sábado, noviembre 04, 2017

CICATRICES DEL PASADO





Más que las obras de hierro, arena, ladrillo y cemento, nuestro querido Paz de Río necesita programas de recuperación ambiental (bosques, cuencas hidrográficas, laderas y tierras labrantías) esto con el fin de fomentar las actividades agrícolas, ganaderas y afines que favorezcan la permanencia de nuestros campesinos en sus parcelas e incentiven a quienes ya las han abandonado a regresar a sus lugares de origen. Simultáneamente, se podría pensar en el desarrollo de proyectos ecoturísticos que incluyan la adecuación de algunas viviendas rurales y/o urbanas con el propósito de utilizarlas como posada para los visitantes. Se hace imperativo volver la vista hacia lo natural, si queremos perdurar en el tiempo.


MI QUERIDO PUEBLO

Mi querido pueblo
el que antaño tuve por cuna y hogar,
calles polvorientas
donde siendo niño solía jugar;
mi querido pueblo
  hoy sólo me queda triste recordar…
mi querido pueblo,
mi pueblo querido dónde fue a parar.

Vivió en apogeo
mientras sus entrañas lograron saquear,
todo con el  cuento
de que aquello era para progresar;
mi querido pueblo
montañas y ríos parecen llorar…
mi querido pueblo,
mi pueblo querido dónde fue a parar.

Todas sus riquezas
llenaron las arcas en otro lugar,
ahora los barbechos
semejan desiertos, tierra sin sembrar;
mi querido pueblo
  lo que aún nos queda debemos salvar...
mi querido pueblo,
mi pueblo querido dónde fue a parar.

Con el maquillaje
lo ponen bonito por disimular,
ya de nada vale
el mal está hecho, no hay qué celebrar;
mi querido pueblo
  sus venas abiertas he visto sangrar…
mi querido pueblo,
mi pueblo querido dónde fue a parar.

Pido al Dios del cielo
por la nuevas gente que habrán de llegar,
para que comprendan
que agua, bosque y suelo deben respetar;
mi querido pueblo
  ojalá que un día pueda despertar…
mi querido pueblo,
mi pueblo querido dónde fue a parar.

Mi querido pueblo
a sus bellos lares pienso regresar.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G. 

Imagen: Huellas de la minería.
Elver Yesid Lizarazo.


17 comentarios :

  1. Bonitos versos para ese lugar tan entrañable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Siempre se añora el lugar donde se ha nacido y te ha visto crecer. Tú sientes esa nostalgia de ese pueblo que viviste y que ya no es el mismo, ocurre con frecuencia y en muchos lugares, lo has plasmado de maravilla en tus versos.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. El progreso mata los pueblos donde existe la mejor calidad de vida que se pueda tener, es una pena. Yo también creo que hay que devolver la vida a sus calles, pero sin mancillar el entorno. Mucho cariño, tristeza y nostalgia hay encerrado en tus versos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hermoso y sentido poema.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hermosos versos, un homenaje a los que forjaron ese pueblo, un homenaje a los que lo hicieron fructífero en su momento, luego queda la realidad de casi todos los pueblos que en aras de la modernidad pierden la esencia de sí mismos. Besos amigo

    ResponderEliminar
  6. Toda tu tristeza está volcada en tus versos, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. muy bello como escribes. me gusta
    trato si puedo no ir a lo que no tengo mas
    un beso

    ResponderEliminar
  8. En esta aparte de tu poema se sumaria el mal que trae la mendaz minería, a la cual nos oponemos los santandereanos, con el proyecto de Minesa, de explotar el oro del Páramo Santurbán:
    "Con el maquillaje
    lo ponen bonito por disimular,
    ya de nada vale
    el mal está hecho, no hay qué celebrar,
    mi querido pueblo
    sus venas abiertas he visto sangrar…
    mi querido pueblo,
    mi pueblo querido dónde fue a parar."

    Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros soportamos la minería de hierro y carbón desde hace 65 años, ya poco nos queda, pero hay que intentar salvar lo que aún tenemos en estado natural... si el gobierno y las multinacionales lo permiten.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Muy gráfico y hermoso poema, Rafael. Conlleva junto a un intenso recuerdo, la desolación porque un lugar tan querido ya no es lo que era.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Esteban, desolación es lo único que nos dejan las multinacionales mineras después de que se llevan las riquezas.

      Un abrazo.

      Eliminar
  10. La tierra y los recuerdos, ese afecto empuja a pesar de heridas o dificultades.

    También puede la nostalgia.
    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  11. Facil mas d e las veces se olvidan aquellos lugares
    que feron prósperos y llenos de vida...
    Habrá que levantarse de esa sequedad...de ese abandono...
    Más de las veces sucede
    quizás pueda allí suceder lo mismo...

    Los pueblos antiguos son la historia de todos los que lo han vivido.

    abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Que hermosura de poema, un homenaje tierno y lleno de amor por el lugar de nacimiento, tantos hay que se han quedado desiertos pues sus gentes emigraron para ganarse el pan en las ciudades.
    Bellísima te ha quedado la canción con esa voz llena de ternura.
    Un abrazo y mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  13. Entrañable y lindo poema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación (o al menos eso intento) en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia en un mes de Abril del año 1952 y actualmente resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermosos Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, algunas veces, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog