viernes, enero 29, 2016

EL HOMBRE DEL BALCÓN





Aquella tarde de enero, de hace ya muchos años, el hombre estaba desconsolado. Cuentan que se asomaba constantemente al balcón y miraba hacia el horizonte como esperando el ocaso o la llegada de algún visitante, pero no era así, tenía pensado ejecutar su plan tan pronto como el sol se ocultara y partir al tiempo con la luz del día. Los vecinos lo encontraron caído, junto a la ventana, con una daga clavada en el pecho y en sus manos una carta con la fotografía de una mujer: la misiva, sin destino, y el retrato era de aquella que en el cielo le aguardaba.


CONJURO 
(Jotabé dodecasílabo) 

Al ocaso triste de un aciago día, 
a su pecho vino la melancolía. 

Recordó los tiempos de las ilusiones, 
los sueños perdidos, las locas pasiones; 
los amores idos, las viejas canciones 
y llegaron raudas las tribulaciones. 

Bajo la penumbra de la noche oscura 
y en medio de abrojos la enjuta figura

del corsario inerme, ya sin bizarría,
exhala un rosario de lamentaciones
mientras una daga, su penar conjura.


Rahulig/016
DRDA


Imagen: El hombre del balcón
Gustavo Caillebotte



51 comentarios :

  1. Cuando el dolor es tan agudo se necesita ayuda ...

    ResponderEliminar
  2. Triste obra y triste final, pero no por ello deja de ser hermoso

    Abrazo tocayo.

    ResponderEliminar
  3. a veces la ausencia nos vence cubierta con el manto del amor
    hermoso dolor el que lo padece

    abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué bien escrito, en el genéro del jotabé dodecasílabo. Versos limpios, a la medida, que enmarcan un fondo, la vivencia de esta suicida, con el alma vacía. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Boa tarde, vivemos sujeitos ao inesperado que surge a qualquer momento, este pode ser positivo que deve de ser vivido intensamente, quando é negativo a dor é inevitável mas tem que ser ultrapassada.
    AG

    ResponderEliminar
  6. Que final tan triste, un poema muy bien logrado querido amigo admiro tu imaginación para contar una historia en un peque verso precioso.

    Besos que tengas un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema Rafael y aunque tenga un triste final, fue el que buscaba el hombre del balcón...ir al cielo donde ella estaba.

    Difícil métrica y muy bien lograda, mis felicitaciones por tan bello poema.

    Un abrazo con cariño.
    Ángeles

    ResponderEliminar
  8. Que hermoso poema, trágica acción pero muy bellos versos en Jotabé, que sé que existe, pero como toda la poesía con rima y conteo me parece muy difícil.
    Muy ameno leerte Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena Rafael; te veo muy feliz y orgulloso, la cosa no es
    para menos. El final triste de la historia no es nada más que
    un invento de la imaginación. Lo que importa es lo que vives
    actualmente en tus brazos llenos de vida.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  10. El balance del pasado suele ser melancólico, de por sí.

    ResponderEliminar
  11. Unos bellos versos para describir la tristeza de la soledad y un final trágico para el hombre del balcón.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  12. Cuando se pierde a un ser muy querido nos vamos con ellos tranquilamente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hay que ser muy valiente para quedarse esperando a que la vida termine cuando tenemos prisa por reunirnos con la persona querida. Bonito y difícil poema y luminoso el aspecto renovado de tu blog. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ester, hice una nueva cabecera y actualicé la foto del perfil.

      Abrazos.

      Eliminar
  14. No se de donde sacar palabras ante la triste y trágica belleza del poema.Es genial,la rima perfecta...
    Al fin el hombre del balcón,se reunió para siempre con ella, la mujer de la fotografía,su infinito e imposible amor.

    Un abrazo Rafa.

    ResponderEliminar
  15. Uffff ¿Como tanta tristeza, puede resultar tan bello al leerlo?

    Magnífico Rafael

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Que triste historia!!
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Cuando el dolor es tan profundo, la muerte debe ser un alivio.

    ResponderEliminar
  18. Triste,pero bueno,abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  19. Quedar en el borde del precipicio esperando el final... no es esperanzador.
    Es muy sentido tu poema, Rafael.

    Mil besitos.

    ResponderEliminar
  20. Bonitos versos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. La vida, de altos y bajos, nos presiona tanto y con tanto dolor que le perdemos su sentido.

    De paso te anuncio que tengo un tercer blog: http://andadurasmayores.blogspot.com

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. La inspiración de esa fotografía te llevó por un camino de melancolía, hermoso poema Rafael!

    ResponderEliminar
  23. Un acertado dibujo el que logras con tus versos, Rafael.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Precioso y excelente tu poema en modo Jotabé, amigo poeta.

    Buen fin de semana y besos.

    ResponderEliminar

  25. Homem da varanda... alma dilacerada... poética inspiração!...

    Bom fim de semana!
    Beijinhos.
    ✿゚ه° ·.

    ResponderEliminar
  26. Un poema triste pero muy bello.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Es triste leer como alguien se rinde. Aunque tú lo hiciste bello. Bello y doloroso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. LA IMAGEN Y LAS LETRAS COMPAGINAN.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar
  29. Hermoso y doloroso tu poema Rafael...

    ResponderEliminar
  30. Hola Rafael, bello, bellísimo poema!!! Luego de tantos meses que no entro en Blogger, tu texto me ha sorprendido por la limpieza y gracia de tu rima.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  31. digamos que para más INRI, muerto, re-muerto.
    Ojalá se encuentre con ella.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  32. Hola, que tristeza, pobre hombre, porque sera que se daño a si, ella donde estara, a lo mejor no se entero, uhhhhh que dolor. Un abrazo de oso

    ResponderEliminar
  33. se me ocurrió una idea, para suavizar tanto dolor, dedícame un poema, que te parece??? y lo compartimos en mi blog y facebook

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me suena la idea, vamos a ver que pasa.

      Un abrazo.

      Eliminar
  34. Hay días así de difíciles, pero nosotros, los que escribimos tenemos la suerte de poder plasmarlos, y así disminuye nuestra melancolía y las palabras se vuelven hermosas y tristes, pero mejor al ser compartidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  35. Triste y romántica historia que me recordó a los poetas del siglo XIX.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  36. Son asombrosamente hermosas tus rimas sometidas al Jotabé aunque naveguen por la letanía de un rosario de melancolia.

    Bello y elegante, si señor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  37. Siempre es un placer volver y leerte...un abrazo

    ResponderEliminar
  38. Hay una exquisitez dramática y cruel, pero encantadora al mismo tiempo en la melancolía, y sobre todo en la tortura de los pensamientos suicidas, artística y literariamente hablando. Hay una pasión que se desborda, un desconsuelo descomunal, una vida que no cabe en el personaje al borde emociones alteradas.
    Da para pensar, permite amar y odiar al protagonista en su patetismo. Es contradictorio, morboso y cruel, por supuesto, pero la idea es conmover, remover e inquietar al lector, supongo.

    Me pregunto si estamos en un punto inmune, insensibilizados por la frecuencia de estos actos.

    ResponderEliminar
  39. Cuando la melancolía se apodera de nuestra alma, lo vemos todo tan negro, que hacemos lo peor, no se valora lo maravillosa que puede ser la vida.
    ¡Muy triste es tu poema de hoy!
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  40. El amor perdido deja un vacío imposible de llenar. Pobre hombre y que belleza de poema surgió de su dolor.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  41. Que tristeza más profunda penetra en el corazón al leer un poema tan trágico a la vez que muy bello Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Bello poema donde la tristeza y el desamor se convierte en tristeza. El amor es incomprensible nos puede dar la vida y a veces nos la quita... Un abrazo

    ResponderEliminar
  43. No soportó la vida sin ella, triste separación.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  44. Bello y sentido poema para narrar la tragedia de este corsario.

    Un abrazo, querido Rafael

    ResponderEliminar
  45. Pasos en la vida... Tan naturales como la vida misma.

    Un abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  46. Quando se fecham todas as portas e se perdem os horizontes uma decisão como essa nem sempre tem retorno.
    Um abraço.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador: con ganas de ser poeta, guitarrero y trovador.

Archivo por etiquetas