lunes, mayo 10, 2021

"EN CHAQUES" DE MANZANILLA...





"En chaques" de manzanilla, cual decía mi santa madre, hace algunos días pasé por el puesto de la señora Clementina, la que vende plantas medicinales en la esquina de Santa Bárbara. Como hacía tanto tiempo que no nos veíamos debido a la pandemia, le hice la conversa y le pregunté como le había ido con eso de la cuarentena. Yo no le paro tantas bolas al asunto me respondió, prefiero confiar en nuestro Señor y dejar de lado tantas preocupaciones, así vivo mucho más tranquila, entretenida y feliz vendiendo mis manojitos de hierbas... a propósito añadió le tengo la famosa 'moringa' para que espante ese tal virus que anda suelto por ahí, solamente son mil pesitos por al remedio que le puede evitar la enfermedad.


CERTEZAS
(Ovillejos)

I
¿Si me ahoga triste llanto?
¡Canto!

¿Si se oprime el pecho mío?
¡Río!

¿Si quiero hallar un tesoro?
¡Me enamoro!

Nunca lo perdido añoro
ni juventud ni caudales,
y para evitar los males:
¡Canto, río y me enamoro!

II
¿Para la dura inclemencia?
¡Paciencia!

¿Para las penas del día?
¡Alegría!

¿Para soñar que sí puedo?
¡Credo!

Para superar el miedo
y andar en contra del viento
 sin morir en el intento:
¡Paciencia, alegría y credo!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2021
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Hierbas en manojos
(De la Internet)


15 comentarios :

  1. Un bonito juego de cuestiones y respuestas, Rafael, con la musicalidad acostumbrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Bien puede salir un buen bambuco, vals o pasillo lento. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Ponerle rimas a las preguntas, y colocar unas hierbas cerquita seguro que mejora el dia. Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Sabios versos motivados por la sabia y valiente filosofía de vida de Clementina. Es don del poeta captar lo que le dictan sus tradiciones y medioambiente, Rafael.

    Abrazo grande, Poeta.

    ResponderEliminar
  5. Es un bonito "ramo de versos"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Bonito poema, Rafael, y te diré que la actitud de la señora que vende hierbas es muy sabia...ella no permite que la domine el miedo, y hace muy bien, ya que eso produce un gran stress que baja las defensas del organismo...Es necesario cuidarse y seguir el protocolo, pero sin esa psicosis que algunos tienen por culpa del virus. Un gusto ha sido pasar por tu blog. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Precioso ramillete de sabias palabras amigo Poeta. Esas que, al igual que las buenas hierbas alegran y reconfortan.
    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  8. Bravo por doña Clementina y su fe y optimismo a toda prueba! Ahora, los mil pesitos son como los nuestros? porque eso sería mucho para un manojito! Preciosos ovillejos, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, mil pesitos por aquí son más o menos en moneda colombiana 25 centavos de dólar americano.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Ah! Eso es otra cosa, gracias Rafael!

      Eliminar
  9. De los mejores poemas que he leído en mi vida, clásicos inmortales incluidos, ¡Estpes una maravilla!
    ---
    En otro orden mi hermano. Estoy orando para que en Colombia no se instale la franquisia del comunismo cubano, que ya acabó con Venezuela y que tiene en la mira a su hermana república... ¡Dios les de sabiduría a la hora de votar!

    ResponderEliminar
  10. Bellísimos ovillejos poeta.Saludos

    ResponderEliminar
  11. Gran sabiduría!!.
    Un hermoso verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Un placer leerte Rafael.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
  13. Entrañables versos que emergen de esa cultura popular tan valiosa y necesaria para reivindicarnos como un mismo pueblo...Unos versos realmente preciosos..
    Me mato de amor la señora jajajja
    Abrazo grande Rafael y la mejor de las semanas, confiando en los consejos de Doña Clementina!!!

    ResponderEliminar

Información del Autor

Mi foto
Un soñador, simplemente. Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias. Artista autodidacta por sincera vocación y amor al arte, poeta lírico tradicional e ingeniero de profesión. Paz de Río, Boyacá, Colombia. 23 de abril del año 1952.

Los que vuelan conmigo

Buscar contenido en este blog