miércoles, noviembre 08, 2017

CHISGA, VÉNDESE ESTA





A don Carlos Julio, en uno de sus repentinos arrebatos, se le ocurrió la genial idea de poner un letrero en la ventana de su casa que decía: “Chisga, motivo viaje véndese esta”. Todos las mañanas, se plantaba junto a la entrada con una libreta de apuntes y un lápiz en la mano esperando para ver a cuántos les picaba la curiosidad e indagaban por el meollo del asunto. –Don Carlitos, ¿Cuánto está pidiendo por la casa?, le preguntaban amablemente, y él furioso les contestaba: –¿Otro sinvergüenza que me quiere sacar del pueblo? –¡Cómo se llama usted para meterlo en la lista!...Por supuesto que, mi padre incluyó a varios en su listado, pero la casa no se vendió, ahora es legado invalorable y factoría de recuerdos.


LA  TRAMPA

Como si fuera zorro en cacería
puso don Carlos singular letrero:
que casa grande con solar vendía
para salir de viaje al extranjero.

Habrase visto inusual porfía
de viejito mañoso y pendenciero,
que formó semejante algarabía
con argucias innatas de trampero.

Libreta en mano y lápiz afinado
enfrente de la casa bien plantado,
a todo el que curioso preguntaba

le formaba ipso facto la camorra,
lo mandaba de un grito hasta la porra
y en lista de no gratos lo anotaba.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2017
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La casa paterna.
Del álbum familiar.


31 comentarios :

  1. El humor no debe faltar ni en este soneto. Felicidades.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un soneto estupendo para contar las mañas de D. Carlos.
    Muy simpático te ha quedado Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Tenía mal genio pero sabía lo que quería el viejito. Buena entrada amigo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Tu arte transmite y no siempre me has arrancado una sonrisa, como hoy, sabes que, a veces, también me has emocionado.
    Como mi ordenador ya está arreglado, ahora sí que puedo venir a visitarte, agradecer tus letras y dejarte mis cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimada amiga, bienvenida de vuelta a esta tu casa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. El soneto es impecable y la historia que lo provoca es original y simpática. Me hubiera llevado muy bien con don Carlos Julio. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Don Carlos Julio tenía carácter.
    Muy hermoso, Rafael.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Jajaja con ese genio tiene que haberle costado vender la casa a este distinguido Señor.
    Siempre es un agrado pasar a leerte, amigo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Ingenioso don Carlos, así como el autor del soneto. ;-) Muy bueno, Rafael.

    ResponderEliminar
  9. Una entrada magnifica de esas que no se olvidan abrazo

    ResponderEliminar
  10. Qué salida original! Era tu padre o entendí mal? Un viejito simpático y de salir al ruedo a provocar! Un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, María Cristina, era mi padre. Esta es solamente una de sus tantas ocurrencias, me perece estarlo viendo... tenía su carácter, pero era buena gente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me encanta la casa, su valor sentimental los recuerdos que atesora y sobre todo las letras tan llenas de amor que le dedicas, a la casa y a tu padre.
    Un placer siempre leerte amigo Rafael.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar
  12. Gracias a ti también por tus palabras de recibimiento.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Que personaje don Carlos Julio, era según a mi ver, una forma de pasar el tiempo y en el fondo divertirse!!

    mariarosa

    ResponderEliminar
  14. Una buena anécdota familiar que te ha inspirado un gracioso soneto....me ha encantado y la casa también.Saludos

    ResponderEliminar
  15. Qué divertido ha sido conocer este personaje. Últimamente no he tenido mucho tiempo de visitarlos, apenas para medio alimentar mi blog pero me alegra ver que todavía están por aquí y poder llegar a tu casa.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Buen soneto, Rafael. Reímos o sonreímos y como las historia es verdadera y de tu padre, tiene entonces mayor sentido y factura.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Que divertida historia con soneto y todo"

    ResponderEliminar
  18. Bonito soneto y relato, una entrada completa y variada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Jajaja.. Qué anécdota-recuerdo entrañable, personaje increíble que encontró la forma de entretenerse e investigar. Me encantó don Carlos Julio, comparte más que son historias breves pero sabrosas. Gracias. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Rosa María, sutilmente él averiguó quienes realmente lo apreciaban y quienes no: los primeros preguntaban el porqué del viaje, los segundos averiguaban por el valor de la casa... ahí estaba el detalle.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Una idea muy divertida la de tu padre Rafel, seguro que se lo pasó en grande anotando a los posibles compradores en su lista. Bello soneto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Un tipo rabioso, pero simpático en el fondo de su alma y de la casa seguramente. Como siempre, Rafael, excelente verso.

    ResponderEliminar
  22. Rafa,

    Magnifica Oda a tan bella casa y a la historia que ella acarrea.

    Me acordaste de los clasificados de El Tiempo que decían :

    Chisga, Venpermuto...

    ResponderEliminar
  23. Labor muy loable escribir endecasílabos
    Me gustó el contenido de tus versos.
    Saludos muy afectuosos.
    Besos
    Amalia

    ResponderEliminar
  24. Qué bella anécdota tan cercana a tu vida, hecha humor y poesía. Creo que tu padre, con su método resultó más eficaz para obtener información certera, que las encuestas de Gallup, y Napoleón Franco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Carlos, mi padre era un viejo zorro muy astuto y resabiado.

      Un abrazo.

      Eliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, pero artista por vocación o, por lo menos, eso intento en pro de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador, con ganas de ser poeta y, de mis versos, cantor.

Archivo por etiquetas

Buscar en este blog