martes, marzo 01, 2022

DE GUERRAS Y BATALLAS





En tiempos de convulsión salen a la luz todas las injusticias y desigualdades sociales existentes en el mundo, las que pasan desapercibidas a la sombra de la cotidianidad. Desamparo, pobreza, hambre y dolor, además de ser crueles efectos colaterales de la guerra: son devastadores flagelos que diariamente atacan a los menos favorecidos, a los miserables que deambulan invisibles ante los ojos de quienes todo lo tienen en la vida. Las guerras causan destrucción y muerte, pero también los proyectiles disparados por la inequidad son tanto o más letales que las explosiones de las bombas o la metralla de las tanquetas y fusiles. Las batallas por la vida, las que se libran a diario, no son objeto de la atención mundial.


DESAMPARO
(Soneto con estrambote)

No solamente las bombas matan
ni las metrallas, ni los misiles;
hambre y pobreza son proyectiles
que diariamente al humilde atacan.

Muchas naciones se desbaratan
 con las tanquetas y los fusiles;
y bajo el yugo de los rediles
los mandamientos se desacatan.

No solamente fuego latente 
ni traicioneras balas perdidas:
también el cínico prepotente

causa los males y las heridas
que victimizan al inocente
y a las personas desposeídas.

Falazmente engreídas
guerra y miseria van de la mano,
estupideces... del ser humano.

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2022
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: La miseria infantil
(De la Internet)


14 comentarios :

  1. Hay guerras diarias que siempre han existido, que matan más gente que las guerras entre potencias, es un morir continuo de la peor injusticia e invisibilidad.
    Un abrazo enorme, hermano. Preciosa poesía.

    ResponderEliminar
  2. Que duda cabe que los proyectiles de la pobreza y el hambre son muy destructivos y encima las malditas guerras provocan muertes de inocentes, más hambre y más probreza. Que cruelpuede llegar a ser la humanidad por consentir y provocar tanta miseria y tanta muerte. Tu poema dice una desgarradora verdad.Saludos

    ResponderEliminar
  3. Certeros versos. La desigualdad social es la peor deckas guerras
    Um abrazo.
    Carlos

    ResponderEliminar
  4. Nada que añadir a tus versos, con los que me identifico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cuánta razón tiene tu lúcida mirada de poeta, Rafael. Irrefutable sensibilidad, una vez más.

    Abrazo hasta allá.

    ResponderEliminar
  6. Muchas maneras maltratar a las personas, todas igualmente crueles. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Verdaderamente el ser humano es estúpido, tan estúpido que ha inventado las guerras.
    Maravillosdo poema.
    Saludos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
  8. Gran publicación, Rafael. Me causa tristeza lo que ocurre en cualquier lugar😪
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Después de leer este maravilloso poema que has compuesto, no hay más que decir ni tan bonito, pues es totalmente completo en la verdad de esta vida.
    Muchas categoría en tu decir poético en cualquier estrofa y tema que trates Rafael.
    Un abrazo y feliz día mientras se pueda.

    ResponderEliminar
  10. Conmovedor tu testimonio, Rafael, un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. mi querido amigo tanto tiempo sin pasarme
    y es un placer inmenso volver a leerte
    sin duda alguna muy sabias y ciertas palabras
    es tan absurdo todo lo que el ser humano causa
    ojala y algún día enserio evolucionemos como verdaderas personas

    un fuerte abrazo y cordial saludo!!

    ResponderEliminar
  12. Que cierto lo que dices en tan sensible poema. Saludos a la distancia

    ResponderEliminar

  13. Lo dices tan bello como claro. El mundo gira a la deriva, no solo por la guerra. Y todos, somos responsables de alguna manera...

    Por la paz, la Justicia y el Amor.

    ResponderEliminar
  14. Muy triste darnos cuenta de que el hombre no aprende. Los mandatarios sólo quiere poder y se olvidan de los desprotegidos. Mi felicitación y mi abrazo por tu solidaridad, amigo poeta.

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Simplemente, un soñador. Artista de corazón e ingeniero de profesión. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Paz de Río, Boyacá (Colombia) 23 de abril de 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog