martes, julio 28, 2009

UN AMIGO FIEL...





Ayer, escarbando en el álbum familiar nos topamos con Kandú, un perrito criollo, que hace ya tres años nos dejó al ser atropellado por el auto de un vecino. Era un perrito muy cariñoso que le regalamos a nuestra hija menor en su cumpleaños, lástima que ya no está con nosotros.


KANDÚ

Un cachorro muy bonito
regalamos a Rosita
cuando nueve años cumplió;
era un perro chiquitico
que una mujer en mi pueblo
también nos lo regaló.

Mi niñita fue creciendo
señorita se volvió,
y a su lado cariñoso
el perro también creció.

Fiel guardián y compañero
cuidaba de su niñita
cuando me ausentaba yo;
temprano en cada mañana
junto al lecho le ladraba,
pero un día no ladró.

Y Rosita sin su perro
muy solita se quedó,
porque la muerte indolente
aquel día se lo quitó.

En los ojos de mi niña
se notaba la tristeza
cuando el perrito expiró;
no relucía en sus ojitos
aquel brillo que tenían
cuando nueve años cumplió.

Pobrecita de mi niña
cuánto llanto derramó,
todavía inundan la casa
las lágrimas que lloró.

Un arbolito ha crecido,
donde Kandú descansó.


Rahulig/09
DRA


Paola Rosa y Kandú
Álbum familiar




38 comentarios :

  1. Dulce homenaje amigo. Los animalitos son por naturaleza fieles y nobles. Nos enriquecen despacio con su ternura y tesón, aunque reconozco que el mío algunas veces se pone pesadito, pero igual le quiero ....

    Besos amigo

    Precioso como siempre.

    ResponderEliminar
  2. muy linda la niña y el verso sobre el amigo fiel.....
    mi perrito actual, que ahora me doy cuenta no he fotografiado, lleva un nombre ranquel, o mapuche, pueblos originarios que casi han perdido el lenguaje, no lo escribìan....se llama YACO...significa bolsa de piel.

    alicia

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!!!!!!

    El perrito hermoso, pero esa sonrisa de tu hija es lo mas suave que he visto en mi vida.

    Saludos para tu madre...

    y un súper abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  4. Rafael, se la tristeza de tu niña, por que yo también perdí a mi compañera de 15 años, mi perrita Ramona, que tanto compartimos y ella también me enseñó. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Los perritos son grandes compañeros, que pena que ya no este...
    Pero es es hermosa esta poesia que le escribiste Rafael

    ResponderEliminar
  6. que triste...a mi se me han muerto muchos perritos, unos periquitos, peces y un hamster...de todos, hubo un periquito que se me llevó el corazón cuando se murió en mis manos... no tenía nueve años como Rosita pero, lloré hasta inundar mi casa y la del vecino...lo mismo sucedió con el hamster...y con una perrita...que soy muy llorona para esas cosas...
    besitos.
    muy dulce la entrada, aunque triste.

    ResponderEliminar
  7. Que lindo Rafael, me gustó. Es triste también, pero así pasa con las mascotas. Llega un día y nos dejan llenos de lágrimas, como le ocurrió a Rosita y a todos. El arbolito que creció es el homenaje a Kandú. Me hiciste acordar de un perrito muy querido que tuvimos. Se llamaba Juanito.

    Un beso. Gracias por tu coment. También te linkearé.

    ResponderEliminar
  8. Que bueno es no dejar en el olvido y hacer digno de un poema a tan noble compañero.

    Me has hecho recordar al perro de mi niñez, rufo se llamaba y al igual que Kandú de improvisto un día ya no lo tuve más.

    Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
  9. Por experiencia es un momento muy amargo el que se pasa, cuando pierdes a ese animal que te ha hecho compañía tanto de noche como de día, un gran homenaje con tus letras a ese perrito.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Rafael, dulce homenaje a un fiel amigo del hombre, y dulce ver esa niña de sonrisa dulce.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Que precioso.

    Hermoso lo que nos compartes,
    también tengo dos hijos,
    y son locuras con sus perros, y los perros con ellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Los animales, fieles compañeros de niños y grandes, ellos nos dan cariño y siempre estan dispuestos.
    Linda tu hija. Un beso para ella.

    saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso, bello, entrañable poema dedicado al perrito Kandu, y a tu niñita. Son lindos los dos, la verdad que se le coje un cariño muy especial a los animales. Una pena, a veces pasan cosas como esta. Bonita historia y emotiva. Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan los perro y su fidelidad.
    Por acá hemos tenido varios, te imaginás con tres hijos!!!!
    Pero ahora al irse mi perra sufrimos mucho y bueno por el momento uno de mis hijos tiene un barbilla, pero no quiero apegarme mucho....

    Mis mejores deseo para tu señora madre.

    Cariños

    Pd, te vote en cultura.Suerte!!!!

    ResponderEliminar
  15. Una imagen bonita de tu niña y su gran amigo y su perrito, entiendo sus lagrimas,nuestra perrita despues de 11 años tambien marcho, siempre estaba hoy aun despues de 2 años la echo de menos, entiendo sus lageimas
    Abrazo desde mi mar de libetad

    ResponderEliminar
  16. Hay que tener un perro en casa para saber el cariño que dan, sólo así llega a saberse.

    ResponderEliminar
  17. Como siempre tu poema es dulce, tierno y lleno de encanto Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Muy bella y tierna la poesia al bueno de Kandú...me imagino la pena de la familia al perder de esa manera trgica al cariñoso perrito.
    un abrazo
    Marina

    ResponderEliminar
  19. Que dulzura tienen tus palabras, es realmente preciosa esta historia de amor entre tu pequeña y su perrito,es una pena que le atropellaran,pero son cosas que pasan.
    Es muy guapa tu hijita.
    Un beso para ti y otro para ella.

    ResponderEliminar
  20. Casualmente hoy murió la perrita de mi cuñada a la que todos queríamos mucho, se llamaba Tusa y segun dicen la edad que tenía comparándola con la del hombre era de 100 años.
    Muy bonita y delicada tu poesia, muestra de esa sensibilidad a flor de piel que se te nota en todo lo que escribes.

    ResponderEliminar
  21. Hola Rafael:

    Cuando mis hijos estaban chicos, también nuestra Blanqui perdió la vida bajo las ruedas de un auto.
    Tu verso me interpreta.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  22. El alma de este poeta
    llamado Rafael
    saca versos por doquier,
    de las lagrimas de su hija
    y del perrito fiel.
    Para él no existe nada
    que no sea cancion,
    el poeta adorna todo,
    las alegrias y el dolor

    Me encanto tu hermoso poema lleno de ternura. Saludos y un abrazo amigo de letras
    Celia

    ResponderEliminar
  23. Que el pequenyo kandu se convierta en el angel que fue y siga entregando su amor y luz desde el cielo, bello poema dedicado a tan fiel amiguito, linda la nena que era su duenya.
    besos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  24. Preciosa historia llena de melodías de versos que acunan el alma, verdaderamente un amigo fiel, y maravilloso homenaje el que haces.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. Hola, Rafael, preciosa la fotografía y lleno de ternura el poema. El cariño y la fidelidad de los perros hacia sus amos resultan conmovedores, como lo has expresado. Mi perrita parece mi sombra, me sigue a todas partes y capta mis estados de ánimo mejor que nadie. No sé qué haría sin ella. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Rafael...es bellisimo.Y mas que amigos son hijos...y como se los extraña.Besitos.Silvi.

    ResponderEliminar
  27. Hola!!!!!

    Jijijiji, que es, el turbante de un árabe o el de un club???

    Feliz domingo, recorda que la cita es el miércoles.

    Un súper-abrazo de oso.

    ResponderEliminar
  28. Hola!!
    Estoy interesado en que me inviten a bodas, bautizoos o comuniones. A cambio regalo las fotos que haga. También a lunas de miel o celebraciones más privadas. Si sabéis de algo ya me lo contarás.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  29. Excelente tu relato , versos impresos de gran amor, cariño y ternura y una sensibilidad a flor de piel ¡ saludos !

    ResponderEliminar
  30. Bello homenaje a tu mascota. Amo a los pichichos.
    Mi perrito ya no está, pero lo tengo sobre la PC en dos fotos.

    Que Dios ilumine a tu familia.

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  31. Hola Rafael; nuevamente reportándome para comentar tu bella entrada; no sé si sepas pero yo también perdí a mi mascota: "Frodo", ya va a ser un año, exactamente en diciembre y aun no lo puedo sacar de mi corazón; es llorar todos en casa cada vez que le recordamos. Bueno, dejémonos de tristeza; te mando un beso enorme y un abrazo igual de afectuoso y te comento que espero estar más seguido por acá para escribir en mi blog y seguir visitando a mis queridos amogos blogeros. Por cierto, y con todo respeto nuevamente, en la foto que presentas ahora te ves muy bien.

    ResponderEliminar
  32. MIS PENSAMIENTOS. MERCE CARDONA.


    dice, que bello poema le dedicastes a tu perrita, son seres fieles, y cuando se van dejan un gran vacio, consuela a tu hija....

    Yo tambien tengo un perrita llamada Kira, es mi gran compañera, donde voy allí esta ella.

    Besosoooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  33. Digno homenaje a uno de esos seres que nos dan un poco más de vida cada día. Simplemente nos hacen sonreír con la mirada, como en la fotografía lo hace tu hija.

    ResponderEliminar
  34. que pena pobre kundu...
    hay que me haces llorar tanto amor que le tengo a los perritos, rafael.. esta lindo pero triste.

    ResponderEliminar
  35. Lindo homenaje a Kandu, mi querido amigo Rafael.

    Sensible y para meditarlo bien ya que uno le toma tanto carino a su mascotica que la hace parte de su vida.

    Yo tengo a Bruno, un gatito de siete anos quien sera el protagonista de mi proximo libro " Cuando Donato perdio a su gato- Como salir adelante a pesar de las dificultades"

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  36. Siempre desparramando dulzura y buenos sentimientos, mi buen Rafael.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  37. Precioso este texto tan amoroso que nos llena de ternura, un placer leerlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  38. Tierno y emotivo poema a tu niñita y su peerro, me ha gustado muchisimo Rafael
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.