jueves, mayo 17, 2018

GOTITAS DE ALEGRÍA





Ya lo he dicho varias veces, pero lo vuelvo a decir: para mí la verdadera felicidad está al alcance de la mano en las cosas más simples y pequeñitas. Pequeñitas como ese dulce angelito llamado Martina. La que me acompaña cada día y me hace feliz con su tierna mirada, con su alegre sonrisa, con sus besos de caramelo; la que me salpica con gotitas de alegría cuando dulcemente me abraza acariciándome la cara mientras, en su idioma, me dice de repente..."Toto, amo... ucho". Ella por ser la más chiquita, es la más consentida y apapachada, pero hay otros otros angelitos que también son nietecitos míos.


CARAMELITO
(Jotabéjom)

I
Medicinas no hay certeras
para ser feliz de veras.

Pero según mi entender
y, a mi manera de ver,
sin tanto que pretender
  solamente hay que tener...

sea grande o pequeñito
por amigo un angelito.

Para ser feliz de veras
  solamente hay que tener...
por amigo un angelito.

II
Por amigo un angelito
de noble corazoncito.

Yo tengo en la vida mía
uno cual dulce ambrosía,
bella fuente de alegría
  es el ángel que me guía...

y me hace subir al cielo
con besos de caramelo.

De noble corazoncito
  es el ángel que me guía...
con besos de caramelo.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2018
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Martina, las nietecita.
Del  álbum familiar.



23 comentarios :

  1. Te entiendo el gozo de tu angelito, yo tengo dos, y son lo más,disfrutalo todo lo que puedas y más. En cuanto al poema, es un precioso homenaje a ese angelito, que el univerdo te lo cuide y como no, tu cariño y abrazo.
    Feliz fin de semana Rafael.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Con esa carita tan llena de ternura no me extraña que te "derritas" ante esos besos de caramelo de tu angelito ny que encima te inspire unos bersos llenos de amor y ternura hacia tu nietecita.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. "Toto amo ...ucho" me gustó más que una docena de sonetos

    ResponderEliminar
  4. Preciosos versos para ese angelito...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó,es hermosa,abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Excelentes jotabejom enmarcando un precioso poema lleno de ternura y gozo por disfrutar de la compañ´çoa de tan carionsa nieta.Mi felicitación y aplauso

    ResponderEliminar
  7. Un tierno y hermoso poema en el que te luces en este estilo con el que has versificado esa felicidad que te produce esta preciosa criatura, que con esa mirada ya conquista a cualquiera.
    Un placer la lectura, y felicitaciones por tu hermosa nietecilla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Los nietos son un regalo, yo tengo tambien una Martina y me quita el sentido, divertida y espabilada. Esos versos les encantaran cuando crezcan un poco. Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Rafael, volvemos a ser padres con los nietos. Qué ternura de jotabé, para tan linda niñita. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  10. Que lindo tener esa maravillosa oportunidad de poder
    expresar y hacer desde lo propio, lo personal, que da fuerza y alegrías
    con esa fuerza de amor que convoca.

    ResponderEliminar
  11. I bimbi trasmettono sempre una grande gioiosità e stare in loro compagnia è bellissimo
    Sempre bello leggerti, un caro saluto,silvia

    ResponderEliminar
  12. Rafael, ese equipo musical que tiene Martina a su lado lo tuvo mi nietita! Me conmovió verlo porque me llevó a algunos años atrás, cuando cantaba con sus melodías, y comparto plenamente tu sentimiento, un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Te vuelve loco de felicidad, esa preciosa niña. Y cómo no. Que Dios la proteja en todo momento y a ti, para que esa felicidad sea infinita.
    Un abrazo para dos.

    ResponderEliminar
  14. Querido amigo y poeta Rafael Humberto, cada día te superas más. Este Jotabejóm dedicado a tu angelito, es verdaderamente maravilloso.

    ResponderEliminar
  15. ¡Felicidades por ese precioso ángel Rafael! Tu poema es muy tierno y me imagino la estampa que hacéis cuando estáis juntos. Yo solo tengo una nieta de cuatro años.

    Un abrazo de Espíritu sin Nombre.

    ResponderEliminar
  16. Es preciosa.
    Y tu poema muy hermoso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Es cierto lo que dices en tu entrada,los nietos nos traen la felicidad, los míos a son grandes, pero por eso dejan de darme alegrías.
    Gracias por tu visita y cariñoso comentario.
    Abrazos, feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  18. Precioso poema, y que la disfrutes muchos pero muchos años Rafael.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Que ternura...
    Nada mas hermoso ni mas mágico que la sonrisa de los chiquitines.

    Besos para repartir, trovador.

    ResponderEliminar
  20. ¡Que linda, Martina!
    Me alegra verte feliz en su compañía.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Un placer saludarte nuevamente y deleitarme con
    los pensamientos que brotan de un alma rica en sentimientos.

    Un cordial y afectuoso saludo.

    Mari

    ResponderEliminar
  22. Al tener hijos nos parece la felicidad máxima. Después vienen los nietos y la experiencia resulta conmocionante, cada día, cada minuto.

    ResponderEliminar
  23. Con esos ojazos y esa boquita no me extraña que te tenga arrobado. El amor de los nietos se eleva a la máxima portencia. Qué diremos cuando vengan los biznietos? Hermosos versos. Un abrazo grandote.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog