lunes, noviembre 03, 2014

OTOÑO EN PRIMAVERA





De un momento a otro, de repente, nos damos cuenta de lo rápido que pasa la vida. Miramos a nuestro alrededor y los hijos ya nos están, pero cuidamos de los nietos. Los amigos han envejecido tras los años, nuestros padres se han marchado para siempre y el mundo ya no es el mismo. Los pasos se hacen más lentos y nos sentimos abrumados ante el vertiginoso andar de la vida moderna. Pero, no hay remedio, tenemos que resignarnos, aceptar que ya no somos lo de antes, tratar de adaptarnos a los cambios y seguir viviendo.


¡NADA MÁS!

Ahora soy otoño en primavera,
un ave que en el bosque se ha perdido;
un poema inconcluso, una quimera,
un libro amarillento, ya leído.

Un ser que deambula por doquiera,
un barco a la deriva, casi hundido;
mas, ¡ay!, aunque de nuevo yo naciera,
de nada podría estar arrepentido.

Errores cometí pues soy humano,
aciertos también tuve, no me ufano,
y espero humildemente que quizás

yo pueda disfrutar, el ver cumplida,
la misión que me diera en esta vida
el Señor de los cielos… ¡Nada más!


Rahulig/014
DRA


Imagen: Plantar un árbol
De la red



40 comentarios :

  1. Um destes dias estava a pensar como tu. Tudo passa. Um dia estamos velhos e sós.
    Dedicam-nos uma visita como se a nossa vida fosse também um pisca-pisca...

    Até lá continua a remar neste mar largo. Junta as tuas forças e cuida-te muito para que a solidão não te abrace.
    Vamos viver cada dia como se fosse o último ou se preferirem e para melhor, como o primeiro dia de uma vida cheia de felicidade.
    Afinal que nos importa amanhã ? Nem sei se algum dia chego lá...

    ResponderEliminar
  2. Es probable que si uno volviera a nacer, algunas cosas cambiaría, pero solamente algunas amigo Rafael. Me gustó tu soneto. Grandes saludos.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que con esa vida llena has cumplido y estàs cumpliendo tu misiòn.
    El paso del tiempo es inevitable pero todas las estaciones tienen su secreto y su belleza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Aunque cumplamos años, siempre habrá misiones que cumplir, porque como bien dices hay que llegar a la meta ilusionados y con brío.
    Bonito poema.
    Una abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Ahora soy otoño en primavera...que forma más bonita de decirlo Rafael, un soneto para coronarlo, es preciosoooo!....
    Un abrazo y feliz martes Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Ahí andamos, disfrutando de lo cumplido, de lo sembrado, agradeciendo ver lo que vemos y preparados para cuando nos vayamos a reunirnos con los que nos adelantaron. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Precioso soneto sobre la vida.
    Un abrazo y feliz martes.

    ResponderEliminar
  8. Seguir la vida con pasos lentos y el pelo cano, arruguitas, dolores de todo pero vale si es con una sonrisa.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Rafael, no hay nada mejor que hacer un balance positivo de nuestra vida, todo pasa y todo llega también en su debido momento, un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Nada más amigo. El tiempo pasa vertiginosamente y todo cuánto vivimos queda atrás, sin embargo están los recuerdos que son imborrables.
    Precioso soneto, un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Es verdad que el tiempo pasa demasaido rápido y cuanto más mayores nos hacemos más veloz pasa ese tiempo, nos aferramos a los recuerdos pero hay que hacerlo también al presente y seguir caminando hacia ese futuro que cuando se es joven lo ves lejano pero que ahora ese futuro es mañana o dentro de una hora.......tu poema es precioso y he disfrutado mucho leyéndolo. Ahí te va un abrazote.

    ResponderEliminar
  12. Hay primaveras que jamas mueren, esas que habitan en el corazón Rafael, esas que hacen que las palabras fluyan tan hermosas.
    Hay primaveras que son otoños y eso si es terriblemente triste
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  13. Conmovedor Rafael!.
    Eso nos suele pasar, así es la vida que pasan lo días tan deprisa y a medida que avanza el tiempo en cierto modo es peor pues cada vez vamos perdiendo a mas personas conocidas, queridas y a nuestros familiares.
    Hoy es el cumpleaños de mi hermana mayor y me ha hecho reflexionar su edad.
    Un abrazo compañero de la vida.

    ResponderEliminar
  14. Me has emocionado mucho Rafael. Tienes razón. Hagamos las cosas lo mejor que podamos
    La vida es un bello relámpago.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  15. Amigo Rafael, qué bello y emotivo es tu soneto, amigo. Me ha tocado el corazon y, ¡es tan cierto lo que dice! me identifico totalmente con él. Gracias por compartirlo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Ojala y todos pudiésemos cumplir la misión que se nos otorgo antes de nacer, sería una vida completada vivida, y siempre soñada.
    Pero hay veces amigo que nos sorprenden los días sin cosas nuevas, o simplemente no tenemos ganas de seguir una ruta que en esos momentos no nos apetece, y al final pasamos de un lugar a otro apartándonos del destino
    Algún día aunque sea en el último instante sabremos la misión, y eso será suficiente para morir en paz. Una belleza de escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Es verdad que en la vida y sin que nosotros lo sepamos hay una misión que cumplir, pero que difícil es a veces cumplir con ella!!
    Besos

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Que hermoso soneto!!

    Me emocioné con sus versos y me identifique con cada palabra.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  19. Sí, Rafael, nada más y nada menos. Besicos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Nada más!, parece que fue ayer y las cosas que han pasado... Lo has descrito de una forma maravillosa.

    ResponderEliminar
  21. Un soneto bien hecho, bien dicho y bien vivido. Creo que las mujeres y hombres honestos que han hecho felices a otros tienen, como tú, cumplida su misión.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  22. hacer un resumen de lo que hemos dado y realizado en el caminar
    es una mirada a la vida y dar gracias por todo lo que de ella hemos podido dar y recibir...

    ResponderEliminar
  23. LA VIDA SIEMPRE EN CAMINO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar
  24. Tengo algunos años ya, quizás pocos para muchos, pero muchos para mí... veo hacía atrás a la niña que un día fui e intento comprender el camino que me trajo hasta acá. Creo que no hay mayor felicidad que poder mirar hacía atrás y no arrepentirse de nada; errores y aciertos dados justo en el lugar y momento debido... Quisiera así llegar a vieja y poder vivir a cabalidad lo que pintas en tus letras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Realmente Hermoso.

    Abrazos Rafael.

    ResponderEliminar
  26. Hola Rafael, cuando somos jovencillos tenemos mucha prisa por ser mayores pero cuando ya lo somos nos gustaría relentizar el tiempo para que vaya mas despacio, pero el ritmo de vida es así y cuando nos damos cuenta vemos que muchos seres queridos ya no los tenemos a nuestro lado, así es la vida por mucho que nos duela y así continuara, precioso tu poema como has relatado el paso de la vida muy bien, gracias por compartirlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Y con esa misma palabra que hemos escrito lo eterno también recurrimos a ella para recordar los limites que nos demarca el tiempo... Siempre es un placer leerte y volver a leerte. Un abrazo fuerte paisano

    ResponderEliminar
  28. BUENAS NOCHES AMIGO RAFAEL ... QUE RAZÓN LLEVAS EN LO QUE HAS ESCRITO SON VERDADES COMO TEMPLOS, A LA VEJEZ , NADIE SE ESCAPA... NO ES BUENO NO LLEGAR ... PERO LLEGAR TODO ACHACOSO ES ¡¡¡TRISTISIMO !!! TENDREMOS QUE AGUANTAR LO QUE NOS TRAIGA EL DESTINO Y NADA MAS ... UN ABRAZO ...

    ResponderEliminar
  29. Precioso otoño primaveral donde las hojas pasean de la mano de las flores por tus versos. Muy buen poema Rafael. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
    @Pepe_Lasala

    ResponderEliminar
  30. Simplemente maravilloso, con ese halo de nostalgia que contagia a quien estamos en el mismo camino y ese ritmo impregnado en tus versos de primavera que danzan en los ojos del lector.
    Bellísimo soneto, creo, pues no soy muy entendida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  31. ¡Cuanta razón tienes, Rafael!
    La vida vuela como el viento...

    Un poema precioso.

    Saludos, salud y suerte te dejo como deseo.

    ResponderEliminar
  32. Un soneto con toda su belleza y perfección. Y ese tono de dulce nostalgia...

    Dos besos

    ResponderEliminar
  33. Cierto, Rafael. La vida es corta. Y como en tus versos, ojalá la hayamos sabido vivir....Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  34. Como siempre, un muy hermoso poema. Es un gusto leerte

    saludos

    ResponderEliminar
  35. Todos envejecemos a diario, estimado Rafael.
    Unos más rápido, otros más lentamente, pero nuestro destino como seres vivos es el acabose :(
    Hay que disfrutar los años que nos queden. Hermoso soneto :)
    Cordiales saludos, deseo que pases una excelente semana

    ResponderEliminar
  36. La vida pasa muy rápido pero siempre hay que seguir adelante con nuevas ilusiones.

    Precioso y emocionante tu poema.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  37. He venido "al vuelo" hasta tu página para leer tus versos y tus textos, tan sentidos y certeros.
    ¿Plantar un árbol?. Yo lo he plantado y he escrito un libro, pero no he tenido un hijo, así que tampoco tengo nietos. Cierto que la vida pasa muy rápida, pero tener descendencia compensa de los que ya nos dejaron solos.
    Disfruta de esa familia con la que puedes compartir el presente. ¡Lo deseo de corazón! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Muy bien descrito. Me parce mentira como han pasado los años. A pesar de todo doy gracias a Dios por haber tenido siempre su consuelo. Querido Rafael te deseo todo lo mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. Precioso, la vida pasa y nosotros con ella. No somos perfectos y de los errores aprendemos...
    Gracias por pasar por mi blog, con tu permiso me quedo en tu casa.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Mi foto
Ingeniero de profesión, artista por vocación. Vi la luz en la población de Paz de Río (Boyacá, Colombia) en un mes de Abril del año de 1952, pero actualmente, resido en la ciudad de Tunja, capital de nuestro Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos que, por lo general, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto e interpreto la guitarra, salgo a pasear en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas un bohemio soñador: intentando ser poeta, guitarrero y trovador.