martes, diciembre 10, 2019

DESEMPOLVANDO RECUERDOS





La ovejita Marilín era una corderita blanca y juguetona que, si no estoy mal, fue un regalo de mi abuelo Tito cuando cumplí los siete años de edad para que la diera al aumento y así formara mi propio rebaño; era de carita tierna y de grandes ojos negros que miraban con cariño. Doña Ricarda, una amiga de la familia, tenía su parcela a la vera del camino que iba desde el pueblo hasta la vereda de Colacote y, a ella, se la encomendamos con el fin de que la terminara de criar. Cada que pasábamos por ese lugar, rumbo a la escuela donde mi madre laboraba como maestra rural, Marilín presentía mi presencia y brincando por entre los matorrales salía a saludarme. Pasó en tiempo, la ovejita creció y se hizo adulta, organizó familia, tuvo varios hijos y vivió muy feliz alegrándome la vida hasta que murió de vieja... de recuerdos me dejó una ruana y varias cobijas hechas con su blanca lana.


MARILÍN

Mi ovejita Marilín
no era una oveja cualquiera,
saltaba por el jardín
como si de goma fuera.

Seda tenía por lana
y por ojos candelillas,
era amiga de una rana
y comía granadillas.

Remilgosa me miraba
con amor y mucha gracia,
cual la rubia que adornaba
la pared de la farmacia.

Jugaba con un ternero
y le gustaban los gatos,
usaba ruana, sombrero
y de fique los chocatos.

Fue un regalo del abuelo
por los siete años cumplidos,
yo la cuidaba con celo
allá por los tiempos idos.

En las montañas creció
con la señora Ricarda,
dos corderitas me dio
una blanca y otra parda.

Me dio también harta lana
radiante como la nieve,
para tejer una ruana
y cobijas siete o nueve.

Se murió de viejecita
mi adorada Marilín,
tan graciosa y tan bonita
con carita de arlequín.

No se ha ido, porque al fin,
en mis recuerdos habita.
¡Vaya!, por dios... ¡qué trajín!

__________________

Derechos Reservados Copyright © 2019
Rafael Humberto Lizarazo G.

Imagen: Postales de mi Boyacá
(Boyacá al día - @juafercano)


18 comentarios :

  1. Bonita historia la de esta ovejita que nos dejas con tus versos. ¡Felicidades!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Para siempre en tu recuerdo, tu ovejita, que además te dejó parte de ella para que te abrigues en invierno... Que maravilla de versos agradecidos y tiernos. Poesía popular, Rafael, para niños y no tan niños también...

    Abrazo grande, Poeta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, es un vago y bonito recuerdo el que tengo de mi querida ovejita... a veces la veo saltando en el jardín de mi memoria.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que bello recuerdo el que te dejó.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  4. Hola Rafael , que bellos recuerdos con tu ovejita , me alegro
    de pasar por aquí y leer tus bellos versos , te deseo una feliz tarde
    besos de flor.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso homenaje poético a un noble animal como la oveja, Rafael. Además de querencia, nos da abrigo con su vellocino de lana. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  6. Que bonita historia, me gustan mucho las ovejas y seguro que tú disfrutaste mucuo con la tuya, el poema que le has dedicado es precioso.Saludos

    ResponderEliminar
  7. Lindo y testimonial recuerdo, Rafael...nos dejas de ese animal noble (Marilín) que supo darte lana y el afecto con saludos de un berrido (balar) alentador, recordándote en la ausencia por su condición de ser y estar entre los suyos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Qué historia tan tierna...Lo bueno de los escritores (y los poetas más) es que se pueden sumergir para capturar su primeros recuerdos. Eso es oro puro.
    NOTA En la primera estrofa trocaste un "si" por "se"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alí, por el comentario y por la observación. Ya está corregido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  9. Recuerdos hechos poesía, una ovejita que te regaló su piel, algo muy personal. Que bonito se lee el poema, felicitaciones y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Linda historia, Rafael, de una ovejita que nació privilegiada al recibir tanta consideración y amor, al punto que la siguen recordando con sentidos versos.

    Abrazo austral.

    ResponderEliminar
  11. Qué hermoso recuerdo, Rafael, como decimos por aquí, eres buena gente (persona)
    Un abrazo y mi aprecio

    ResponderEliminar
  12. Y fue tan generosa que te dejó su piel para siempre, un abrazo Rafael!

    ResponderEliminar
  13. Que tierno y lindo!!.

    Muy feliz Navidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Precioso poema y preciosa historia. Hasta me he imaginado su mirada. Los animales son entrañables.

    ResponderEliminar
  15. gracias por tu visita y aportacion en el blog me alegra que pases a visitarme de vez en cuanto
    Besos

    ResponderEliminar

Mi foto
Hacedor de versos, creador de canciones e inventor de historias.
Un artista autodidacta por amor y vocación, o por lo menos es lo que lo intento, en procura de la conservación de nuestra identidad cultural. Nací en Paz de Río, Boyacá, Colombia, en un 23 de Abril del año 1952. Actualmente, resido en la noble y culta ciudad de Tunja, capital de nuestro hermoso Departamento. Escribo mis poemas con versos sencillos, que en algunas ocaciones, se convierten en canciones. Me gustan las artes y suelo pintar, canto acompañado de la guitarra, monto en bicicleta, disfruto de la vida, cultivo mis amistades y vivo contento. Soy, en resumidas cuentas, un bohemio soñador con ganas de ser poeta y de mis versos cantor.

Archivo por etiquetas

Los que vuelan conmigo

Seguir por correo electrónico

Buscar contenido en este blog