poema con redondillas y décima que me ha encantado leer.
    Poeticamente hermoso este recuerdo que tan bellamente has versificado a Clementina.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. Ya imagino su carita cuando caiga en sus manos tu poema, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Hola Rafael , esta si que se podría decir que es una autentica boticaria , ya que siempre acierta con la dolencia , muy tierno bello poema , me alegro de volver por este rincón tan bello como es tu espacio , te deseo una feliz tarde besos de flor.

    ResponderEliminar
  13. Qué maravilla es ver a través de tu mirada las costumbres del lugar, los seres que lo habitan y al mismo tiempo disfrutar de tus poemas. Cariños.

    ResponderEliminar
  14. ¡Encantador poema!
    Un abrazo desde el otro lado del mar.

    ResponderEliminar
  15. Cuanta belleza existe en esa señora y la sabiduría ancestral vibrando por sus hojas...

    ResponderEliminar
  16. Rafael, en mujeres como Clementina, está nuestra tradición popular en la medicina ídem, y el folclor derivado de las yerbas: el herborismo y la fitoterapia. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  17. Me han entrado de repente unas ganas enormes de conocer a Clementina y oler y comprar su mercancía.Un cuadro precioso magistralmente narrado en esos versos que pareciera que tienen vida propia,como Clementina.

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Ingeniero de profesión, obrero de las letras por heredad, vocación y sincero amor al arte. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Nacido el 23 de abril de 1952 en la población de Paz de Río, Boyacá (Colombia).

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog