lunes, 15 de junio de 2020

UN ENCUENTRO CASUAL





Charlando con María Clemencia, amiga de vieja data que casualmente me encontré en una de mis salidas permitidas por las medidas sanitarias durante la cuarentena, me contó de su amor fracasado cuando le pregunté que había sido de su vida durante los tantos años sin vernos. «Querido amigo —dijo bajando la mirada, Mauricio me enamoró y me juró amor eterno, me aseguró que me amaba más que a nadie en el mundo, me prometió matrimonio y hasta escogimos fecha para celebrar la boda, pero todo fue una falsa ilusión: a los pocos meses ya no era el mismo e irremediablemente el cielo se nubló, todo se terminó por sus constantes infidelidades y, a pesar de amarlo tanto, no lo pude perdonar... estamos separados».


NAUFRAGIO
(Jotabea)

Me juró amor eterno, sus promesas creí,
y en una barca de oro navegando me fui.

No supe yo ni cuando ni como naufragué
entre las blancas olas de amor que imaginé;
le confié mis secretos, mi vida le ofrendé
y a pique se me fueron las cosas que soñé.

Dolor e incertidumbre llegaron al momento,
cual dejo de amargura traído por el viento.

Ambrosía anhelada que en el azul perdí
al golpe traicionero del ser que idolatré,
perfidia y desengaño... fatídico tormento.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2020
Rafael Humberto Lizarazo

Imagen: En el café
(De la Internet)

18 comentarios :

  1. Los amores eternos son los que menos duran.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muy triste esta historia de desamor y engaños, lamentablemente ocurre con demasiada frecuencia.A pesar del tema tan triste y personal de tu poema lo has sabido calcar a lo que es la realidad.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Qué facilidad para versar una narrativa. Genial.
    SAludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Las cosas del amor y sus ilusiones.
    Un buen poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Nunca fue un amor verdadero amigo Lucas. No se puede ir por la vida engañando, ese daño muchas veces es irreparable.Por desgracia, existen muchos desaprensivos que se suelen aprovechar embaucando y engañando a gente con buenos y nobles sentimientos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Cómo duele todo lo que ansiamos sea eterno... No dejas historia de vida pasar sin evocar con tus nítidos versos, Rafael, tienes ese talento propio del poeta popular.

    Abrazo grande, amigo!!

    ResponderEliminar
  8. Como en el bolero ¨Perfidia". Pero, es que nada garantiza que el amor sea perdurable y fiel. Y, que bueno que sea así, para bien de la poesía con en tu poema, de la música y la narrativa. Hasta del ensayo filosoófico, sobre este tema que popularmente le llaman del corazón, y que Ortega y Gasset, trató con la altura de su pensamiento. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  9. Las "barcas de oro", a veces, tienen esos naufragios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. El amor es complicado, y triste cuando a quien amamos no nos corresponde o peor nos engaña. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Como diría Shakespeare: "Mucho ruido y pocas nueces“ referido a la grandilocuencia del don Juan ese. En todo caso gana tu amiga al spararse de un sujeto incapaz de comprometerse.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un buen poema amigo,cariños.

    ResponderEliminar
  13. Somos tan curiosas al enamorarnos... Ellos ni dicen nada y nosotras juramos que nos prometen. Nos hacemos la película para no ver loa defectos expuestos a la vista de todos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Increíble Rafael, tienes facilidad extraordinaria para versar. Recuerdo a mis padres, cuando discutían lo hacían en verso y terminaban riéndose. Los Juan Tenorio abundan en el mundo.
    Un abrazo y buena semana.

    ResponderEliminar
  15. La infidelidad es mala compañera de viaje y acaba por arruinarlo todo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Genial historia, con gran talento versada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Barca frágil es el amor. Queda tu poesía para recordarlo de la mejor forma. Besos

    ResponderEliminar
  18. Es muy difícil vivir al lado de alguien que no puede ser leal por su naturaleza, o se lo acepta o se lo deja ir a volar libre, qué pena que María Clemencia no pueda encontrar el amor en otro lugar, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista de corazón. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río (Boyacá) Colombia, 23 de abril de 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog