lunes, junio 27, 2022

LA VERDADERA PANDEMIA





Entre la ilusión y el amargo desengaño los que hemos sobrevivido a la pandemia estamos viendo como el mundo regresa a la normalidad, pero no para bien sino para mal. Se está disipando la niebla y nuestros ojos contemplan la triste realidad: todo es como antes, no aprendimos la lección, las tantas promesas de ser mejores personas en procura de un mundo mejor quedaron en el olvido enredadas en una maraña de absurdas contradicciones que sacan a relucir nuestra naturaleza de seres imperfectos. El amor, la solidaridad, la unión y el respeto que se pregonaban a los cuatro vientos, durante la amenaza, se han ido diluyendo entre la indiferencia renacida tras la ola de confianza promovida por la supuesta normalidad sanitaria.


NORMALIDAD
(Serventesios)

Parece... no aprendimos la lección
y el mundo ha regresado a su lugar;
maldad, egocentrismo y ambición
emergen por su trono a reclamar.

Han vuelto la tristeza y el lamento
del niño que en el fango ha de nacer;
se aleja la bondad que en su momento
dio pan a quien no hallaba de comer.

Ya sale a campear la indiferencia
causante de dolor y muchos males;
se subasta, se empeña la conciencia
en ferias o indecentes bacanales.

Parece... que se ha ido la ilusión
y el mundo no será un mejor lugar;
cual piedra endurecido el corazón
de aquellos que no gustan del amar.

Han vuelto a fracasar en el intento
anhelos y utopías del querer;
no logró subsistir el sentimiento
ni pudo la esperanza florecer.

Ya sale al escenario la inclemencia
de los seres mezquinos e inmorales:
los buitres sembradores de violencia
e inconfesos... pecados capitales.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Pobreza en Bogotá
(De la Internet)


13 comentarios :

  1. Lamentablemente se confunde mucho, ese anhelo de libertad y derechos de todo tipo, con lo que realmente es el amor , el amor cristiano, porque entrañe saber cumplir deberes , tan alejados de todo por este hoy , entonces la confusión es grande , porque el hombre no quiere hacer el buen servir ,sino que seamos servidos, nuestro querer debería ser el del otro antes que el nuestro, pero ello se comprenderá mejor , si dejas entrar al Salvador en el corazón, junto a su Madre; porque somos débiles e insuficientes por nosotros mismos.
    Debemos creer en la esperanza cierta que Dios existe y esta vivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Lo has descrito a la perfección Rafael, los humanos nunca aprenderemos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No aprenemos más, coincido, somos hijos del rigor. Tal vez debamos tener que enfrentar lo peor para escarmentar. Tus versos denuncian con verdad.

    Abrazo hasta vos, Poeta.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien reflejan tus versos esa realidad tan cercana...!
    Un abrazo y ánimo...

    ResponderEliminar
  5. A ellos la pandemia casi no les afectó, ya viven en crisi todo el año. Y así desde hace mucho y no sabemos hasta cuando. Hay realidades muy tristes. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tus versos reflejan bien a las claras en que mundo vivimos.
    Lo de que íbamos a salir mejores personas después de la crisis ha sido una falacia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Así es amigo bien plasmado por desgracia en esos serventesios. El mundo continúa igual o peor y no escarmentamos, puede que algún día, las grandes potencias se tengan que arrepentir y tal vez, llegado ese momento, no exista la marcha atrás.
    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Un triste lamento tus versos, Rafael, reflejan el sentimiento de muchos pero con tu gran talento expresados, un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Esa es la verdad... el hombre es el único que da y da contra la misma piedra. Por ejemplo. Todos sabemos que el socialismo, que no es otra cosa que el comunismo con ropa elegante, no ha funcionado en ninguna parte, por ejemplo en China, donde solo está para controlar a la población pero es un capitalista salvaje, en Rusia, que fue la inventora, se desmoronó, y ejemplos como Camboya, Corea del Norte y sin ir muy lejos, Cuba, Venezuela y Nicaragua, son un ejemplo de desastre, advirtiendo que lo de Cuba lo sabemos hace más de sesenta anos. Peri igual... los latinoamericanos siguen votando por eso.

    ResponderEliminar
  10. Que pena da leer este poema y comprobar que es cierto lo que dicen sus versos.NO HEMOS APRENDIDO LA LECCIÓN NI LA APRENDEREMOS!! Los seres humanos somos incorregibles.Saludos

    ResponderEliminar
  11. Así es Rafael, nada mejoró, solo fueron palabras dichas o pensadas en una situación que parecía apremiante, pero el ser humano desgraciadamente nunca cambiará, y a la vista está, sobre todo el mundo donde se mueven los poderosos...
    Preciosa tu obra poética que analiza una situación tan real. Como siempre un placer leerte.
    Un abrazo y buen día.

    ResponderEliminar
  12. Aún no se ha perdido la esperanza, ¿no? Aún pasan cosas buenas ¿no? Un abrazo y ánimo.

    ResponderEliminar
  13. Tocas un tema que se reitera: el desafecto por los niños. Cómo construir futuro, si los niños son desoídos y violentados. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Artista de corazón e ingeniero de profesión. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río, Boyacá (Colombia) 23 de abril de 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog